Temas Especiales

18 de Sep de 2020

Cultura

Panalandia se toma Penonomé

En su séptima versión, el festival de cine de bajos recursos decidió acercarse más a otras realidades del país y ofrecerá su programa de actividades, incluyendo la Escuelita de Cine Pobre, en la provincia de Coclé

Las proyecciones de obras se llevan a cabo al aire libre, en un ambiente veraniego.Cedidas

El festival de Cine Pobre, Panalandia, celebra del 5 al 8 de febrero su séptima edición. Y este año, son varios los cambios, aunque el más significativo es el de sede. Los interesados en las producciones de bajos recursos se reunirán en la ciudad de Penonomé para discutir, compartir, observar y, sobre todo, aprender más sobre esta valiosa herramienta de comunicación de ideas.

“Nos parecía que habíamos logrado trabajar con cierto público en Panamá, que ha cambiado su perspectiva sobre el cine panameño, sentimos que había cada vez más llamados del interior del país par que fuéramos, y el festival se venía haciendo de manera pequeñita en Penonomé, Chiriquí y Colón. Vimos cual de estas localidades tenía más fuerza, cual es la que mayor crecimiento ha tenido a través de los años y era Penonomé”, explica Said Isaac, unod e los organizadores de este evento.

En términos de centralidad, Penonomé también resultaba la propuesta más adecuada como punto de encuentro para “cineastas con otras realidades alejadas de la capital”. “Tomamos la decisión para acercarnos a esos otros públicos, a personas que tal vez no han tenido la oportunidad de tener esta herramienta del audiovisual en sus manos para contar las cosas que son necesarias y por eso, ese acercamiento al interior, parra conectarnos con otros públicos y también para descentralizar el cine nacional que se ha concentrado en la capital”, agrega el cienasta.

Equipo organizador y colaboradores de Panalandia

Para esta séptima edición, los cambios más evidentes en el programa están en los espacios de formación. “Este año creamos un espacio llamado “Escuelita de cine pobre”, con miras a que sea un espacio de reflexión porque vemos que en las películas panameñas nos falta un poco más de reflexión sobre lo que estamos contando y cómo lo vamos a contar, cómo lo vamos a reflejar en un audiovisual, entonces queremos llevar a la persona a eso exactamente”, destaca Isaac.

La intención es hacer al participante reflexionar sobre el tipo de cine que se quiere hacer, cómo se va a hacer, con qué herramientas, y lo más importante, “cómo lo podemos contar como panameños, sin la necesidad de imitar cinematografías de otras latitudes.

En la escuelita participarán treinta personas becadas, provenientes de distintas partes del país, incluyendo Chiriquí, Bocas del Toro y Darién. Se han inscrito además unas 50 personas.

Con sillas banquillos o petates, los asistentes disfrutan de las proyecciónes

“El plan es conformar una organización, red o coordinación ente todas las personas que estamos interesadas en seguir desarrollando este cine, que sí, es hecho con bajo presupuesto pero también tiene una mirada social”, afirma Isaac.

Participarán como talleristas el guatemalteco Elías Jiménez, fundador de Casa Comal y fundador del Festival Icaro de Centroamérica. Jiménez formará parte del jurado del festival y compartirá desde la escuelita sus experiencias en la creación del festival y ofreciendo su perspectiva de un cine propio, centroamericano.

Participarán también cineastas como Enrique Pérez, Rodrigo Quintero Araúz, Isabela Gálvez y Nyra Soberón que presentarán distintas ponencias y microtalleres para los participantes.

Se ofrecen talleres y conferencias para mejorar el nivel de las producciones

Se suma al programa la muestra de los filmes de competencia y la tradicional área de la Vereda Tropical en la que artesanos y pequeños emprendedores ofrecen sus productos y se presentan agrupaciones musicales.

Entre Panamá y el resto de Centroamérica se presentarán a competencia unas 57 obras.

Aunque el número de piezas ha ido incrementándose con el año, comenta el organizador que el filtro de las obras a presentarse ha sido más fino.

“Queremos que la gente piense un poco más lo que van a presentar en Panalandia. Está bien que son obras de bajo presupuesto, pero queremos que haya cierta profundidad en los trabajos y que sea un cine que de verdad, como decimos, mire para adentro en nuestra sociedad y nos ayude a analizarnos”, reflexiona Isaac.

El mayor logro de este festival, en sus años de existencia es, de acuerdo con Said Isaac, “la apreciación del cine nacional. Cuando una persona conoce Panalandia tiene una mirada totalmente distinta de lo que es hacer cine aquí y de lo que los cineastas estamos tratando de contar. Antes, cuando les hablabas a la gente sobre cine panameño, muchas personas te decían no lo conozco, o no me gustó. Era una apreciación negativa. Hemos trabajado bastante en eso y pienso que eso ayuda, a la industria del cine, además , claro, de los espacios de formación que han dado un empujón a bastante s proyectos audiovisuales y a personas que quizá ahora no se pensaban en el mundo audiovisual y gracias a Panalandia incursionaron en él. Un gran ejemplo de ello es Martanoemí Noriega, una artista gráfica que ahora está haciendo animación. Como este, hay distintos ejemplos y es un logro que nos enorgullece”, asegura.

Los organizadores esperan tener un público de más de 200 personas por noche a este evento que se llevará a cabo en el Museo Hermanos Arias Madrid, mientras que Las actividades educativas se ofrecerán en el Centro pablo VI a un costado del museo.