Panamá,25º

19 de Nov de 2019

Cultura

Chick Corea: "Tocar con latinos en Nueva York volvió mi corazón español"

A sus 78 años y con 20 premios Grammy, el virtuoso del jazz Chick Corea reconoce que la influencia de la música hispana entró en su vida desde pequeño

En la imagen un registro del jazzista estadounidense Chick Corea, durante una presentación en la ciudad de Cali (Colombia).EFE

A sus 78 años y con 20 premios Grammy, el virtuoso del jazz Chick Corea reconoce que la influencia de la música hispana entró en su vida desde el instituto, algo de lo que no ha podido desligarse y este jueves lo va a demostrar en Portland (EE.UU.) con la Orquesta Filarmónica de Oregón.

El pianista y compositor Armando "Chick" Corea, una de las mentes más creativas del jazz desde hace más de seis décadas, publicó recientemente su nuevo álbum, "Antidote", que grabó junto a ocho músicos de España, Cuba, Venezuela y Estados Unidos.

En el álbum, según aseguró Chick Corea durante una entrevista con Efe, refleja su amor "incondicional" por la música tradicional española, latina y flamenca.

En "Antidote" cuenta con la colaboración del saxofonista y flautista español Jorge Pardo, además de con el guitarrista flamenco Niño Josele, a los que considera sus "profesores".

"Ellos, junto con el bailaor madrileño Nino De Los Reyes, aportan el verdadero espíritu flamenco a la banda", asegura el jazzista nacido en Chelsea, Massachusetts, y descendiente de italianos y españoles.

Chick Corea, que comenzó a tocar el piano a los 4 años, dice que los músicos de América Latina y España han imbuido el jazz estadounidense tradicional con un nuevo "espíritu rítmico y sincero", lo que ha ampliado el género y la música en gran medida.

Y aunque algunos críticos han comparado este nuevo álbum con "My Spanish Heart", de 1976, Corea dice que "es sólo una nueva creación", un intento combinado de crear algo hermoso basado en lo que denomina "nuestro corazón español".

Corea reconoce que la influencia de la música de habla hispana está presente en su vida desde que estaba en el instituto, cuando trabajó con una pequeña banda bajo la dirección de Phil Barbosa, un trompetista portugués.

"Fue el conguero afroamericano de esa banda, Bill Fitch, quien me introdujo en la música de Tito Puente, Machito y Eddie Palmieri con algunos de los elepés que tenía", explica Corea.

"Cuando me mudé a Nueva York, después del instituto, trabajé con muchos músicos latinos como Mongo Santamaría, 'Patato' Valdés y Willie Bobo", amplía.

Pero fue la grabación de "Sketches of Spain", de Miles Davis y Gil Evans, lo que le inspiró directamente su famoso instrumental "Spain", porque, según explica, "sabía que tenía algo que ver con mi corazón musical".

Corea cree que su herencia genética influye en su manera de tocar. El músico habla con cariño de sus padres, Anna y Armando, italo-estadounidenses de primera generación nacidos como él en Massachusetts, y de sus abuelos paternos, Antonio y Ernestina, que no hablaban "ni una palabra" de inglés.

"Mi padre estaba inmerso en el Bebop de los años 40, la música con la que crecí, pero fue trabajar y tocar con los músicos latinos e hispanohablantes en la ciudad de Nueva York durante los años 50 y 60 lo que hizo que mi corazón fuera español", reconoce el compositor.

Corea investiga en el flamenco desde los años 70 y desde pequeño se interesa además por la percusión. Sonríe cuando se le hace referencia al jazzista y pianista español Chano Domínguez.

"Gracias a Paco De Lucía, quien introdujo los bongós y congas en su banda, se comenzó a usar la percusión en el flamenco, pero no estoy seguro de cuándo comenzó a emerger el piano en este tipo de música", rememora.

"Quizás el gran Chano fue uno de los primeros, pero estoy convencido de que la influencia del jazz atrajo estos instrumentos al interés de los músicos flamencos", agregó.

"La combinación de estos dos estilos, por supuesto, es ahora un nuevo tipo de música a nivel mundial", dice Corea, quien considera que el flamenco es "difícil", y que para entenderlo es necesario vivir con personas que "lo hablan".

Cuando conoció a Paco de Lucía fue cuando pudo "captar la belleza del flamenco y hacerlo parte de mi vida. Su música y su amistad siempre estarán conmigo", remarca.

Corea continúa viajando sin descanso por el mundo y en esta ocasión visita Portland este jueves para colaborar con la Orquesta Sinfónica de Oregón, con la que interpretará su versión de la obra de Gershwin "Rhapsody in Blue", la pieza que introdujo el jazz en el repertorio clásico.

Con The Spanish Heart Band realizará una gira por Estados Unidos el próximo verano y espera estar en Japón en 2021, según avanzó.

La sección rítmica de la banda está compuesta por el bajista cubano Carlos Del Puerto, junto al baterista estadounidense Marcus Gilmore, que sumados a los españoles "forman una increíble mezcla de culturas y personalidades", dice Corea.

La combinación de colores musicales, personalidades y habilidades en la banda aporta "lo que me fascina de la música", remarca.

Sobre su futuro próximo, y sin ninguna intención de retirarse "porque los músicos nunca se retiran", Corea dice haber aceptado un proyecto que le entusiasma mucho: componer un concierto para Joseph Alessi, el trombonista principal de la Filarmónica de Nueva York.

Pero además de este proyecto y de las giras, el genial jazzista asegura que "hay muchas cosas que le gustaría lograr" y augura que "tenemos Corea para rato".