Temas Especiales

29 de Nov de 2020

Cultura

La vida real, un laberinto

'Laberinto de luz y sombra' es el nombre de la colección de cuentos que nos ofrece Enithzabel Castrellón. Un trabajo que casi alcanza 10 años y que lanza en plena pandemia, pues si esta algo nos ha enseñado, es que las cosas no deben posponerse

La vida real, un laberinto

Probablemente usted habrá visto a Enithzabel encarnando algún personaje en el escenario de una sala de teatro, o tal vez leyó su anterior obra, 'Malas costumbres', una colección de 12 cuentos, publicada en 2010. Pues llegó el momento de que su segunda publicación se materializara, sí, 10 años después.

“Este es mi segundo libro de cuentos y la verdad lo vengo trabajando desde hace muchísimo tiempo. Desde que hice esa publicación que se llamó Malas costumbres. Y vengo trabajando y trabajando los cuentos, y uno corrige, cambia, agrega...”, comentó a una nutrida concurrencia que con una inusual puntualidad acudió a la sala virtual donde se realizó la presentación.

“Si les soy sincera, tenía otros planes para este libro, pero llegó la pandemia, y si la pandemia nos ha enseñado una cosa, es que no podemos postergar. Las condiciones de la vida cambian en un segundo”, aseguró.

Luego de dejar claro que un poco fue el destino el que decidió que finalmente la publicación viera la luz –también la sombra–, llegó el espacio para agradecer a todos los presentes por estar allí, cuando “en la peor época, la más confusa, la más complicada, el laberinto abriera sus puertas”.

“La vida es un poco de luz y de sombra, y en nuestro caminar, mientras vivimos va a haber momentos en que nos bañamos de luz y hay otros momentos de total oscuridad”.

La velada continuó con una entrevista en la que el actor Juanxo Villaverde le realizara una entrevista.

“Siempre digo que cuando haces algo por primera vez se te perdonan algunas cosas, porque estás iniciando, es tu primer esfuerzo, pero cuando sigues, ya tienes que exigirte mucho más para que esa segunda incursión sea muchísimo mejor”, contó Castrellón cuando su entrevistador le preguntó ¿por qué 10 años después?

Explica la escritora que hay cuentos que desde la publicación de 'Malas costumbres' empezaron a gestarse, mientras otros son más recientes. Pero cada vez que tomaba el material en sus manos había un cambio que consideraba necesario. “Cada vez corriges, cada vez agregas, quitas, pones, y en eso se fueron casi 10 años. Y llegó la pandemia”, detalla.

Los planes para Laberinto de luz y sombra eran otros, pero Castrellón aprendió con la pandemia “a no posponer los planes porque no sabemos qué puede pasar mañana; el mundo cambió en un segundo y Laberinto decidió que este era su momento de salir”, sostuvo.

Enithzabel CastrellónCedida

Son más de treinta historias, algunas extensas y otras muy cortas, algunas con personajes entrañables, y otros, no tanto.

“Este libro tiene cuentos de muchos temas, pero al final, la sensación que me quedó es que hay personajes que son enternecedores, algunos con los que te vas a poder identificar; otros te van a causar gracia, vas a reír y vas a decir yo he estado en esa situación, pero hay otros personajes detestables, personajes con los que simple y sencillamente no quisiera encontrarme nunca y el tema es que eso es la vida”, analizó. “La vida es un poco de luz y de sombra, y en nuestro caminar, mientras vivimos, va a haber momentos en que nos bañamos de luz y hay otros momentos de total oscuridad. Y eso es lo que quise plasmar con este título”, agregó.

Estos personajes, así como todos los que habitamos el mundo, van andando por sus caminos y tienen momentos muy luminosos y tienen otros muy oscuros.

Pero más allá de la realidad de cada personaje está también el tono en el que se narra la historia.

