Temas Especiales

11 de Jul de 2020

Cultura

'Contrario a lo que suele pensarse, la poesía permea a todas las edades'

Salvador Medina Barahona, poeta, ensayista y crítico literario panameño define el valor cultural y social de este género literario. La Unesco proclamó el 21 de marzo como Día Mundial de la Poesía

Una poesía es muy buena cuando es una catarsis o desahogo de sentimientos.Shutterstock

“La solidaridad es consecuencia hecha acción, para el bien, pues solo eso va con la dignidad del ser humano, la solidaridad es amar al otro, porque quien sabe amarse a sí mismo, sabe amar a los demás. Eso simplemente… eso... es la solidaridad” (Asoreth Becsi).

“Nadie sabe con exactitud qué es la poesía pero me aventuro a decir que, en su esencia, es un misterio luminoso, que quita y da a la vez, que se esconde y revela en multiplicidad de significados, símbolos y signos. En lo formal, es la manifestación parcial y por escrito (versos) de una verdad incómoda llena de música”, declara Salvador Medina Barahona, poeta, ensayista, profesor de escritura, editor y crítico literario panameño.

Las Naciones Unidas define la poesía como una manifestación de la diversidad en el diálogo, de la libre circulación de las ideas por medio de la palabra, de la creatividad y de la innovación. “La poesía contribuye a la diversidad creativa al cuestionar de manera siempre renovada la forma en que usamos las palabras y nuestros modos de percibir e interpretar la realidad. Merced a sus asociaciones y metáforas y a su gramática singular, el lenguaje poético constituye, sin duda, otra faceta del diálogo entre las culturas”, afirma.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) proclamó el 21 de marzo como Día Mundial de la Poesía.

Medina Barahona , también autor de siete libros de poesía y ganador de varios galardones literarios, considera que “el valor cultural de la poesía está reflejado en la infinita cantidad y variedad de obras publicadas a través de los siglos en la mayor parte de las lenguas y se hace presente cada vez que un lector o grupo de lectores las leen, decodifican y transmiten”.

“Su valor social varía según las épocas: hay periodos donde la gente solo aprecia la punta del iceberg, y otros donde se zambulle para comprobar su enorme magnitud”, sostiene.

“Las Naciones Unidas define la poesía como una manifestación de la 
diversidad en el diálogo, de la libre circulación de las ideas por medio 
de la palabra, de la creatividad y de la innovación”

A lo largo de las décadas, la literatura panameña se ha enriquecido con la pluma de decenas de nacionales que han demostrado su pasión por este género literario. Cada una, de las miles de sus creaciones, contribuyeron a democratizar a la poesía, es decir, los versos o versos narrativos de los poetas hoy recorren calles, recintos universitarios, centros escolares, parques, bibliotecas y hasta en la intimidad del hogar tienen presencia.

Según la literatura universal, en tiempos antiguos las clases altas eran las privilegiadas al conocer y plasmar en versos la belleza y complejidad del amor, naturaleza y todo lo que comprende la humanidad.

Con el tiempo esta realidad cambió y el género, de la misma forma que el pueblo accedía a la cultura y a una educación, fue llegando a un público y lectores mucho más amplios.

“Contrario a lo que suele pensarse, la poesía permea a todas las edades: niños, adolescentes, adultos; y no solo se le reconoce en todos los grupos etarios, sino que se le cultiva (lectura y escritura) activamente, con mayor o menor esfuerzo y talento”, indica Medina Barahona, promotor de la cultura panameña.

La expresión de los sentimientos por medio de la palabra, escrita u oralmente transmite sensaciones desde tristeza, alegría, nostalgia hasta patriotismo.

“Oh Patria tan pequeña, tendida sobre un istmo donde es más claro el cielo y es más brillante el sol, en mi resuena toda tu música, lo mismo que el mar en la pequeña celda del caracol”, perpetuó Ricardo Miró en los corazones de la nacionales. Un ejemplo de los cientos que demuestran el valor e influencia de estas letras en la sociedad.

Para muchas personas una poesía es muy buena cuando es una catarsis o desahogo de sentimientos, si no logra estos efectos podría ser calificada de manera no excelente, sin embargo “si buscas donde debes, siempre hallarás obras maravillosas”, zanja Medina Barahona.