Panamá,25º

06 de Dec de 2019

Cultura

Adelcio Guainora: El sueño del colibrí de Darién

A través de su arte, el pintor panameño resalta el origen de la cultura emberá. Sus coloridas obras se han expuesto en galerías locales. Más que un amante del pincel, un hombre que cuenta cómo se conectó con su verdadera pasión

.Cedida

Así como los pueblos se han alimentado de la linfa creadora de sus mejores talentos, urge, aquí en nuestro Panamá, contar con artistas que marquen con sus trabajos y sus hojas de vida los senderos de nuestro renacer artístico. Hoy en Café Estrella presentamos a un joven artista que inició como trabajador de aseo en una galería para convertirse, a través de su genialidad, en uno de los mejores exponentes de la pintura nueva en Panamá. Pasemos a conocerlo...

.

Tú procedes de los pueblos originarios, háblame de tu niñez.

Pertenezco a la comarca Emberá-Wounaan, nací en la Unión Chocó en la capital comarcal. Allá realicé mis estudios de primaria y secundaria. Luego me trasladé a la ciudad buscando oportunidades y más por mi aspiración de trabajar con el arte. Inicié muchos de mis dibujos utilizando las ilustraciones de los Chetoos, snacks de la tienda. Ahora pienso que un objeto puede transformar a una persona de forma positiva.

¿Cómo llegaste a saber que te gustaba la pintura?

Inicié con mangas, que está de moda aún. Los iba pegando a la pared de la casa sin saber que tenía mi exposición en casa. Un maestro de artística hace años me comentó de mi habilidad para dibujar y la pintura Estando en la escuela conocí a un profesor de artística, años después él fue quien me comentó sobre las artes plásticas. Recuerdo que me decía que debía darle seguimiento al dibujo y a la pintura.

¿Cómo fue tu llegada a la ciudad de Panamá?

Fue en 2006, para seguir los estudios superiores, así como cualquier joven de mi etnia en busca de un sueño u oportunidad de estudio. En mi caso sería artes plásticas, ya que en la provincia del Darién no hay un centro cultural o una escuela de arte donde los jóvenes con talentos puedan formarse. Eso me motiva más a trasladarme a la capital. Yo tenía claro lo que quería estudiar. Para mí no fue fácil estudiar en Panamá porque todo en mi entorno era diferente y tuve que adaptarme al ambiente de muchas cosas nuevas. Mi preparación artística ha sido desde que comencé a estudiar en el Bachillerato de Artes Diversificadas y culminó en 2010. Luego empiezo el técnico en el Instituto Superior de Bellas Artes del INAC y finalizo en 2018. Actualmente estudio en la Universidad del Arte Ganexa.

Dame una definición de ti mismo...

Puedo decir que soy una persona humilde, sencilla; en la pintura soy un aprendiz y trato de mejorar dentro de ambas culturas y teniendo siempre en cuenta mis raíces, mi pueblo Emberá. Para mí es inspirador para otra persona que visita mi pueblo, me enorgullece, ser parte de él como de mis tradiciones, y como persona eso me inspira para seguir trabajando y resaltando mi cultura a través de una obra de arte; siempre mi trabajo es de tema tradicional, nacional y la historia de Panamá.

.

“Puedo decir que soy una persona humilde, sencilla; en la pintura soy un aprendiz, y trato de mejorar dentro de ambas culturas y teniendo siempre en cuenta mis raíces de mi pueblo Emberá”.

¿Has recibido apoyo?

Puedo decir que mi mamá y mis abuelos siempre han estado para apoyarme, gracias a su sacrificio yo he llegado a donde estoy; en los últimos años he tenido que trabajar y ahorrar para seguir estudiando, pero hoy estoy agradecido con el rector Ricaurte Martínez, de la Universidad del Arte Ganexa, por su apoyo para terminar mi carrera de artes plásticas a través del Ifarhu. Agradezco a las galerías de arte y grupos de artistas que me han apoyado.

¿Qué estilos pictóricos te gustan?

Me gusta el realismo, surrealismo, arte abstracto y contemporáneo. Me identifico con el arte contemporáneo, ya que abarca una multitud de estilos. Quiero definir mi estilo siempre resaltando mis raíces emberá.

¿Tus orígenes emberás te han ayudado en tus pinturas?

