03 de Dic de 2021

Cultura

Ángel Arcia y el impulso de la educación espacial en Panamá

Utilizar la tecnología espacial para resolver problemas existentes e impulsar la formación en ingeniería aeroespacial para atraer inversión al istmo son algunos de los temas que aborda el ingeniero panameño, recientemente reconocido por la Federación Internacional de Astronáutica

Ángel Arcia y el impulso de la educación espacial en Panamá
Arcia es coordinador regional del Space Generation Advisory Council (SGAC) para la región Norte, Centroamérica y del Caribe.Eduardo Dutary | La Estrella de Panamá

“El poder de la educación es enorme y yo soy muestra de ello. Sin la educación y sin las becas que he obtenido en mi país, jamás hubiera podido llegar hasta donde estoy”, comenta el profesor panameño, Ángel Arcia Gil, oriundo de Santiago, Veraguas, quien fue seleccionado como uno de los 25 Líderes Emergentes Espaciales en todo el mundo por la Federación Internacional de Astronáutica, y viajará a Dubái para representar al país en el congreso más importante de astronáutica, en octubre.

Desde temprana edad, Arcia demostró su pasión por las ciencias y la tecnología. En busca de cristalizar sus sueños, se esforzó y logró ganar el concurso 'LG Quiz', en 2005 que le permitió obtener una beca para estudios de Ingeniería Electrónica en la Universidad Católica Santa María la Antigua (USMA), donde hoy día es profesor e investigador con tres patentes tecnológicas.

Actualmente realiza estudios de investigación doctoral en tecnología aeroespacial en la Universidad de Vigo, España, y en la Universidad de Nottingham en Reino Unido, diseñando constelaciones de nanosatélites para navegación en misiones lunares.

Asimismo, es coordinador regional del Space Generation Advisory Council (SGAC) para la región Norte, Centroamérica y del Caribe, una organización global sin fines de lucro para el soporte del programa de aplicaciones espaciales de las Naciones Unidas que, tiene como objetivo promover iniciativas de índole espacial en estudiantes y profesionales.

A través de SGAC, Arcia ha liderado iniciativas en Panamá y Centroamérica como cursos de introducción a la ingeniería aeroespacial, ha realizado congresos y foros estudiantiles de ciencias espaciales en Panamá, y proyectos de desarrollo de nanosatélites como el Panasat-1 que busca fomentar la cooperación entre estudiantes para desarrollo de tecnología espacial.

En la actualidad, este panameño sigue en la labor promover los temas en materia espacial en el país y la región y continúa en busca de cumplir su mayor anhelo que es “ver a Panamá desde la órbita”.

¿Qué lo llevó a interesarse por la ingeniería aeroespacial?

Desde muy niño mi papá me compraba revistas científicas y recuerdo que una de ellas tenía la imagen de la Tierra, eso despertó en mí la curiosidad de ver cómo se podían tomar esas fotografías desde el espacio exterior. Desde ese momento empecé a interesarme por temas de satélites, veía películas y programas sobre viajes al espacio. De hecho, cuando estaba en primaria, le decía a mis compañeros que quería ser astronauta y creo que quizás ellos me veían como el loco del salón y se reían muchas veces.

¿Se visualiza viajando a la luna?

Sueño con ver a mi país desde la órbita. Ser astronauta es un sueño que todavía no se ha apagado. Pronto vamos a tener bases en la luna como seres humanos. La NASA está volviendo a tener misiones hacia la luna en esta década, donde estará la primera mujer en la luna, esto es parte de lo que se está investigando hoy día, aparte de las condiciones que existirán en el futuro para que haya vida más allá de nuestro planeta.

Es oriundo de Santiago, Veraguas, graduado del Instituto Urracá y ahora dedicado al área de ingeniería electrónica y aeroespacial, ¿para usted cuál es el poder de la educación?

El poder de la educación es enorme y yo soy muestra de ello. Sin la educación, sin las becas que he obtenido en mi país, jamás hubiera podido llegar hasta donde estoy hoy. Creo que la educación es el legado más grande que se le puede dar a una persona, no es la riqueza, sino el intelecto.

Usted fue seleccionado como uno de los 25 Líderes Emergentes Espaciales en todo el mundo por la Federación Internacional de Astronáutica. Cuéntenos sobre ello.

Cada año la Federación Internacional de Astronáutica lanza una convocatoria para que estudiantes y profesionales en todo el mundo muestren lo que han hecho en su país o en la región y a raíz de eso escogen a 25 Líderes Emergentes Espaciales por año y esta es la primera vez que escogen a un panameño. Me he dedicado a hacer una labor ardua en materia de educación especial en Centroamérica y he impulsado la cultura de actividades espaciales en nuestra región. En pocas semanas estaré en Dubái representando a Panamá en el Congreso más importante de astronáutica. Allí expondré tres conferencias, una de ellas es sobre educación espacial en la región; otra es sobre las emisiones de constelaciones de satélites y el objetivo de pequeños satélites en diversas misiones en las universidades donde me encuentro realizando investigaciones.

“Creo que Panamá podría jugar un papel muy importante motivando y creando el ecosistema para hacer empresas pequeñas con lo relacionado al tema espacial e impulsar la utilización de estos servicios porque tenemos el capital, la posición geográfica y la economía de nosotros es estable en la región. Considero que esto podría atraer inversión a nuestro país si realmente nos posicionamos en esta materia”, ÁNGEL ARCIA PROFESOR E INVESTIGADOR

Usted ha manifestado su deseo de promover la industria espacial en Panamá, ¿ve a los jóvenes interesados en prepararse en esta y otras ingenierías?

