Temas Especiales

27 de Jan de 2021

Cultura

Para cruzar las fronteras idiomáticas

No hay traducción posible sin que cada lengua lleve en sí misma las posibilidades de su traducción, como indicara en su momento Walter Benjamin

Para cruzar las fronteras idiomáticas
Para cruzar las fronteras idiomáticas

El poeta y traductor ruso, Pavel Grushko, y la profesora universitaria, Irina Ardila, han seleccionado y traducido 68 poetas panameños y 299 poemas. Es, según ellos nos informan, el primer texto de tal envergadura traducido al ruso.

El recordado y reconocido poeta Pedro Correa Vásquez, quien muriera muy joven, ya había escrito en Rusia sobre literatura panameña, unos escritos que aquí muy pocos conocen. Lo cierto es que esta Antología es un texto generoso con la literatura panameña y la poesía en particular, porque si hay un oficio que merece ser respetado y admirado es precisamente de la traducción, el oficio que permite cruzar las fronteras, no solo idiomáticas, sino que permite comprendernos como seres humanos.

No hay traducción posible sin que cada lengua lleve en sí misma las posibilidades de su traducción, como indicara en su momento Walter Benjamin, y si las lenguas son sinónimos (como se afirma en el prólogo), entonces, no hay nada que no pueda ser traducido. Una Antología, en efecto, no es solo una traducción, sino también la historia de una selección de temas y autores, y esta Antología se abreva de otras que han sido organizadas ya sea por cronología o por movimientos literarios.

Hay un diálogo que esta Antología mantiene con otras, que, en Panamá, no han sido pocas, como las de Rodrigo Miró, Aristides Martínez Ortega y Enrique Jaramillo Levi, quienes han organizado para nosotros este rica tradición literaria en el país.

Es un trabajo que le hace honor a la literatura panameña, a todos aquellos escritores que han tenido la fortuna de ver sus poemas vertidos en la lengua rusa. Y solo resta decir muchas gracias.