Temas Especiales

20 de Oct de 2020

Cultura

Leonor Calderón: ‘el feminismo está satanizado'

La activista afirma que la sociedad no comprende aún lo que significa ser feminista y eso se debe a que es un tema que no se atendió de manera temprana

Hace 95 años nació el Partido Nacional Feminista, una iniciativa de la abogada, educadora, feminista y política panameña Clara González (1900-1991), primera mujer panameña que obtuvo el título de abogada en 1922. Debido a que no podía ejercer la profesión libremente, porque había una ley que impedía a la mujer desempeñarse como tal, González, feminista convencida, decide fundar este partido con el que luchó durante dos décadas por la igualdad legal y política de las mujeres y por su emancipación social, cultural y económica.

RECONOCIMIENTO

Informe Nacional 'Clara González'

En Panamá surgieron mujeres feministas que lucharon por el derecho al voto y la seguridad social de la mujer y no necesariamente tenían un título como tal, simplemente eran mujeres luchadoras por sus derechos, acotó la exministra panameña Leonor Calderón. Un claro ejemplo es Clara González, quien en 1922, junto a Sara Sotillo, Elida de Crespo, Enriqueta Morales, Sara Barrera, Rosa Navas y otras mujeres, en su mayoría educadoras, formó un movimiento femenino denominado ‘Renovación', con el objetivo de ganar adeptas y el apoyo de personalidades masculinas para la reforma de las leyes civiles y políticas a favor de la igualdad de la mujer.

Gracias a su iniciativa, el Instituto Nacional de la Mujer (Inamu) elabora cada dos años un informe nacional denominado ‘Clara González, situación de la mujer panameña', cuya investigación permite conocer, de manera más precisa, la condición de vida de las mujeres, con respecto a la de los hombres en los ámbitos de economía, trabajo, salud, participación política, acceso a la tierra, educación, cultura, deporte, justicia y violencia doméstica.

Además de este reporte bianual, el Inamu ha auspiciado, a través de la cooperación internacional, importantes investigaciones que analizan el fenómeno del feminicidio y la desaparición de mujeres, cuyos delitos expresan la discriminación de género, que vulnera los derechos a la vida, integridad y dignidad humana.

Pero, ¿cómo ha evolucionado el feminismo en Panamá? ¿Qué se está haciendo para que las mujeres sigan luchando por un trabajo digno, más participación política, derecho sobre sus cuerpos e incluso protección de sus vidas frente a la violencia?

Para Leonor Calderón, exministra de Desarrollo Social y experta en relaciones internacionales y políticas públicas enfocadas en la mujer, en Panamá y América Latina la sociedad no comprende aún lo que significa ser feminista y eso se debe a que es un tema que no se atendió de manera temprana.

‘La palabra feminista ha sido satanizada por muchas personas e incluso por las mujeres que creen que se trata de un movimiento muy radical o de algo malo, y no es así. Me da mucha tristeza escuchar a mujeres decir: ‘yo defiendo a las mujeres, pero no soy feminista'. Y es que ser feminista es únicamente defender los derechos de las mujeres y eso lo puede hacer cualquier persona, sea hombre o mujer', apuntó Calderón, quien estuvo en el foro ‘Liderazgo femenino por la igualdad en el siglo XXI' la tarde de ayer, durante la XIV edición de la Feria Internacional del Libro de Panamá.

En Panamá y América Latina las actividades que organizan las mujeres que defienden sus derechos han bajado mucho y eso es preocupante, porque aún hay temas pendientes por tratar, explicó Calderón.

‘Sin embargo, siento que este año el tema ha tomado fuerzas y veo que hay una organización de mujeres jóvenes que está entrando con bastante interés', detalló.

Es que el pasado 10 y 11 de marzo, un grupo de mujeres activistas realizaron el primer Encuentro Intergeneracional Feminista (EIF), en la Universidad de Panamá.

En la actividad, cuyo lema fue ‘Reconocernos, reunirnos, rebelarnos' participaron más de 170 mujeres de todas las regiones del país, quienes discutieron temas sobre la situación actual de las mujeres, tanto en Panamá como en el mundo, el intercambio sobre los derechos laborales y económicos, los derechos reproductivos, los peligros de los fundamentalismos, la lucha por la igualdad, la participación política, el dramático problema de la violencia contra las mujeres y el rol de los medios de comunicación en su normalización.

La abogada Corina Rueda explicó en una entrevista con La Estrella de Panamá , en ese momento, que la idea de hacer el EIF surgió como respuesta a un problema que muchas de sus compañeras percibían: la insuficiencia, casi ausencia, de espacios donde los jóvenes pudieran trabajar juntos. Una realidad a la que no escapan las mujeres que desean organizarse.

‘Recordemos que la lucha de las mujeres es muy antigua, en cuyo desarrollo se adoptó el nombre de feminismo, que (como) movimiento y teoría política, no busca otra cosa que la igualdad jurídica y material —efectiva— entre hombres y mujeres' indicó Rueda, que considera hay que hacer ‘un giro completo a esta sociedad construida sobre el mito de que el hombre es superior a la mujer'.

Mientras que Calderón puntualizó que gracias a este tipo de actividades se han realizado varios encuentros internacionales para tratar el feminismo, ya que este tema, como cualquier otra causa de tipo social, deberá ser parte del relevo generacional; por ende, las mujeres jóvenes tienen que apropiarse de las causas del feminismo.