Temas Especiales

09 de Jul de 2020

Cultura

Los municipios serán piezas clave en la postcuarentena

Panamá comenzó su proceso de descentralización hace muy poco, así que, por ahora, muchas de las capacidades y beneficios de estos núcleos administrativos no se perciben

Cuando vemos las noticias internacionales, es común ver al alcalde de París o a la alcaldesa de Bogotá tomando decisiones relacionadas con las políticas públicas en esta pandemia.

Ya en el mundo es claro que son los gobernantes locales los que tienen más cerca a los ciudadanos, y quienes pueden ejecutar de manera más expedita cualquier política pública.

Panamá comenzó su proceso de descentralización hace muy poco, así que aún muchas de las capacidades y beneficios de estos núcleos administrativos no se perciben. Los alcaldes de este periodo tienen el reto de mostrar los alcances de su posición.

Dentro de nuestro laboratorio de innovación abierta (kernelopenilab.org ), el grupo de “gobierno abierto” ha hecho un análisis de los retos que tendrán los municipios en esta crisis: finanzas y esquema impositivo y catastral municipal, problemas de los clusters económicos, personas en riesgo social, problemas de abastecimiento, problemas de ajuste en la planificación municipal y problemas en la articulación y participación ciudadana.

Recuperar la capacidad del país requerirá trabajar en todo estos puntos. En nuestro grupo de trabajo ya hemos estado creando escenarios y estrategias para afrontar estos retos. Lo que a todas luces sale a relucir, es la relevancia de las instancias municipales en el proceso que llevará a Panamá al escenario postcuarentena.

“Si algo debemos tener claro es la gran oportunidad que tienen las autoridades para intentar ideas que hasta hace un par de meses hubiesen parecido demasiado osadas o inalcanzables”.

Siempre ha existido la queja sobre lo centralista que es el país; las personas que viven fuera de la capital, sienten que se podría generar mucho más desarrollo y bienestar si se tomase en cuenta la vocación de cada región y las posibilidades de generar dinámicas propias. En los próximos meses esto no solo será una buena idea, será casi mandatorio, pues necesitamos lograr que los ecosistemas productivos de cada comunidad se activen de la manera más rápida y eficiente posible.

Vamos a necesitar alcaldes y alcaldesas con visión, que no teman a la innovación y que sean capaces de asumir las competencias que la situación les está poniendo a su alcance.

Solo creando opciones nuevas, estando claros de que la situación requiere salirse del molde, podremos sacar adelante al país. Veremos pues, en los próximos meses, a las comunidades florecer de nuevo... Es más, veremos comunidades que ya estaban en problemas, surgir por medio de las nuevas estrategias y programas impulsados por sus autoridades locales.

Si algo debemos tener claro es la gran oportunidad que tienen las autoridades para intentar ideas que hasta hace un par de meses hubiesen parecido demasiado osadas o inalcanzables.

Panamá necesita dar un gran salto hacia adelante, y definitivamente los resortes que van impulsar ese salto están ubicados en sus municipios y sus autoridades.