Temas Especiales

26 de Jun de 2022

Cultura

Una rehabilitación ‘por derecho cultural'

Frente a la falta de mantenimiento de la principal biblioteca pública Mateo Iturralde, entidades trabajan en un proyecto para su restauración

Aunque la fecha en que la biblioteca pública de Colón, Mateo Iturralde dejó de cumplir su función educativa y cultural no es exacta; su actual estado sí es puntual.

INFORME

Cierre de bibliotecas públicas a nivel nacional

En los últimos cinco años se han cerrado 5 bibliotecas, por falta de personal, por falta de edificios. ‘En algunos casos el personal se ha pensionado o es despedido y no han sido reemplazados. En otros casos los edificios pertenecen a municipios o a otras instituciones y han solicitado que se les devuelva el edificio y al no contar con espacios, las bibliotecas han tenido que cerrar. No hay políticas muy bien definidas, a nivel general, relacionadas con este tema', detalla Olga de Cuevas, coordinadora de la Red de Bibliotecas Públicas a nivel nacional.

A pesar del mal estado de la biblioteca Mateo Iturralde, sus puertas siguen abiertas.

En 1908 abrió sus puertas para la comunidad Colonense por primera vez bajo el nombre de Biblioteca Municipal, en ese entonces ubicada en calle 10 y Santa Isabel. Actualmente la biblioteca Mateo Iturralde es administrada por la bibliotecaria Jovita Frutos, perteneciente a una familia con una trayectoria académica en biblioteconomía.

Los siete salones del edificio erigido en 1908 presentan las secuelas del desinterés por el recinto que se encuentra en abandono, a falta de mantenimiento.

Frente a este panorama de olvido, la Alcaldía de Colón, junto a la sociedad civil colonense, con la colaboración de la Biblioteca Nacional de Panamá Ernesto J. Castillero, pretende desarrollar un proyecto para su reacondicionamiento.

‘Bajo las condiciones actuales (la biblioteca) no cumple a cabalidad con su función social, educativa y cultural, tal como se merecen los colonenses', detalla Olga de Cuevas, coordinadora de la Red de Bibliotecas Públicas a nivel nacional.

ARQUITECTOS INSPECCIONAN EL LUGAR

Para el proyecto descrito se realizó una primera evaluación.

Los interesados (la Alcaldía de Colón), en compañía de personal de la Biblioteca Nacional (ente que regula el funcionamiento y desarrollo de los 58 bibliotecas públicas del país), realizaron una inspección en la que participaron dos arquitectas: Gladys Turner, por parte de la Ernesto J. Castillero R., y su colega, Jania Samuels M., del municipio colonense.

Tras el recorrido se determinó que lo más grave (en materia de infraestructura) es el estado de la última losa, que resiente los efectos de las filtraciones de agua. En una provincia como Colón, donde llueve casi todos los días, la situación no merma en todo el año. Fuera de eso, explica Samuels, el edificio ha resistido mucho durante estos años, a pesar de que es notable la falta de mantenimiento.

Pero lo cierto es que el edificio es solo una parte del reacondicionamiento de la casa cultural.

‘La idea es trabajar de forma articulada con la sociedad civil organizada, empresas privadas y todo el que quiera unirse', indica Abel Aronátegui, director de Cultura de la Alcaldía de Colón. Pues son conscientes —agrega Aronátegui— que hay una sociedad civil independiente que viene trabajando por muchos años en Colón en patrimonio, cultura y arte.

‘Lo que queremos es trabajar junto a ellos y proporcionarles los recursos de los que podamos disponer para fortalecer lo que están haciendo'.

Por su parte, la coordinadora de la Red de Bibliotecas Públicas a nivel nacional ve en el proyecto una ‘posibilidad de convertir la biblioteca Mateo Iturralde en un verdadero centro cultural y de encuentro comunitario'.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) una biblioteca pública, un paso obligado del conocimiento, constituye un requisito básico de la educación permanente, las decisiones autónomas y el progreso cultural de la persona y los grupos sociales.

En este orden, el director de Cultura de la Alcaldía de Colón indica que ‘por derecho cultural la biblioteca Mateo Iturralde debe ser restaurada para los colonenses'.

