Temas Especiales

08 de Feb de 2023

Cultura

“Justicia para mi hermana”, otra cara del feminicidio

Este documental narra cronológicamente el dolor, vivencias diarias y obstáculos que debieron sortear la hermana y familiares de Adela

¿Cuántas voces silenciosas exigen ‘justicia para mi hermana', para mi madre, mi cuñada, mi tía...?

En 2014 se reportaron en Panamá 25 feminicidio y otras 13 tentativas. Las estadísticas de este año (julio) reflejan 21 feminicidio a nivel nacional, nueve tentativas y 14 muertes violentas, según el Instituto Nacional de la Mujer (Inamu). Del 2000 al 2010 cinco mil 800 mujeres fueron asesinadas en Guatemala.

Las cifras son altas y claras, no así el aspecto social y emocional que viven los familiares de las víctimas.

Justicia para mi hermana es un documental que da una mirada íntima a la violencia contra las mujeres en Guatemala, con ‘el objetivo de exponer la problemática (feminicidio) en todo el mundo desde otra perspectiva, y motivar aquellas voces silenciosas a salir del anonimato', explica Kimberly Bautista, Directora y Productora .

‘Yo quería humanizar la historia que muchas veces no sale a la luz..., entrar en un ámbito íntimo con la familia de la víctima, desde la cotidianidad de Rebeca. Dar a conocer una cara que no vemos en los medios de comunicación, el lado social y emocional, no quedarnos en las cifras', indicó Bautista.

Según su creadora el documental muestra que es posible obtener justicia, además motiva a las mujeres a no callar ningún acto de violencia.

¿QUIÉN ES REBECA?

Rebeca Eunice Pérez es cuatro años mayor que su hermana Adela una joven que tenía 27 años cuando fue asesinada por un ex novio en el 2007.

Siendo madre soltera, con cinco hijos, más los tres hijos de Adela, a los que adoptó, Rebeca inició un largo camino lleno de innumerables obstáculos, para que la muerte de su hermana no quedara impune.

‘El movimiento de Rebeca y su compromiso fue inspirador; ella no había llegado al sexto grado, pero se ubicó bien en la ruta de la justicia y sabía con quien contar. Creo que gracias a su determinación pudo ajustarse al sistema para buscar justicia en un sistema donde existe la impunidad', señala la directora del documental.

Después de trabajar más de nueve horas haciendo tortillas, actividad que hace para el sustento de su hogar, Rebeca recorría diariamente largas distancias para avanzar con los trámites relacionados al asesinato de su hermana.

La joven señora, toca puertas de la Policía Nacional de Guatemala, la fiscalía, y durante este recorrido ‘se encuentra con varios obstáculos, uno de ellos es la pérdida del informe policial' esto no la detiene, asegura Bautista.

El documental muestra el día a día. Cómo los hijos de Adela deben enfrentar la vida sin ella. Además revela las secuelas psicológicas y el dolor de su madre.

‘Mamita, como la conocen (madre de Rebeca y Adela), enfermó a raíz de la muerte violenta de su hija y con facilidad rompe en llanto', señala Bautista quien llegó a filmar un documental, pero hoy asegura forma parte de la familia.

El filme muestra cómo Rebequita, la hija mayor de Adela, que tenía 10 años cuando asesinaron a su madre y al finalizar el documental había cumplido sus 13 años, intenta ser la fuerte de sus hermanos.

‘El testimonio de Rebequita es crucial en la corte pues la niña identifica a Ricardo como el hombre que amenazaba a su mamá. Más tarde se convierte en blanco de un tiroteo', señela la cineasta.

La productora también interactúo con Ángel (tenía 6 años cuando su madre fue asesinada y al finalizar el documental 9 años) y Dania (un año cuando ocurrió el asesinato y para el final del documental cuatro).

‘La relación que desarrollé con esa familia es muy fuerte. Rebeca dice que soy su hermana y sus hijos me llaman tía, llegamos a una amistad y luego a una hermandad', indicó Bautista.

KIMBERLY Y REBECA

¿Cómo entrar e una casa en esa etapa de luto?

