Panamá,25º

13 de Dec de 2019

Cultura

"La poesía panameña se tiene que difundir"

La poeta Magdalena Camargo reconoció que en Panamá existe un "buen abanico de premios" para los autores, pero alertó que "hace falta difusión"

Magdalena CamargoEduardo Dutary| La Estrella de Panamá

La tres veces ganadora del Premio Nacional de Poesía Joven Gustavo Batista Cedeño, la escritora Magdalena Camargo Lemieszek destacó que la poesía panameña es de calidad pero recalcó que es necesario que existan políticas de Estado que promuevan los textos en Panamá y el exterior. 

Una de las estrategias que recomienda Magdalena es que los escritores premiados acompañados de sus libros viajen al interior del país y a las afueras del itsmo. Si no existe "un plan de distribución", recalca, "los libros se quedan en las cajas o en los estantes".

La autora comenta bajo el lente de Cooltura que a través de las redes sociales se puede expandir la literatura panameña. "Al viajar siempre me sucede que me preguntan: qué hay de poesía panameña, entonces es una poesía que tiene muchísima calidad, muchísimo valor, pero es necesario que se difunda". 

Según la escritora, en Panamá "hace falta que se promueva más el pensamiento y el ejercicio creativo por medio de la literatura, ya que esto también tiene un impacto cuando se está escribiendo y cuando se está leyendo". 

¿Qué tanto nuestra educación está motivando a que haya lectores? Esta es una de las preguntas que sugiere Magdalena para reflexionar. La verdadera meta del sistema educativo debería ser "crear una sociedad de ávidos lectores" y no "una fábrica de escritores". 

El preciso camino hacia la nada, su libro ganador del Premio Nacional de Poesía Joven Gustavo Batista Cedeño 2019, contiene poemas como "El Cerrajero", que habla de la predestinación, y "El Mercadero", que aborda "los vínculos". Todos los versos del ejemplar tienen un hilo conductor: existir, vivir, cómo nos enfrentamos a esa existencia y "cómo la percibimos".

"Este poemario describe una postura frente a la vida... hacia la nada, porque a veces se me hace difícil definir hacia dónde va ese camino que hemos decidido transitar, que estamos predispuestos a transitar", concluye la autora.