05 de Dic de 2021

Cultura

Riccardo Riccardi, músico por casualidad

Aristides Ureña Ramos, maestro de la plástica en Panamá, comparte una entrevista al compositor y artista italiano que se presentará esta noche en el Teatro Nacional, con el estreno mundial de 'Cuestionario'

Riccardo Riccardi, músico por casualidad
El artista, Riccardo Riccardi.riccardoriccardi.com

“Éstro” y “portamento” son palabras italianas llenas de particular significado. Poseer éstro es tener inspiración artística natural, brío dentro de la fantasía y la imaginación, osadía en expresarse apasionadamente. En cambio, portamento es una actitud personal, que se manifiesta en los individuos especialmente cuando se mueven o caminan, demostrándonos una especial elegancia.

Ambos - cuando son llevados por una persona - nos brindan la oportunidad de conocer algo inusual, ya que ninguna de estas dos características se aprenden, debido a que se nace con ellas.

He tenido la oportunidad de encontrar a muchas personas que tienen una u otra de esas cualidades, procurando en mí, una gran simpatía y estima. Riccardo Riccardi es un italiano del centro de Italia, que lleva en su carácter, estas cualidades. El artista, compositor, músico y pintor, Riccardi, hoy nos brinda la oportunidad de compartir una amena tertulia con los lectores de Café Estrella para que viajemos en los meandros de la actualidad europea y apreciemos ese maravilloso mundo. Una ocasión que no debemos dejar pasar. Entonces: ¿Quién es Riccardo Riccardi?

“Una cuestión de honor”, San Miniato 2010

Las antiguas calles medievales de la ciudad de San Miniato son un escenario donde cualquier acto teatral se puede consumar. Así es que, les presento estos dos puntos: Érase una vez, la presentación de un profesor de composición del Conservatorio de Santa Cecilia de Roma, de una particular obra del título bizarro: Una cuestión de honor, donde se mezclaba el teatro a la música. Esa peculiaridad nos dio la curiosidad para presenciar esa obra compuesta por Riccardo Riccardi.

Era el 2010 en San Miniato y aparece por primera vez la imagen del artista compositor, nacido en Rímini en 1954. Lo curioso de este primer encuentro es que desconocía quién era este sorprendente personaje que conducía un particular discurso artístico. Y pierdo sus pasos por muchos años… Aquí dejo los dos puntos abiertos por un momento.

El martes pasado me llega una agradable llamada telefónica del embajador de Italia en Panamá, Massimo Ambrosetti, quien nos brinda la posibilidad de encontrar nuevamente a Ricardo Ricardi… inicia así una amena entrevista con nuestro anfitrión que aquí les presento y cierro mis dos puntos.

Ricardo nace en Rímini, Italia, en una tranquila familia, donde el padre es abogado, su madre, ama de casa, y con sus dos hermanas, pasa su adolescencia en esa tranquila ciudad. El niño Riccardo recuerda su primera obra pictórica y nos confiesa una anécdota personal muy graciosa: “Entre mis primeras obras pictóricas recuerdo la que le hice a mi madre, que era su retrato, pues la obra era al estilo de Pablo Picasso (Málaga 1881-Mougins 1973)”, (risas) continuando: “Provocó muchos comentarios cómicos, de los que el más jugoso era que mi retrato había capturado el parecido de mi mamá”. Una risa acogedora en la cara de Riccardo. “No sabría quién tendría que estar feliz, si mi madre o Picasso”, (carcajadas en toda mi sala).

“La matemática fue mi primer amor”, dice Riccardo. “como también la pintura, por eso siempre sostengo que soy músico por casualidad”, una frase que copio literalmente, porque nos brinda la oportunidad de conocer la modestia y humildad de este maravilloso compositor, que frecuentó el Liceo en Ciencias y Letras, además de ocupar todas las tardes con el estudio de piano en el Liceo Musical de Rímini, con grandes resultados para su futura carrera.