Estoy satisfecho por el trabajo que he venido haciendo desde hace cinco años, promoviendo actividades y cursos en este tema. En Panamá existe el talento joven y las ganas de aprender astronáutica e ingenierías, solo hay apoyarlo. Entiendo que esta no es una rama prioritaria para el país, lo cual comprendo porque tenemos otras circunstancias actuales que nos hacen mirar hacia temas de salud y logística; sin embargo, en el istmo necesitamos jóvenes que incursionen en este campo, aprendan y aporten a la sociedad.

¿Cuál es el estatus actual del desarrollo de la industria espacial en el país?

En la actualidad se está haciendo un buen trabajo para crear e incentivar esa capacidad en esta área en los estudiantes y jóvenes profesionales. Hay alumnos que en otros países están haciendo carrera de ingeniería espacial que, a futuro podrán contribuir a que Panamá resurja y que podamos crear servicios y profesiones a nivel espacial. Nuestro país por la posición geográfica y al tener el Canal de Panamá pudiera aportar mucho en la parte logística, en temas espaciales no solo colocando satélites en el espacio, sino agarrar las señales que vienen de los satélites que muchas de ellas son libres como el programa Copérnicus de la Unión Europea y utilizarlas para promover actividades como la agricultura de precisión, la telemedicina y la educación. Es decir, todo lo relacionado con tecnología espacial nos ayuda a resolver problemas existentes en nuestra sociedad.

Dice que hay otras áreas de estudio prioridad en el país y menciona que el desarrollo de la tecnología espacial y profesiones en esta área ayudaría al istmo a resolver problemas existentes, ¿cómo vislumbra el empuje a este campo en Panamá?

Estamos en la cuarta era de la industria espacial. La primera empezó cuando el ser humano solo se preguntaba qué había más allá de la Tierra, la segunda se dio con la carrera espacial entre Estados Unidos y la antigua Unión Soviética, la tercera fue con el aumento de la colaboración entre países y agencias y la cuarta se da cuando la empresa privada está hoy invirtiendo para obtener recursos espaciales. Creo que Panamá podría jugar un papel muy importante motivando y creando el ecosistema para hacer empresas pequeñas con lo relacionado al tema espacial e impulsar la utilización de estos servicios porque tenemos el capital, la posición geográfica y la economía de nosotros es estable en la región. Considero que esto podría atraer inversión a nuestro país si realmente nos posicionamos en esta materia.

Es coordinador regional del Space Generation Advisory Council para la región Norte, Centroamérica y del Caribe. ¿Hasta ahora cuántos panameños y estudiantes de la región se han beneficiado de los programas?

El Space Generation Advisory Council es una organización global sin fines de lucro en soporte del programa de aplicaciones espaciales de las Naciones Unidas que tiene como objetivo promover iniciativas de índole espacial en estudiantes y jóvenes profesionales. Esta entidad no gubernamental está presente en más de seis regiones, 150 países y con más de 15,000 profesionales. En nuestro país y en Centroamérica se han dado cursos gratuitos; los jóvenes han podido tener ese contacto con ingenieros y astronautas, esto los motiva mucho más a crear compañías, por ejemplo, hay casos de éxito en otras naciones como Costa Rica y Guatemala, donde los estudiantes ya han creado compañías y países como Singapur se han interesado por esos proyectos. Creo que Panamá, en ese sentido, podría sacar gran provecho. Hay que motivar a la juventud a que no solo reciba educación, sino a que también abra empresas y ofrezca servicios para mejorar el impacto espacial en el territorio nacional.

Durante sus estudios superiores, usted fue parte del diseño de dos misiones de nanosatélites, ¿cómo fue su experiencia?

Viajé a Georgia Tech, Estados Unidos, gracias a la beca Fulbright y a la Senacyt; y fue en Georgia Tech donde tuve mi primera experiencia con tecnología espacial, ahí tuve la oportunidad de crear componentes para mini satélites y hoy día puedo decir que los proyectos en los que he participado han estado orbitando la Tierra.

En su estudio doctoral está diseñando constelaciones de nanosatélites para navegación en misiones lunares. Compártanos los desafíos de esta labor.

Este es un estudio completo que no solo lleva la parte técnica, sino que también implica temas de regulaciones que trata de lo que se requiere para crear una constelación de satélites en la luna para proveer sistemas de navegaciones y comunicación que hoy día es lo tenemos en la Tierra, a través de sistema GPS u otros, pero se está avanzado para que también se implemente en la luna, ese es nuestro próximo paso antes de conquistar Marte. La labor ha sido complicada ya que todo lo he hecho durante mi doctorado y ha sido de manera remota con profesores desde España y Reino Unido; sin embargo, pronto estaré viajando junto a mi familia para hacer una investigación en el sitio, lo cual va a aumentar mi capacidad de producción.

Para culminar, ¿qué mensaje le brinda a los lectores jóvenes para que como usted alcancen sus objetivos?

Que sean constantes y disciplinados. Hoy día hay muchas cosas que les pueden sacar de ese rumbo o de esa meta que quieren alcanzar, por ejemplo, malas amistades, redes sociales y vicios; sé que a esa edad es difícil, pero es primordial mantener el enfoque para lograr los objetivos.