La Estrella de Panamá
Panamá,25º

23 de Sep de 2019

Cultura

‘Tito y Lola', el amor por nuestro campo y sus frutos

Jorge Chanis se estrena como escritor con un libro de cuentos infantil que lleva a los niños a conocer el país a través de su comida. Uno de varios proyectos con los que impulsa la gastronomía local

El sueño de Jorge Chanis nunca fue escribir un libro, pero se dio cuenta de que a través de una historia podría poner fácilmente a los niños en contacto con el campo y sus frutos, convertidos en productos gastronómicos.

‘A cuatro años de estar creando plataformas gastronómicas, quería de alguna manera ver cambios en comportamiento, y en conocimientos de la gente, entonces me pregunté por qué no trabajar con niños, en ligar de adultos, cuyas costumbres son más difíciles de cambiar', recuerda.

Sin embargo, a la hora de plantear proyectos y buscar patrocinadores se percató de que las empresas interesadas representaban productos no saludables o procesados, y eso le resultaba contraproducente.

‘Se me ocurrió la idea de hacer este libro y hace casi cuatro años ya empecé a escribirlo', cuenta.

Si bien, completar la historia le tomó unos seis meses, seguiría el proceso de edición y diseño, que en ese momento no pudo finalizar.

‘Los costos eran muy altos, el presupuesto que tenía no me alcanzó y detuve el proyecto. Empecé a buscar apoyo de empresas que no fueran de productos de consumo masivo, pero nadie tenía en su enfoque libros o educación infantil. Guardé el proyecto y me dije, llegará el momento.

Hace año y medio el Banco Interamericano de Desarrollo vio el proyecto y se interesó en colaborar al ver que este se había detenido. ‘Ellos me dieron los fondos para terminar de ilustrarlo, editarlo y me apoyaron una consultoría con una especialista en Nueva York para que el libro estuviese realmente bien hecho', explicó.

Los resultado se pueden ver ya en la librería El Hombre de la Mancha, donde está ya disponible a la venta Tito y Lola descubren Panamá comiendo Además, la publicación fue presentada en la Feria del Libro. ‘El libro fue evolucionando hasta convertirse en lo que es hoy: un libro que busca inspirar, despertar ideas, en los niños y generar en los nacionales una identidad gastronómica', afirma.

El objetivo de Tito y Lola , es que un niño de ocho años sepa qué se come en Colón, por qué los indígenas se visten diferente, qué es la mola, de dónde vienen los productos que comen...', detalla el emprendedor.

Tito, oriundo de las provincias centrales y Lola, de colón, realizan un viaje mágico a través de las principales regiones del país donde conocen algunos personajes que les van enseñando el valor que tiene la tierra, sus productos, y la gastronomía de cada lugar que visitan.

‘Estoy seguro de que entre más conozcas el origen de lo que comes mejora tu alimentación. Esta es una gran oportunidad para que los niños se conecten con los que se produce en Panamá y no con una caja de cartón. Esto ayuda también a que los niños generen una identidad', destaca.

Chanis está consciente de que no todos los niños tienen la suerte de visitar el campo y probar las comidas típicas y a través de un libro animado busca despertar la curiosidad de los chicos.

‘El libro aborda también temas de inclusión, en la historia están representados los tres grupos indígenas mayoritarios, no solamente para resaltar cómo están vestidos sino para mostrar la importancia de lo que hacen, y los represento como unos héroes, Abelino cuida la naturaleza, Pedro Washington, el pescador de langostas, enseña de manera orgullosa sus orígenes y el orgullo que siente por su tierra', asegura.

Chanis considera que es importante utilizar este proyecto para generar inclusión, ‘darle su lugar a los indígenas, de que los niños los vean como un igual. También en la historia hay un niño que representa a las personas con discapacidad, destacamos el trabajo de la mujer, hablamos de buena alimentación, de vegetales, de comida orgánica, a lo largo de la historia, los niños beben agua, nunca toman bebidas o sodas. No nos enfocamos en decir qué no hacer, queremos enfocarnos en mostrar qué hacer', dice.

Equipo editorial

La edición del libro estuvo a cargo de Julieta Ledezma y las ilustraciones son de Annie Pereda.

‘Lo que quiero es que cuando un niño termine de leer el libro y lo cierre, piense, ‘Panamá es un espectáculo, tenemos de todo, en un lugar tan pequeño...'.

‘Si bien el concepto es mío, es gracias a ellas que se convierte en una realidad, yo nunca había escrito un libro, así que me apoyé en dos personas que amaron el concepto desde un principio y trabajaron tres años conmigo', sostiene.

El libro de 42 páginas está hecho técnicamente para niños de 7 a 9 años. Se ha tomado en cuenta el nivel de lectura y el interés de los personajes. Una asesora, especialista en publicaciones infantiles aportó información muy valiosa. ‘Tomamos en cuenta muchas de sus sugerencias', dice Chanis.

Una de ellas es una carta al padre/profesor, donde se ofrecen ideas de cómo sacarle el provecho al libro', indica el autor. ya que de su contenido se desprenden temas de geografía, buena alimentación, e inclusión. Al final hay un glosario que explica algunos términos que para los pequeños lectores pueden ser desconocidos. Por último, una ilustración con una gran mesa donde todos los personajes se sientan a compartir, como una familia.

‘Lo que quiero es que cuando un niño termine de leer el libro y lo cierre, piense, ‘Panamá es un espectáculo, tenemos de todo, en un lugar tan pequeño' y que le digan al papá, ‘yo quiero ir a Bocas del Toro', ‘yo quiero ir a ver cómo es el cacao' y que piensen ‘tenemos el mejor café del mundo, yo quiero ir a conocerlo'. Quiero despertar el interés del panameño por conocer el origen de todo lo que tenemos', asevera.

Chanis considera que logrando eso, se crea una sensibilización que puede ayudar a crear vínculos con quienes viven en la ciudad y en el campo.

La primera edición es de 1,000 ejemplares, aunque su autor quiere llegar con ella a muchos más niños.

‘Tenía que lanzar el libro para que la gente conociera el proyecto. De aquí espero que aparezcan nuevas oportunidades', admite.

El sueño de Chanis es que Tito y Lola pueda llegar a los niños de todas las provincias y de manera gratuita. ‘Quiero que llegue a todas las escuelas públicas de Panamá, para que realmente haya un resultado', Y para ello, está dispuesto a ceder completamente los derechos de la obra, para que a través de alguna Ong o fundación pueda completarse el proyecto. ‘Tengo tres días de haberlo lanzado y ya me han escrito algunas organizaciones. Espero que algo se concrete, porque yo quiero que un indígena, que un niño afrodescendiente abra el libro, se vea, se identifique y se enamore de su cultura gastronómica', dice.

Y ya con el entusiasmo y varias lecciones aprendidas, en un futuro cercano Chanis se plantea publicar otros libros infantiles.

‘La historia inicialmente abarcaba siete temas, pero por recomendación de la consultora, destacamos tres, tomando en cuenta la edad de los niños. Por eso tenemos varios temas listos para abordar', concluye.