Temas Especiales

24 de Jul de 2021

Cultura

El laberinto de LinkedIn y su rol en el éxito de las relaciones laborales

La plataforma de empleo más grande del mundo puede resultar confusa y distante para quien la emplea por primera vez o para quien busca hacerse notar en un mar de negocios. El experto Guillermo González Pimiento da una vista sencilla y rápida para lograr dominarla

“LinkedIn es un laberinto y no es tan intuitivo como otras plataformas de redes sociales, pero tiene muchos más beneficios para quienes sigan los caminos para explotar sus oportunidades de negocios”, expresó en una conferencia virtual organizada por Plataforma Marketing el experto y asesor, Guillermo González Pimiento.

La plataforma sigue posicionándose como un espacio para visibilizar contenidos profesionales.Pexels

Para quienes hayan comenzando su negocio en medio de la pandemia, o quienes estén luchando por obtener mayor visibilidad y ventas, LinkedIn es la plataforma que ayuda a lograr estas metas, sin embargo, su proceso va más allá de subir fotos y mensajes atrayentes, ya que cuenta con una estrategia de mercadeo incluida que permite “vender sin darse cuenta”, logrando una comunicación más orgánica entre la red de contactos que el usuario posea. “Dentro de la plataforma existen 706 millones de usuarios y más de 30 millones de compañías inscritas, por lo que hay una competitividad clave para los empresarios y negocios independientes”, explicó González.

De estos 706 millones, 700 mil están ubicados en Panamá, pero muchos no conocen todos los beneficios que aporta esta red social para potenciar su marca personal, por lo que González indicó que para llevar a cabo un mejor manejo de su perfil, “deben conocer su marca y sacarla a la luz” a través de la generación de alianzas estratégicas, networking, búsqueda de talento, ascender en la lista de visitas a tu perfil (siendo llamado como consultor, asesor o a dar conferencias por su experiencia) y logrando vender el producto que ofrece.

¿Cómo vender con éxito? Para responder a los nuevos vendedores y negociantes, González creó la 'Metodología C.O.L' ('Consigue tus Objetivos en LinkedIn), la cual sigue ocho pasos sencillos para llevar a cabo una experiencia gratificadora en la plataforma. Esta comienza por plantear un gráfico 'smart', con objetivos que deben ser específicos, medibles, cuantificables y logrables en una ventana de tiempo determinado.

A continuación, el usuario debe tener en cuenta que el cliente “no es diferente a la persona con quien va a conectar y que comprará su producto”, como aseguró el experto. Dependiendo de la naturaleza del negocio, el usuario puede identificar su cliente objetivo, visualizarlo a través de una promesa de valor que consta de lo que el vendedor puede ofrecer y cómo aquello puede ayudar al cliente en sus necesidades. “El cliente está buscando una solución y no debemos caer en 'masajeadores de ego', ya que el objetivo es llegarle a ellos”, comentó.

Así mismo, el usuario debe integrar en su perfil las áreas en las que puede ofrecer ayuda a otros, identificando sus fortalezas para hacerse notable a las visitas de posibles aliados o clientes. “Hay que añadir 'sin necesidad de', porque las personas necesitan entender como clientes lo que pueden recibir y qué requisitos necesitan cubrir”, indicó, “con este punto se debe diagnosticar la presencia actual del perfil del usuario principal, lo que desea obtener y cómo lo logrará”.

Tras cubrir estos elementos de inicio, el usuario deberá profundizar su búsqueda al realizar un estudio de competencia, es decir, investigar qué otros usuarios ofrecen productos similares y cómo podrían afectar su comunicación con posibles clientes. “LinkedIn es un potente buscador y nos puede ayudar a descubrir quiénes están llevando las riendas de una determinada rama o producto que se asemeje al que estamos buscando lanzar al público dentro de la plataforma”, expresó González, “es clave conocer nuestra competencia para comunicar efectivamente nuestras promesas de valor”.

La imagen y el reconocimiento

Una vez cumplidas las bases del perfil, es hora de hacerse notar en medio de millones de empresarios o profesionales que buscan lo mismo que el usuario. “Hacernos notar viene de la mano de tener un buen perfil, que nos presente como quiénes somos y lo que podemos hacer por nuestros clientes, lo que abrirá muchas puertas para alianzas y networking productivo”, enfatizó el exponente.

En la etapa de reconocimiento y generación de confianza es donde el usuario comienza a hacerse visible, generar contenido de valor (ya que, según estadísticas de la plataforma, únicamente el 0,5% de sus usuarios generan contenido semanal) y hacerse reconocido a través de un buen manejo de la mensajería interna de LinkedIn. “Siempre debemos medir lo que hacemos para saber si debemos modificar nuestra estrategia, ya que lo que no se mide no se mejora, y muchas personas caen en una 'parálisis por análisis', lo que significa que al analizar demasiado una decisión no se logra tomarla y nuestra competencia avanza al mismo tiempo que el mercado cambia”.

“Tenemos que hablarle al algoritmo y al cliente, porque al utilizar palabras clave no nos perdemos entre los millones de usuarios”, agregó, “una vez que el algoritmo nos haga visibles para muchas personas, será nuestra oportunidad para dirigirnos a nuestro cliente ideal previamente definido”.

