Temas Especiales

24 de Nov de 2020

Cultura

Iglesia del Cristo, legado de Renwick

El responsable del diseño de la Catedral de San Patricio en Nueva York, creó también el templo, un icono de la ciudad de Colón

El premio a la mejor obra restaurada del 2014 que la Sociedad Panameña de Arquitectos e Ingenieros (SPIA) otorgó a la Iglesia del Cristo a Orillas del Mar de Colón recuerda un detalle notable en su historia: que este edificio del siglo XIX, el más antiguo de la ciudad, fue diseñado por el más famoso arquitecto de los Estados Unidos en su época, James Renwick Jr ( 1818-1895).

Estructuras tan importantes como la Catedral de St. Patrick, en Nueva York, o el edificio del Instituto Smithsonian en Washington son de su autoría. Renwick fue famoso por su creatividad y llama la atención que los inversionistas que fundaron Colón, en 1850 no escatimaron esfuerzos en convencerlo y relacionarlo con la empresa religiosa.

La iglesia de culto episcopal fue construida entre 1863 a 1865, una década después de que el ferrocarril transístmico que atravesó el Istmo de Panamá echara a andar y se convirtiera en la empresa que más cotizaba en la bolsa de Nueva York.

Colón nace como una respuesta a la necesidad de los Estados Unidos de mandar su correo de la costa noreste -que ostentaba el poderío económico- a ciudades como Los Angeles y el famoso puerto de San Francisco. Es decir, del noreste a la lejana costa Pacífica.

MEMORIAS EN TRÁNSITO

Los pasajes del tren colonense se pagaban en oro y rápidamente se convierte en una ruta preferida que cubrió la demanda de pasajeros que viajaban a California por la Fiebre del Oro.

La Guía de Arquitectura y Paisaje de Panamá, de Eduardo Tejeira Davis, avalada por el gobierno de Panamá y la Junta de Andalucía del Reino de España, señala que fue el primer proyecto neogótico de categoría en toda Centroamérica.

‘Como no había iglesia, la Compañía del Ferrocarril escogió un solar privilegiado a orillas del mar, lo que le dio el nombre. Renwick escogió el estilo neogótico muy de moda en los círculos episcopales y anglicanos de aquel momento'. La guía describe a la iglesia como de forma asimétrica, techos muy empinados y de pizarras. Hace alusión a que la discusión que había esos tiempos en los Estados Unidos sobre la sobriedad que debían tener los templos fueron los que ganaron en su diseño. ‘La sencillez gótica correspondía a la búsqueda de la pureza moral'. En fin, los arquitectos debieron obedecer normas como que las líneas de construcción debían reducirse a lo esencial y el ornamento solo debía enriquecer la construcción.

La iglesia restaurada por la Zona Libre a un costo de $ 2.5 millones se convierte en una puerta a la historia y en un hito que adorna la ciudad en los precisos momentos que el Gobierno hace importantes esfuerzos en su remodelación total.

Expertos internacionales consideran que los trabajos realizados en la Iglesia del Cristo a orillas del Mar se convertirán en un modelo para otros programas similares de infraestructuras antiguas.

La calidad y los cuidados de los trabajos de restauradores les valieron que la SPIA la distinguiera otorgándole el premio a la mejor obra de restauración en el año 2014.

El arquitecto Manuel Choy, de la empresa restauradora Artecne, señaló que en los planos del arquitecto Jorge Arosemena, a quién se le dio el premio, fueron seguidos con mucho talento por maestros canteros, carpinteros y electricistas.

Se trabajó en la cubierta del techo, en la iluminación exterior y aunque se conservó el piso original se le agregaron piezas en espacios deteriorados.

Choy señala que se trabajó en partes de metales y de lámparas y ornamentos antiguos que son usados en las ceremonias del culto de la iglesia. ‘El trabajo quedó bien y fue distinguido por la SPIA', señala Arosemena, que recogió su premio en la gala de esta institución en el Hotel Hilton.

El gerente general de la Zona Libre de Colón, Surse Pierpoint, señala que es un orgullo para todos los nacidos en la ciudad ser testigos del resurgimiento de este templo, un símbolo de los tiempos de su fundación, que manda un claro mensaje: Colón es una ciudad internacional donde se hablan varios idiomas.