La Estrella de Panamá
Panamá,25º

15 de Oct de 2019

Cultura

Un buen poema dedicado a los niños es una golosina para el lector adulto

El escritor Héctor Collado repite en el Premio ‘Changmarín', que le será entregado hoy en el teatro Anita Villalaz

Con sus poemas, el panameño Héctor Collado no pretende aleccionar ni dar mensaje ni moraleja. ‘La poesía es un ejercicio estético y expresa el querer y el sentir del autor, incluso ideológicamente... Y quien aprende desde la belleza será un humano que trascienda', alega.

No obstante, su obra ha sido reconocida en numerosas ocasiones y recientemente ganó el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil Carlos Francisco Changmarín. Bajo el seudónimo ‘Pollito tierno', Collado obtuvo por segunda ocasión el Changmarín con el poemario Para darle cuerda al sol. En 2013, el poeta y narrador también fue favorecido con Caminos de tinta , en el género poesía.

‘Yo soy Changmarín. Desde 1971 le sigo. Creo que Carlos Francisco Changmarín es el escritor panameño más popular y reconocido',

HÉCTOR COLLADO

NARRADOR Y POETA

Para el poeta y narrador, ganar nuevamente significa ‘que vamos por buen sendero'. ‘Yo no celebro tanto el ganar, prefiero celebrar que el poemario será publicado. La verdadera recompensa es la realización del autor', comenta.

Diez obras compitieron este año en el certamen, que fue convocado en la categoría poesía. El ‘Changmarín' consiste en un premio único de $3 mil y 75 ejemplares de la edición que publicará el Instituto Nacional de Cultura de la obra ganadora. La premiación se realizará hoy en el Teatro Anita Villalaz, desde las 10:00 a.m.

APTO PARA ADULTOS

En el poemario, el autor ha reunido los textos escritos en años recientes. ‘Consta de versos libres, poemas rimados y con mucho ritmo, canciones y adivinanzas, pretendiendo siempre alcanzar la voz de los niños, respetando su lenguaje y tratando —hasta donde se alcance— ser memorables', expresa.

Aunque haya sido escrito para un público joven, el autor no descarta que lo pueda apreciar una audiencia más madura. ‘Se ha dicho que un buen poema dedicado a los niños es una golosina para el lector adulto'.

DEDICADO A LOS JÓVENES ‘DE AHORA'

Collado destaca que su libro es fresco, con poemas escritos para ser cantados o recitados. El fin es llevar un poco de humor e incluso un momento de reflexión a los ‘muchachos de ahora'. La mayoría de los textos, dice, se hicieron pensando en ellos, su lenguaje, sus quehaceres.

El escritor se refiere los millennials , los ninis. ‘Hay una generación que navega y a veces se ahoga y naufraga en tecnologías y no se da la oportunidad de mirar un paisaje o valorar su casa, su familia, el país, la historia. Van distraídos y de vez en cuando alguien debe tocarle el hombro para decirle que hay más cosas, más allá de la pantalla del celular', reflexiona.

Considera que, de alguna manera, leer ayuda a los niños y jóvenes a ser mejores, por lo que es importante promover la lectura en la casa, en las escuelas, en las bibliotecas o apropiándose de una vez del hábito.

‘No hay que leerlo todo, con leer lo que te gusta tienes, pero quiérete y selecciona buenas obras', dice.

ESCRIBIR PARA LOS MÁS INTELIGENTES

Collado cree que la literatura infantil es un viaje de ida.

Crear estas obras no es tarea sencilla, pues el público es muy exigente

. ‘La clave para escribir textos infantiles es tratar siempre de hacerlo con sinceridad, sin la rima fácil —cualquier rima no es poesía—; evitando los diminutivos', resalta.

Para un escritor adulto que se incline por este tipo de literatura, sugiere ‘leer y leer mucho... Leer a los clásicos, para no repetirse. Hay cosas que ya fueron escritas y mejor que lo que usted quisiera pretender', indica.

Advierte que el autor debe procurar escribir teniendo presente que el lector, es decir, un niño, es más exigente y más inteligente que él. ‘No se equivoque con esta clase de lector', indica.

Collado ha obtenido los siguientes galardones: Premio Nacional de Cuento ‘José María Sánchez' (2018), Premio Nacional de Poesía ‘Esther María Osses' (2013), Premio Nacional de Literatura ‘Ricardo Miró', en los años 1990 y 2004, Premio Maga de cuento breve (2001), Premio Centroamericano de Poesía ‘León A. Soto', en los años 1982 y 1983.

Ha trabajado como docente en varias universidades, incluyendo la Universidad Tecnológica de Panamá.