Temas Especiales

15 de Aug de 2020

Cultura

Una escuela de ballet clásico crece en la tierra del acordeón en Colombia

En los últimos 15 años en medio la caja, la guacharaca y el acordeón Mónica Maldonado consolidó su escuela de ballet clásico, donde las niñas no solo aprenden de arte sino que reciben una formación integral

Ballet, Valledupar
Un grupo de niñas fue registrado al tomar una clase de ballet clásico en la escuela de Mónica Maldonado, en Valledupar (Colombia).Hugo Penso | EFE

En la ciudad colombiana de Valledupar, capital del vallenato, una mujer emprendedora se ha abierto campo durante 15 años para consolidar una escuela de ballet clásico en un ambiente donde las expresiones culturales en su mayoría se limitan a la caja, la guacharaca y el acordeón.

A sus 49 años, la administradora financiera Mónica Maldonado recuerda que su sueño comenzó en 2004 cuando abrió una academia para la formación de modelos a las que capacitaba en etiqueta, pasarela y protocolo.

"Gracias al Festival Vallenato muchas empresas contrataron a mis modelos e incluso recuerdo que 56 de mis niñas participaron en un comercial de telefonía celular. Sin embargo, a partir del 2006 el ambiente se deteriora porque aparecieron muchas escuelas que eran usadas como pantalla por proxenetas y yo no encajaba en ese medio", cuenta a Efe Maldonado.

Mientras llegan las menores para tomar su clase de ballet en el barrio Los Cortijos de Valledupar, la emprendedora explica que en ese momento de cambio se quedó solamente con cuatro estudiantes, lo que la llevó a plantearse la idea de abandonar sus sueños y cerrar la escuela.

No obstante, Maldonado hace parte hoy del proyecto "Territorio Crea", que desarrolla la Corporación Interactuar en alianza con el Viceministerio de la Creatividad y la Economía Naranja con el objetivo de fortalecer emprendimientos de la industria creativa y cultural.

"Mi escuela tomó un nuevo impulso a partir del 2015 porque cambié el enfoque y me dediqué a trabajar solamente con niñas y comenzamos a agregarle al curso un poco de cada cosa, buscando brindarles a las estudiantes una formación integral que incluyera pasarela, etiqueta, baile, expresión corporal, expresión facial, cocina y hasta costura", agrega.

El objetivo de "Territorio Crea" es generar habilidades y capacidades gerenciales en emprendedores de ese sector en 19 municipios, lo que ha beneficiado a 210 empresarios, así como dar asistencia técnica para diseñar y gestionar de manera oportuna, eficiente y efectiva las empresas, entre otros.

De esta forma, un año más tarde comenzó a hacer énfasis en el ballet y desde entonces la academia Mónica Maldonado "es una escuela de formación integral en la cual se transforma vidas a través del arte".

A pesar de ese giro de 180 grados, la empresaria reconoce que "a veces es difícil trabajar en Valledupar porque tenemos que demostrar que lo cultural va más allá de la caja, guacharaca y acordeón".

"Hay una disciplina que se llama ballet y gimnasia rítmica con niñas que ya están para competencias nacionales, y también abrí un programa que se llama 'baby ballet' y con él me fui dando cuenta que podíamos transformar vidas porque nos llegaban niñas con casos clínicos que con el ballet lograron grandes avances", precisa.

Con 90 niñas matriculadas y con expectativas de expansión, Maldonado espera en marzo tener 150 estudiantes y una nueva sede en la población de San Juan del Cesar, en el departamento de La Guajira, fronterizo con Venezuela.

El viceministro de la Creatividad y la Economía Naranja, Felipe Buitrago, dijo que espera que con el apoyo del Gobierno al sector creativo se generen unos 45.000 empleos al cierre de este año, teniendo en cuenta que la cifra de creación de "empresas naranja" es superior a las de otros sectores.

Por su parte, la directora de Inversionistas Sociales de Interactuar, Patricia Fuel, afirmó que con este tipo de proyectos si bien se maneja el concepto de desarrollo empresarial, hay una línea de profundización para acompañar a los emprendedores del sector creativo y cultural.