“Las realidades las puedes contar de distintas formas, y hay veces que las vas a poder digerir sin que te afecten; hay cuentos que yo aspiraría a que provoquen una sonrisa, aunque la situación para el personaje que la está viviendo es trágica”, expuso.

“Cuando soplan los vientos” es uno de esos cuentos, que relata la historia de una mujer divorciada que cuando finalmente piensa que ha superado ese mal trago, se da cuenta de que su exmarido se ha mudado con su nueva esposa al mismo edificio donde ella vive.

Otros relatos exponen temas más difíciles como la violencia doméstica, (“Nunca más”), el abuso de menores o una mala relación familiar.

“Son cosas que están muy presentes en nuestro día a día, situaciones que son un poco más duras de leer, pero que también forman parte de la vida”, aseveró.

Y como en la vida no hay un orden que parezca lógico, sencillamente las situaciones ocurren.

“Los cuentos son independientes uno del otro y podrías abrir el libro en cualquier página o leer primero el que mejor te parezca; lo que traté de hacer es distribuir los cuentos de manera tal, que las emociones vayan en subida y bajada, para que el libro no sea lineal, sino que provoque una variedad de sensaciones”, aseveró.

Y es que, asegura la también actriz, al sentarse a escribir ella no detalla el tipo de relato que quiere hacer. “Yo creo que escribes de cosas que te inspiran, te provocan, y al final, algunos cuentos resultan de una manera o de otra. Ojalá logre [con unos] arrancarle una sonrisa y con otros espero lograr remover algo dentro de uno. ¿para qué? solamente para conectarnos con cosas que están pasando alrededor del mundo, al lado nuestro, que a veces se nos olvida, para que tal vez la próxima vez que nos topemos con un personaje como el del libro, cuando veamos a alguno de esos niños que aparecen en el libro, los jóvenes, esa mujer que no sabe salir de esa relación en la que lleva años, tal vez podamos ser más humanos, más tolerantes, tener más empatía...”, afirmó.

“Pasan tantas cosas alrededor nuestro y a veces somos indolentes de las realidades de otros “El caserón de la 17”, cuento que da inicio a la obra y que refleja la vida de 36 familias que viven en un mismo edificio, muestra que en realidad muchos de los que viven allí ni siquiera se enteran de lo que ocurre tras la puerta de al lado. “Los vecinos no se lo imaginan, y viven allí, uno al lado del otro, y eso nos pasa a todos nosotros”, señaló.

Castrellón espera que este libro provoque a sus lectores llevar la mirada a algunas cosas a las que quizá no prestamos atención y que permita a todos disfrutar y divertirse con alguno de sus cuentos.

“Aspiro a que mientras el lector recorra el laberinto experimente distintas sensaciones, el libro le provoque diferentes reacciones. Hay cuentos que quizá conmuevan, otros que perturben, algunos que den rabia, y ojalá que otros te saquen una sonrisa, y hasta una carcajada. Estoy muy contenta de finalmente abrir las puertas del laberinto, llevo trabajando en estos textos desde hace años, y estoy feliz de escuchar las reacciones de quienes ya se han adentrado en sus vericuetos”, dijo.

Para la escritora, un libro es un portal mágico que te puede llevar a muchos lugares y las historias de Laberinto de luz y sombra no están enmarcadas en ningún lugar específico, por lo que llevarán al lector a cualquier parte del mundo donde igualmente podrán sentirse identificados con las realidades que se presentan.

Más agradecimientos continuaron en la velada, en esta ocasión para Mónica Miguel, encargada de la edición, Edilberto González Trejos, quien acogió a Castrellón en su sello editorial Fiat Lux y a Silvia Fernández de Risco, quien tuvo a cargo la diagramación y el diseño gráfico.

Y por último, pero no menos importante, ¿dónde puede conseguir el libro? Comunicándose con las redes sociales de Enithzabel Castrellón, @enithzabelc en instagram, tik tok, y Enithzabel Castrellón en Facebook. Allí obtendrá información.