Para esto, González indica que el usuario debe trabajar para aparecer en las primeras búsquedas de Google, sabiendo manejar el SEO (Search Engine Optimization) y posicionarse sin tener que pagar por publicidad. “Nunca es difícil ganarle a alguien en términos de estructura y con la clave de palabras, LinkedIn te recompensa”, anotó, “además, debemos recordar que el visitante de nuestro perfil solo nos da 7 segundos para interesarse en nuestra propuesta, por lo que cada palabra cuenta”.

Como eje del perfil creado, el asesor en mercadeo señaló que “es importante tener una foto que vaya de acuerdo con nuestro negocio”, y que cumpla con los requisitos de ser: actual, auténtica, elegante, por encima del torso, sin distracciones de fondo, rostro visible, mirada fija y a color (evitar fotos en blanco y negro o con filtros de colores). ¿Por qué es importante una buena foto? “Es necesario porque genera empatía en nuestros visitantes, y lograr posicionarnos en su mente como alguien confiable y profesional”, comentó.

Una de las claves es compartir el contenido de valor con comentarios propios que agreguen una nueva perspectiva para sus visitantes. “Existe la tríada del buen contenido en LinkedIn que generalmente ayuda a: generar confianza, credibilidad, y a construir autoridad basada en tu conocimiento y experiencias”, apuntó el especialista, “esto nos ayuda a crear alianzas productivas en nuestro campo de especialización”.

Para generar este contenido de valor se requiere de una investigación constante de lo que los clientes están necesitando o consultando en otras plataformas, para esto González mencionó la página web answerthepublic.com, la cual ayuda al usuario a conocer cuáles son las preguntas más frecuentes en Google y, por ende, surge como una herramienta de información para la estrategia definida. De igual forma, la página web ubersuggest.com presenta el volumen de búsquedas de una palabra clave que puede ser incluida en los contenidos de valor en LinkedIn. “Estas herramientas actúan como un estudio rápido y eficaz para conocer qué quieren las personas y cómo podemos ofrecerlo y posicionarnos, sin necesidad de recurrir a un pago por publicidad”, anotó.

La presencia en distintos foros es imprescindible para un mayor conocimiento de temas frecuentes que pueden figurar como contenido que atraiga mejores resultados y mayores conexiones. “Si se publica únicamente con texto debe contener información de valor, igualmente si se utilizan infografías, videos o imágenes, todo debe dirigirse a ofrecer sorpresas a los seguidores que pueden convertirse en posibles clientes”, agregó el experto.

Con elementos como atención, interés, deseo y acción es posible generar conversaciones y reacciones de los visitantes del perfil, siendo contactos o no, por lo que una mayor cantidad de contenido puede ser compartido de forma orgánica, logrando metas de visualización y alcance masivo. Entre las publicaciones que permite la plataforma se encuentran: texto, imagen, video, pdf, encuestas y artículos; estos últimos son considerados por González, maneras “efectivas” de ser reconocido en el panorama digital, ya que requieren de una mayor atención por parte de los usuarios, lo que despierta su interés en seguir consumiendo dicho contenido.

El uso de este canal con fines laborales y comerciales, debe ser estratégico.Pexels

“Los newsletters, una opción para usuarios de influencia, es una gran herramienta con la que se puede enganchar un volumen de contactos ya que, pese a ser un contenido más amplio, es automatizado y se envía a quienes uno decida incluir en la lista, para así mantenerlos informados y seguir activos en la red social”, comentó.

Embudo de ventas

El 'embudo de ventas' es una herramienta de medición que muestra el poder que posee LinkedIn y cómo los usuarios pueden lograr resultados favorables, según González, lo cual muestra métricas divididas en: reacciones, visualizaciones, comentarios y compartidos. “Esto se une con el día y hora que más le favorezca a los usuarios, ya que la constancia hace más fácil a los usuarios ser encontrados y ayuda a compartir su contenido de valor”, indicó, “cada uno debe hacer prueba y error para conocer su horario y fecha más adecuada para la meta que se plantee”.

La base de contenido se une con el perfilamiento de los contactos actuales y el uso del buscador, lo que permite dar un seguimiento orgánico y dar el poder a la persona de acceder a formar parte de la red del usuario. “Seguir las publicaciones de nuestro cliente ideal es esencial para conseguir un enganche fuerte, comentar en posts estratégicos es el primer paso para hacernos notar, luego enviamos una invitación para conectar en la red lo que abre el camino para enviar información de valor a través de mensajería instantánea y eso nos permitirá brindar las soluciones que el cliente requiere a través de nuestros productos y/o servicios”, explicó González.

Tener una red de contactos robusta no es una tarea sencilla, conlleva tiempo, dedicación y metas alcanzables en un tiempo determinado con cada nueva etapa, sin embargo, al hacerlo de la manera correcta y contando con la metodología que aplica González, es un camino sencillo para conocer el laberinto de LinkedIn, que actualmente es un campo abierto en busca de contenido fresco para sus usuarios, más allá de hojas de vida y búsqueda de empleo.

“Se pueden generar buenos negocios a través de esta plataforma, sin necesidad de publicidad paga, sino con información que agregue valor a tu propuesta y a lo que las demás personas esperan conseguir”, concluyó González, “es cuestión de conocerte, conocer a tu cliente y conocer las oportunidades que presenta LinkedIn para potenciar tu negocio en más de una forma”.