Florencia 1972

“Se me presentó la ocasión de estudiar Arquitectura en Boloña o Florencia y escogí ir a Florencia”. Al oír esto, interrumpo a Riccardo, porque esto significa que él llegó a Florencia en aquellos gratos momentos de la Academia de Bellas Artes de San Marco y el Conservatorio Cherubini, donde Riccardo aprende composición bajo la guía de ilustres personajes como Luigi Zalgemi y Carlos Prosperi. En Florencia, Riccardo además de acudir a la Facultad de Arquitectura, hace sus primeros trabajos pictóricos que bien recuerda: “Cogía hojas de colores, pringándolas con blanco y otros colores, delineando posibles figuras a la manera de Jackson Pollock (Wyoming 1912- Springs N.Y 1956)”. Además de otras obras que recuerda de la experiencia de futurismo italiano y el expresionismo de las vanguardias europeas. Y seguimos hablando de las 400 liras que nos costaba el comedor universitario. No doy tregua a mi interlocutor y pruebo hacerle algunas preguntas a manera de guerrilla, con respuestas rápidas sin pensar, para captar mejor su intimidad y este es el resultado:

¿Frank Zappa?

Positivo.

¿Fellini?

Mentiroso, (carcajadas).

¿Óleo o Acrílico?

Óleo… ¡es obvio¡

¿Ópera, corta o larga?

Mitad-corta.

¿Pianoforte o violín?

Ambos.

¿En silencio o junto a los demás?

Junto a los demás, con mis silencios.

¿Cómo quieres ser recordado?

Lo más tarde posible (carcajadas), ¡no quiero fallecer tan rápido! tengo todavía mucho que hacer, debido a que vive en mí un gran deseo de expresarme. He girado mis cosas negativas a positivas y necesito expresarlas en su totalidad. (Al decir esto una inmensa sonrisa baña todo su rostro).

¿Qué obra pictórica te gusta y de quién?

Todas las obras de Johannes Vermeer (Delft 1632, Delft 1675).

¿Y la pieza musical?

Las Sonata de Giuseppe Doménico Scarlatti (Nápoles 1685, Madrid 1757); las he utilizado en muchos de mis espectáculos.

¿Cuál es la música que se encuentra muy dentro de tu corazón?

El periodo Clásico y Barroco.

¿Quiénes son los intelectuales o pensadores que te ayudan en tus creaciones?

Son muchos, por ejemplo, Friedrich Nietzsche (Lützen 1844, Weimar 1900), utilizado en varias obras mías; las aventuras de Giacomo Girolomo Casanova (Venecia 1725, Duchcov 1798), que también me han ayudado y otros que no logro recordar en este momento.

Riccardo ¿qué le vas a presentar al público panameño esta noche en el Teatro Nacional?

Algo muy especial, un trabajo multidisciplinar (teatro y ópera) del título: 'Cuestionario'. Donde imagino una entrevista (de trabajo) en un escenario futuro; una persona viene entrevistada por una mente artificial… un esfuerzo realizado para Panamá, con reducidos medios, que me brindan la posibilidad de exaltar la colaboración de los talentos panameños, sin renunciar a la ejecución de alto valor experimental y propositivo. Espero el público panameño lo sepa apreciar.

Reflexión a manera de cierre

Esta es una importante ocasión, para apreciar la manera como Riccardo Riccardi teje en un único discurso, un escenario futuro, a través de la integración de los múltiples lenguajes artísticos. De comprender las especificidades que las artes contemporáneas están proponiendo, de valorizar el esfuerzo que la Embajada Italiana en Panamá, con la guía de Massimo Ambrosetti está realizando, de abrirnos a que nuestro país sea el lugar donde artistas puedan presentar la genialidad de sus talentos, donde nuestros teatros locales abracen las excelencias artísticas, para brindar sus tarimas para aquellos intelectuales que nos hablan de desconocidas fronteras. Siempre he sostenido, que la cultura enaltece a las personas y a un país, pero esto resulta cierto, cuando cumple con una regla primordial y esa es sorprendernos, porque esa actitud crea la interrogación en nosotros.

Esta noche los lectores de Café Estrella se vestirán con éstro y caminarán hacia el Teatro Nacional luciendo su portamento… porque, aunque muchos no lo crean, esas características yacen en los nobles corazones de muchos panameños.

Amén.