Temas Especiales

10 de Jul de 2020

Cultura

El Snoopy que todos tenemos

Este personaje es un soñador; sobre su casa, los cimientos que ayudaron a forjar quién es, visualiza todos sus horizontes y aventuras

¡Estoy más que feliz por compartirles que este es mi artículo número 100!

Soopy es legítimo, no hay doble vida ni caretasPixabay

Parto por agradecer a medios impresos locales, portales internacionales como LatinSpots, Advertising Age y Revista Pauta por confiar en mi pluma que, emborrachada de tinta y cargada de sueños e ideas, trata de hacer un mundo diferente al actual.

También debo dar gracias a periodistas como Glenda Umaña e Ismael Cala, quienes han publicado en sus blogs, revistas virtuales y redes sociales otra buena tanda de pensamientos plasmados en las páginas que alguna vez fueron espacios blancos... Muy en especial a la periodista Yandira Núñez, que semana tras semana permite compartir mis ideas en La Estrella de Panamá y tanto local, como internacionalmente, ya he compartido con miles de lectores más o menos 60 trabajos.

Dicho lo dicho, vamos a pasar unos minutos filosóficos con mi segundo personaje favorito, Snoopy, y sus conceptos de vida que me dejó como legado.

La prestigiosa marca de relojes Omega tiene como mascotita a este perrito, y lo puso como ícono en su edición limitada Speedmaster Apollo XIII junto a inscripciones altamente inspiradoras como: “¿Qué puedes hacer en 14 segundos?” o “fallar no es una opción”. Esto lo hizo para exaltar los actos de coraje y valentía que mostraron no solo los astronautas, sino también todo el equipo que enfrentó por casi una semana unos de los momentos más tensos de la historia de la ciencia y humanidad con la misión llamada “Un fracaso exitoso”.

Así como expliqué una vez que mi personaje favorito es el Coyote, recién me preguntaron, ¿por qué lo es también Snoopy? Bueno aquí va la razón: Snoopy es un soñador; sobre su casa, los cimientos que ayudaron a forjar quién es, visualiza sus horizontes y aventuras.

Muchos de sus sueños se hacen realidad. Un día es aviador, el gran Barón Rojo (as de la aviación de la Primera Guerra Mundial) y lo hace porque, para él, la vida es una batalla continúa donde si te descuidas, te tumban.

Otro día Snoopy es un escritor o músico. Sentado heroicamente sobre su techo de dos agujas, este perrito schulziano, que nació el 4 de octubre del 50 por Charles Schulz, sufre a mares y vive con pasión cada acto, escena o fuga melódica porque es su puente para vivir miles de aventuras, conocer culturas, mostrar chispas de su intelectualidad al mundo, por algo suele iniciar sus obras con: “Era una noche oscura y la lluvia caía sobre el mundo” fragmento sacado de Los últimos días de Pompeya del autor Edward George Lytton.

De esta forma el perrito beagle intenta escribir sobre la realidad, no como es, sino como él quiere que sea mientras su inseparable amigo amarillo Woodstock, exclama con signos de admiración su falta de atención hacia él... ¡Es un soñador creativo!

En el interior de su casa guarda un montón de artículos valiosos que van desde mesas de billar hasta cuadros de Van Gogh, por cierto, mi pintor favorito.

Snoopy es legítimo, no hay doble vida ni cara. Por cierto, su nombre viene del inglés snoop que significa curiosear y sí, mi carrera tiene muchísimo de ello; soy diseñador gráfico, vivo de la publicidad con mi empresa y mi herramienta de trabajo más valiosa es la creatividad, la cual se alimenta de la curiosidad.

Junto a su amigo Charlie Brown, ha dejado como legado miles de frases inspiradoras que hacen de esta caricatura una de las más profundas y filosóficas del mundo; puede que Mafalda sea la única que esté a la par de este.

Te comparto algunas de ellas: “En el libro de la vida, las respuestas no están en la contraportada”. “Sé tú mismo, nadie te dirá que lo estás haciendo mal”. “Aprende del ayer, vive para hoy, aspira al mañana, descansa esta tarde”. “La felicidad es cualquier persona y cualquier cosa amada por ti”, o “Querido impuesto sobre la renta, por favor quítenme de su lista de correo”

Este perrito bien puede ser un resumen gráfico de la frase de Coelho: "Cuando deseas algo con intensidad, el mundo conspira a tu favor y te lo regala”.