Temas Especiales

13 de Aug de 2020

Cultura

Temores e histerias colectivas durante epidemias y pandemias

El Covid-19 fue detectado a principios de 2020, y con velocidad se ha expandido a diversas naciones del globo, causando ansiedad e incomodidad social. Tras ser catalogado como 'pandemia' por la OMS, se hacen imprescindibles las medidas para obtener paz. Mantener el autocontrol ante estos escenarios es crucial, sugieren los expertos

Desde la antigüedad, en la historia humana las enfermedades han azotado la estabilidad de las naciones, tanto en el ámbito de salud, como en la economía o la política, demostrando la fragilidad de la mente humana y creando el temor colectivo que se propaga con mayor facilidad que los virus o las bacterias que se combaten con remedios médicos.

El miedo colectivo debilita la confianza de la población en las autoridades, creando ambientes tensos e impulsivos.Shutterstock

¿Qué causa el terror colectivo al ser anunciados casos de epidemias? En palabras de diversos expertos, la incertidumbre y la desinformación son los principales acusados de incrementar el índice de miedo en la población. “No es más que un fenómeno socio-psicológico en un gran número de personas”, expresó la socióloga Ana Lemos a La Estrella de Panamá; “por más información que reciba la población, el temor va a aumentar por presencia del coronavirus, es un hecho”.

Pese a que el Covid-19 ha estado en las primeras planas de los periódicos más importantes del mundo y se le ha dado un seguimiento crítico, la mayoría de los ciudadanos ha demostrado desconfianza en las autoridades. “La población piensa que se oculta información, y esto afecta la estabilidad emocional, social y hasta cultural de las personas”, afirmó Lemos. “Se encierran y transmiten sus preocupaciones a sus hijos, padres y cónyuges, lo que a largo plazo podría 'contagiar' y causar daños psicológicos, más que el mismo virus”. añade.

“No se debe permitir el desabastecimiento de insumos necesarios. Los pobladores deben ser conscientes y promover la solidaridad en estos momentos”.

JOSÉ LASSO
SOCIÓLOGO

La intromisión del coronavirus a la cotidianidad de países en todo el globo ha causado un esparcimiento aún mayor que con casos anteriores como el virus de la influenza H1N1, el ébola o el síndrome respiratorio agudo grave (SARS), pese a que este último tiene un 80% de similitudes con el Covid-19, según informes del Centro Nacional de Datos Genómicos de China (NGDC, por sus siglas en inglés). “Es la primera vez que se nota un estado crítico en la vida diaria de los panameños, pues un nivel de temor masivo tan alto como el actual no se había vivido en casos anteriores”, explicó el catedrático en sociología José Lasso. “La reacción social en su momento fue menor, pero en el estado actual es imprescindible combatir el temor con la información verídica y verificada”, dijo.

Se llevan a cabo esfuerzos mundiales por hallar una vacuna efectiva.Shutterstock

En el brote de H1N1, en 2009, la tasa de propagación registrada rondaba el 1,3% y su mortalidad al principio era de un 0,4%, cuando en informes actuales de organizaciones médicas el Covid-19 presenta más de 2.200 muertes (2,8%) en países afectados. Esto determina siete veces más defunciones que en la pandemia de hace una década.

En cuanto a medidas que se deberán acoplar al estilo de vida cotidiano de los ciudadanos, Lemos señaló que lo más “sano” es “prevenir el reenvío de mensajes, videos o cadenas de textos encontrados en las redes sociales” e insta a “guiarse únicamente por las autoridades competentes y profesionales capacitados para dar mensajes a la población”. Si es necesario salir de casa, “se deben tomar las medidas que dicen las autoridades para protegerse uno mismo y a su familia”.

“Los medios de comunicación juegan un rol muy importante en este momento de incertidumbre y corrientes de dudas, porque deben aclarar lo más posible la información presentada”, puntualizó la experta, “así como los psicólogos, sociólogos, trabajadores sociales y profesionales de la salud deben velar por calmar la ansiedad masiva que presenta el país. Se debe resaltar que, si a nivel mundial se han comunicado las defunciones, las autoridades deben explicar las recuperaciones de salud en cifras claras de ambas posturas para no caer en el fatalismo”.

China ha comenzado a dar de alta a cientos de afectados.Shutterstock

Lasso apuntó que mientras el mundo espera por la creación de una vacuna que logra mitigar la proliferación del virus, “la falta de medicina y cura para el Covid-19 es un factor clave en el aumento del miedo colectivo en todos los países, no solo en Panamá”. Y las consecuencias de que el coronavirus se extienda a más rincones del globo sin un plan de contingencia médica “puede resultar en lo que ya estamos viviendo: cambios importantes en la economía y la educación. Panamá va a ser golpeada por estas situaciones transicionales, pero se debe llamar a la paciencia, la tolerancia, el ahorro en todos los ámbitos, y la preparación moderada en el hogar”, agregó.

“En los próximos meses la economía va a sufrir una transformación importante que vamos a sentir de manera nacional, por lo que se debe apoyar en el conocimiento”, destacó Lemos. “El profesionalismo multidisciplinario es ahora más necesario que nunca”, aseguró.

“El nivel de prevención y precaución que se ha establecido es mucho mayor en epidemias anteriores como el SARS, la ciudadanía está acoplándose a las reglas de las autoridades como el Minsa y fortaleciendo los comportamientos saludables en espacios públicos y privados”, indicó el sociólogo.

El autocontrol es otra de las medidas que sugieren los expertos. “No se debe permitir el desabastecimiento de insumos necesarios por la 'exageración' de un mal que no ha llegado a un extremo inevitable en el país. Los pobladores deben ser conscientes y promover la solidaridad en estos momentos”, enfatizó Lasso.

Panamá ha suspendido actividades masivas para prevenir el contagio.Shutterstock

En medio de una sociedad en alerta constante –dada la clafisicación del Covid-19 como 'pandemia' por la Organización Mundial de la Salud (OMS) este miércoles–, lograr un acuerdo social para reducir las afectaciones de los hábitos de consumo es un método a considerar, según explicó Lasso: “El coronavirus ha cambiado los hábitos de consumo de la población mundial, lo que influye como efecto dominó en el comercio y la economía nacional”. Asimismo, sostuvo que el Gobierno “debe instar a planes de acción que velen por la paz social y la cooperación, ramas clave para crear una red de protección nacional para afrontar la llegada de turistas y locales desde otras naciones, sin limitarse en la inversión médica profesional”.