Creo que sí, han aportado en la pintura a través de la pintura corporal que hoy en día está de moda; ellos también han inventado sus propios colores para trabajar su artesanía con pintura o pigmentos naturales, así como los grandes maestros de la plástica mundial.

¿Existen pinturas emberás en Panamá ?, ¿cuáles?

Creo que sí hay pintores emberá y por falta de apoyo a las comarcas, todos esos jóvenes con talento no desarrollan su capacidad de seguir pintando o dibujando, y lo abandonan para satisfacer sus necesidades diarias para sustentar a su familia. La falta de ayuda limita esa oportunidad y se desperdicia mucho, ya que no tienen el recurso necesario para explotar su talento.

¿Qué piensas de las políticas artísticas y culturales locales?

En los últimos años ha habido un desenvolvimiento en políticas culturales, todo el proceso del nuevo ministerio que se ha venido creando ha dado un auge a los artistas nacionales, como el megaproyecto del mural 500, para celebrar los 500 años de la fundación de Panamá; ahí hubo un gran aporte. Como hemos conversado en diferentes fundaciones, el arte enriquece la sensibilidad que puede tener una persona para canalizar a través de un medio, ya sea en el arte, la danza, el teatro y la música. Y con el impulso que está desarrollando el gobierno, no digo Nito Cotizo, sino el gobierno en general, trabajando en las políticas culturales de manera prolongada, parte de un proceso de 10 a 20 años en que se pueda ver ese cambio en un futuro y creo que vamos por un buen camino. Tenemos un Ministerio de Cultura que está dando fortaleza al arte y ya tenemos un lugar donde nos sentimos seguros, porque nos respalda. También en el área de las políticas culturales, que se están desarrollando en conjunto con la comunidad y eso es importante. Allí es donde nos damos cuenta de lo que en realidad nos está afectando; es importante también que uno, como artista, tenga en cuenta que se debe buscar una plataforma accesible para los jóvenes que viven en la comarca y en los barrios. Solo espero que el nuevo Ministerio de cultura tome en cuenta las comarcas. En estos años he visto que ha aumentado la oferta y que han involucrado a los pueblos originarios.

  • Adelcio_Guainora__El_sueno_del_colibri_de_Darien-6
    .
  • Adelcio_Guainora__El_sueno_del_colibri_de_Darien-2
    .
  • Adelcio_Guainora__El_sueno_del_colibri_de_Darien-5
    .
  • Adelcio_Guainora__El_sueno_del_colibri_de_Darien-1
    .
  • Adelcio_Guainora__El_sueno_del_colibri_de_Darien-4
    .

“El estilo pictórico que me gusta es el realismo, surrealismo, arte abstracto y arte contemporáneo. Me identifico con el arte contemporáneo ya que abarca una multitud de estilos”.

¿Cuáles son tus metas y anhelos?

Mi meta es trascender nacional e internacionalmente a través de la pintura; anhelo ir a estudiar al extranjero, ya sea Italia o España, y ya el próximo año estaré haciendo mi segunda exposición individual en Australia con la Embajada de Panamá en Australia.

Testimonios

Uno de los mejores galeristas de Panamá, Carlos Weil, propietario de la Weil Art, nos brinda una pequeña fotografía de Guainora.

Carlos, ¿cómo fue que conoció a Guainora?

A través del trabajo que hacía para Fundación Casa Taller, nos pareció original, así como hemos hecho desde hace casi 40 años con tantos artistas jóvenes que comienzan en sus carreras (y que hoy día ya se han convertido en artistas reconocidos), promoverlos y mostrar sus obras al público. Como decía Tolstoi: “Para ser universal hay que ser auténticamente local”.

¿Cómo podemos entender la obra de Guainora?

Como una apropiación entre la naturaleza y la condición del ser humano que nos envuelve con las costumbres del día a día. “Emparumar” (usar los colores de las parumas —la tela tradicional— en los animales de nuestra naturaleza y en todo los que nos rodea como un barco en el Canal, La Torre de Panamá la Vieja, el Ferrocarril es, sin duda, muy novedoso y colorido.

¿Qué acogida han tenido las obras de Guainora?

Muy buena acogida, principalmente con clientes extranjeros. Aunque en nuestro país ha tomado más tiempo el interés por lo étnico, actualmente está siendo más valorizado. (Como ejemplo el MUMO, recién inaugurado Museo de la Mola). Y ya exponiendo y mostrando la obra de Guainora será igualmente apreciada y reconocida ... Así es el ciclo de la experiencia humana.