TRABAJOS DE REACONDICIONAMIENTO

Dentro de los trabajos contemplados está una primera intervención en cuanto a obra civil para ser habilitado que incluye el cambio completo del techo, la fachada, el resanamiento de la losa del último nivel, cambio del sistema sanitario, adecuaciones eléctricas y la instalación de un sistema contra incendios.

‘La idea es adecuar el edificio para poder utilizarlo como biblioteca y complementarlo con otras actividades como exposiciones temporales y permanentes sobre la provincia de Colón, sala de actos, y áreas para desarrollar actividades culturales', explica Samuels, también directora de Descentralización del Municipio de Colón.

Para la ejecución del proyecto, financiado con fondos de la Descentralización para el 2017, el Municipio de Colón, se apoya en la Dirección Nacional de Patrimonio Histórico para hacer una intervención de ‘forma eficiente'.

‘El edificio de la biblioteca, originalmente, era una escuela, razón por la cual tiene la distribución de salones en ambos pisos. Es un edificio calificado como patrimonio histórico

‘VEMOS LA POSIBILIDAD DE CONVERTIR ESTA BIBLIOTECA EN UN VERDADERO CENTRO CULTURAL Y DE ENCUENTRO COMUNITARIO. DE TAL MANERA, LA BIBLIOTECA PODRÁ PONER AL ALCANCE DE TODA LA POBLACIÓN, LA INFORMACIÓN EN DIFERENTES FORMATOS, CON FINES INVESTIGATIVOS, EDUCACIONALES, CULTURALES Y RECREATIVOS'

OLGA DE CUEVAS

COORDINADORA DE LA RED DE BIBLIOTECAS PÚBLICAS A NIVEL NACIONAL

de categoría III, lo que quiere decir que al restaurarse debe respetarse su diseño original. Patrimonio histórico es quien va a darnos la guía sobre hasta qué punto y de qué forma podemos intervenir el edificio', apunta la arquitecta.

ANTEPROYECTO PASARÁ POR PATRIMONIO HISTÓRICO

En estos momentos la Alcaldía de Colón realiza el anteproyecto para aprobación de Patrimonio Histórico y antes de enero del 2017 espera realizar la consulta ciudadana.

‘Esperamos que al obtener la aprobación de la viabilidad del proyecto nos permitan licitar la obra', indica la directora de Descentralización del Municipio de Colón.

Si bien, la Biblioteca Nacional tiene la responsabilidad de regular el funcionamiento y desarrollo de las bibliotecas públicas, la falta de recursos dificulta la labor. No hay que olvidar que está bajo el paraguas del Ministerio de Educación, ente con diversas complicaciones.

Es de suma importancia, recomienda Cuevas, concretar alianzas estratégicas con las instituciones locales y con voluntarios de la sociedad civil y empresarial.

Una vez subsanado el mantenimiento básico de la Mateo Iturralde, ‘hay que proporcionarle los recursos económicos, físicos y materiales para su funcionamiento como entidad educativa y cultural. Adicionalmente hace falta personal y capacitaciones técnico-administrativas como complemento para su buen funcionamiento', destaca la coordinadora de la Red de Bibliotecas Públicas a nivel nacional.

Otra parte de la tarea pendiente, no solo en Colón es enseñar cultura bibliotecaria para un mejor manejo y uso de la información, para resolver necesidades adicionales a las de las tareas o ‘investigaciones' escolares', sigue diciendo Cuevas.

Una vez se haga realidad el proyecto (rehabilitación del edificio) cuyo costo es aproximandamente de 500 mil dólares, se establecerán estrategias que permitan obtener fondos y recursos, ya sean públicos o privados, para garantizar su funcionamiento.

‘También será necesaria la contratación de personal idóneo y brindarles capacitación constante. De igual manera se deben aunar esfuerzos entre la Biblioteca Nacional, el Municipio de Colón y un grupo de ciudadanos que se comprometan a formar un comité que esté pendiente de lo que ocurre con la biblioteca de su comunidad', indica Guadalupe de Rivera, directora técnica de la Biblioteca Nacional Ernesto J. Castillero R.