Temas Especiales

02 de Dec de 2020

Cultura

¿A qué negocio TIC dedicarse en el 2015?

Esencialmente en el mundo existen solo tres tipos de negocios a saber: plataformas, contenidos y ‘Know How’

¿A qué negocio TIC dedicarse en el 2015?
¿A qué negocio TIC dedicarse en el 2015?

Existe un esquema que es aplicable a cualquier tipo de negocio (hasta ahora no he encontrado alguno que no se apegue al mismo). Es el que está basado en plataformas, contenidos y ‘Know How’. Por ejemplo, en un hotel existe alguien que invierte en construirlo creando la plataforma, luego una cadena especializada que tiene consultores que poseen el ‘Know How’ crean los contenidos que serán, en esencia, los servicios que los huéspedes consumirán.

A medida que se acerca el fin de año, varias personas me han preguntado cuál será la mejor opción para desarrollar un ‘startup’ de corte innovador. Por lo general la creación de una plataforma nueva es algo costosa, ya que se necesita mucha inversión inicial y el riesgo es alto. Además de crear algo que tenga mucho potencial, es muy importante diseñar un buen modelo de negocio.

Los contenidos y el ‘Know How’ son menos costosos, pero requieren más inversión en capital humano. En cualquiera de los dos casos el tener claro el esquema de monetización resulta clave.

Cuando se analizan muchos de los servicios tecnológicos que consumen las personas o las empresas, se puede trazar como el valor ha ido evolucionando con el tiempo.

Al principio lo más costoso era la infraestructura, el acceso a las redes era caro y escaso (internet, celular...). Pero conforme la plataforma se establece y se vuelve más común, el valor pasa a las aplicaciones (correo, mensajes, sitios web, Apps para móviles), y por último cuando todo comienza a homogeneizarse los contenidos empiezan a ser el diferenciador y principal imán de negocios ( publico, trafico, usuarios...).

El ‘Know How’. que al principio fue más obvio y costoso, es escamoteado dentro de los servicios que se consumen, pues el usuario no percibe a los expertos ‘tramoyistas’ que sostienen el ‘entable’ de las aplicaciones que usan todos los días, tal como nadie piensa en todo el conocimiento e inversión que hay detrás del simple acto de encender la luz.

Hoy el reto es no quedarnos fuera de la economía del conocimiento, pues al parecer existen países que se limitan a ser los ‘usuarios’ o ‘consumidores’ de todo estos esquemas, vendiendo sus recursos como meros ingredientes para quienes sí saben ‘preparar la sopa’ y nos la venden en cubitos, bolsitas y de cuanta manera innovadora encuentran. Así las cosas si la idea es hacer una ‘startup’ de base innovadora, la clave para el 2015 será tener claro en que punto queremos crear valor.