La Estrella de Panamá
Panamá,25º

23 de Oct de 2019

Cultura

El Valle de Antón, pleno en naturaleza

El Valle, rodeado de picachos que van entre los 800, hasta los 1,185 metros del Cerro Gaital tiene un clima fresco y lluvias pertinaces

El Valle de Antón, pleno en naturaleza

Cuando el volcán de El Valle estaba vivo, su actividad fue tan fuerte que cerró el paso de los mares, formó el Istmo de Panamá y unió al continente americano. Geográficamente nació un puente y una barrera que cambió la historia geológica del planeta .

Luego el sitio se fue enfriando y su cráter en vez de fuego se llenó de agua, dando paso a un gran lago que con el tiempo colapsó y se derramó en corrientes por el Rio Antón. Esto dio paso a un maravilloso espacio que es hoy uno de los destinos turísticos más visitados de Panamá.

El Valle, rodeado de picachos que van entre los 800, hasta los 1,185 metros del Cerro Gaital tiene un clima fresco y lluvias pertinaces que lo hacen muy diferente al entorno cercano de las playas.

Se convirtió en un macizo montañoso cuyas amplias faldas se extienden desde Capira hasta Penonomé y es la fuente de innumerables ríos que fluyen hacia el Pacífico. Algunos como el Matahogado, el Chame, el Zaratí y otros que desembocan hacia el Mar Caribe como el importante y navegable Río Indio. Este último está siendo estudiado por las autoridades hídricas para satisfacer las necesidades de más de 2 millones de personas que habitan en la zona transístmica. En total esta región es la fuente de trece ríos.

El turista puede visitar a El Valle durante todo el año pues es muy atractivo. Dentro del círculo que rodea el cráter existen bosques secundarios muy importantes como el del Cerro Gaital y el Cerro Cariguana. Entre ellos hay senderos de distintos grados de dificultad.

Mario Bernal, guía especializado en este destino, señala que: ‘desde hace más de 200 años, la acción de aves y murciélagos comedores de frutas desperdigaron semillas que regeneraron la flora del sitio. También ayudaron las lluvias y las crecientes de ríos y quebradas. Esto ha creado bosques nubosos, pre- montanos que albergan ricos ecosistemas.

Este conservacionistas ve llegar a diario turistas observadores de aves desde los Estados Unidos, y Europa que disfrutan las más de 375 especies que aquí se pueden avistar. ‘El turismo sostenible es la actividad que permitirá que la naturaleza siga viva haciendo su trabajo y creando puestos de trabajo, atrayendo a inversionistas que levanten hoteles y empresas de actividades.

Es muy importante que los estudiantes de las escuelas primarias y secundarias del poblado, hayan sido educados en las normas de la conservación y el reciclaje.

El Valle es un destino de baja densidad. El último censo arroja un número de 7, 300 habitantes, número que se incrementa los fines de semana y durante el verano, un periodo que es considerado como la temporada alta hotelera.

Anne Franzao , del Hotel Los Mandarinos nos dice que en la región hay un poco más de 200 habitaciones y 500 camas. ‘También llegan muchos turistas en giras de un día.' Expertos identifican tres circuitos, uno de Biodiversidad, otro de aventura y otro cultural. Esto apoya la subsistencia de una actividad donde sobresale un mercado artesanal y agrícola, y empresas que dan giras de aventuras de four wheels, paseos a caballo y canopy.

El que se relaciona con los bosques de El Valle es el de la Biodiversidad. Un turista puede visitar las 40 hectáreas de bosques protegidos del Chorro de El Macho que gracias a puentes colgantes sortean las quebradas Amarilla y El Guayabo. O senderos difíciles que ascienden hasta la figura de la India Dormida, reviviendo la leyenda del capitán español, la princesa indígena y un guerrero.

La demanda turística ha atraído a que se abran sitios como el Mariposario donde se puede ver las alas azul cobalto de la mariposa Morpho y otras. Un orquideario que cultiva pequeñas orquídeas que después son repuestas en los bosques. Allí sobresale la del Espíritu Santo, la flor nacional de Panamá.

Debe ir al Jardín y Zoológico El Níspero muy atractivo y donde funciona un centro de estudio de anfibios donde la Rana Dorada es la principal especie. Estos científicos tienen relación con universidades de los Estados Unidos.

Ir a El Valle es encontrar restaurantes de todas clases, un conocido super mercado, un museo al lado de la Iglesia y una arquitectura diferente a todas las demás provincias pues tiene que responder a las exigencias de los vientos y las temperaturas de la montaña.

En El Valle hay muchas cosas más que hacer y ver aunque todas se relacionan con su naturaleza, con la riqueza de sus bosques que tienen tesoros como la ranita dorada, y otros anfibios, las distintas especies de heliconias, y otras especies que quizás tengan la cura de las enfermedades que aquejan a la humanidad. Vaya al El Valle y camine entre ellas.

==========

VISITANTES

  • Expertos identifican tres circuitos: uno de biodiversidad, otro de de aventura y el tercero, cultural.