‘Para mi fue prioridad crear una relación de respeto y confianza con la familia, llegué diez meses después del hecho. Ya Rebeca se había movilizado. Estaba en el mero proceso de asegurarse que no quedara impune el caso, hablaba con los testigos y abogados', indicó Bautista.

Agregó, que el hecho que llegara a filmar el documental fue visto por Rebeca como ‘algo estratégico para que saliera a la luz su caso'.

Tanto los hechos como los ‘actores' y testigos que aparecen en el documental son reales; es decir, son las personas que vivieron la trágica experiencia.

GÉNESIS DE ‘JUSTICIA PARA MI HERMANA'

Señorita extraviada es un documental que trata sobre la violencia hacia la mujer y las muertas de Juarez, México, fue el punto de partida de Justicia para mi hermana .

‘Llegué a interesarme mucho con el tema de feminicidio en América Latina. Vi otro documental que se llama Señorita extraviada y me inspiró. A partir de esto empecé a formar parte de movimientos estudiantiles y colectivos para levantar la conciencia, en el tema', relata Bautista quien también formó parte de una organización de familiares de mujeres asesinadas en Juarez donde conoció otros activistas y otras fundaciones.

Es así como hace enlace con la fundación que estaba ayudando a Rebeca en el proceso legal.

‘Conocí a Rebeca en la fundación donde ella estaba recibiendo apoyo. En el 2008 empezamos a filmar, terminamos en el 2011 y la edición fue en 2012', indicó

‘En el 2009 llegamos al tribunal y cuando se acercaba la fecha de audiencia nos enteramos que el juez que iba a ver el caso tenía algo que ver en la muerte de su ex-esposa', indica Bautista.

Esto queda marcado en el documental ‘revelando que la violencia hacia la mujer no se da dentro de un rango social particular, o sea, va más allá de eso', dijo.

COSECHA

La labor de Rebeca junto a Kimberly al final tuvo sus resultados. ‘Al responsable de la desaparición física de Adela le dan 30 años de cárcel', asegura Bautista.

Tras el documental surge la creación de dos colectivos que promueven la prevención de la violencia a la mujer además de motivar y educar a la mujer en cuanto a denunciar cualquier hecho de violencia.

‘Formamos un colectivo en Guatemala de 20 personas, hicimos una capacitación interna para cubrir varias regiones en el país y los organizadores fueron dando talleres de prevención de violencia. También tenemos un colectivo en Los Ángeles', afirmó la cineasta.

‘El objetivo es utilizar el arte para promover el derecho de la mujer y las personas de la diversidad sexual', puntualizó.

==========

‘Hemos presentado el documental en la Naciones Unidas en Nueva York y Ginebra, Suiza'

KIMBERLY BAUTISTA,

CINEASTA

==========

PROGRAMA

El responsable de un acto violento

La embajada de Estados Unidos en Panamá invitó a la cineasta Kimberly Bautista para realizar diversos talleres y exposiciones en instituciones gubernamentales y ONGs, como parte de un programa de concienciación.

Algunas de las actividades que realizó Bautista en Panamá fueron el Cineforo para la red institucional de Colón (INAMU), Cineforo ‘Mira y Piensa Panamá' en el GECU y el Taller del Oprimido para mujeres adolescentes de FUNDADER (Arraiján).

La cineasta manifestó que durante las presentaciones ‘hablamos de quién es responsable de la violencia, la víctima o el victimario'. A pesar que algunas personas tienen la idea de que la víctima tiene algo de responsabilidad, ‘en la campaña ‘Justicia para mi hermana' creemos que siempre y únicamente es el agresor el responsable del acto violento', dijo.

‘No existe ninguna razón o excusa para agredir, hacerle daño o quitarle la vida a una mujer, agregó la productora de ‘Justicia para mi hermana', documental que se ha presentado en más de 20 países.

==========

COLECTIVO Y DOCUMENTAL

Kimberly Bautista resume el filme

El Colectivo Justicia para mi hermana es una organización feminista, que cree en la equidad de género y lucha por el derecho de las mujeres para obtener justicia, asegura su fundadora, Bautista.

Justicia para mi hermana, en su esencia, es una historia de David contra Goliat. El documental muestra que es posible obtener justicia aunque haya una sociedad que le de espacio a la impunidad.