01 de Dic de 2021

Cultura

La censura al 'David' de Miguel Ángel Buonarroti en Dubái

El maestro de la plástica en Panamá plantea que esta discordia ha abierto discusiones en torno a temas que van mas allá de la misma presentación de la estatua

La censura al 'David' de Miguel Ángel Buonarroti en Dubái
'David', de Michelangelo, Florencia.Redes sociales

En estos momentos en los cuales se superan las secuelas de la pandemia en toda Europa, en Italia se levanta la polémica sobre la presencia del 'David' de Miguel Ángel Buonarroti en la Expo Dubái 2020, un evento que inició el pasado 01 de octubre y que se extenderá hasta el 31 de marzo 2023 en esta ciudad de los Emiratos Árabes Unidos.

Para la cita de este año fue escogido como eslogan 'Conectando mentes; creando el futuro', una importante manifestación de que este encuentro sirve como puente del comercio mundial y la exposición universal.

Para aceptar la presencia del David, la dirección de la expo hace algunas “recomendaciones”, siendo el motivo de sus preocupaciones la desnudez del coloso del Renacimiento italiano.

Lo interesante de esta discordia es que ha abierto discusiones entorno a temas que van mas allá de la misma presentación de la estatua en esta importante exposición como: la percepción que las sociedades tienen sobre la desnudez humana, las técnicas en 3D para la reproducción de obras de arte, la historia de los clones artísticos, los derechos de autor, además de haber despertado muchos otros intereses.

En este espacio -abierto en el tiempo- nos permiten entrar en manera cauta a reflexionar sobre dichos temas. Y qué mejor ocasión que Café Estrella para entrar a curiosear las polémicas que han acompañado las obras de Miguel Ángel Buonarroti durante muchos siglos, iniciando desde la controversia actual en ocasión de la Expo Dubái 2020.

“La censura del 'David' de Miguel Ángel en Dubái me parece una decisión hipócrita, y por otro lado, comprensible”, así suenan las palabras del estilista italiano Guillermo Mariotto y continúa diciendo: “En mi opinión, es una forma de respeto a la moral, a los preceptos inmaculados. La desnudez en el mundo árabe es un tabú, una mezcla entre cultura y religión”.

El crítico de arte Bonito Oliva levanta una voz de protesta y declara : “El 'David' es una obra de arte y no debe ser censurado”.

Para David Rampello, director artístico del Pabellón de Italia en la Expo Dubái 2020 declara a los medios de comunicación que: “El 'David', ícono de belleza y perfección, se ubica en el centro del área denominada 'Teatro de la Memoria'. En la cultura actual, confundimos el concepto de memoria con el de archivo. Pero la memoria tiene mucho más, el factor emocional; el 'David', en ese puesto, ofrece de inmediato su mirada a los visitantes, convirtiéndose en el testimonio de la memoria ”.

La estatua que se presenta en Dubái es una replica exacta de la original y ha sido copiada con las ultimas novedades tecnológicas para el calco en 3D. Para ello se necesitó una máquina especial para reproducir un clon perfecto; así, Italia se pone a la a vanguardia en este tipo de soluciones, abriendo así otro tipo de reflexiones sobre los clones artísticos, la originalidad de las obras y los derechos de autor.

A las tantas críticas surgidas por la desnudez del 'David' y su censura, el director Rampello responde: “Respetamos todas las interpretaciones posibles que, como tales, son personales, pero el marco conceptual del corazón del Pabellón es exactamente lo contrario”.

Y continúa: “Una perspectiva introspectiva, excitante y sin precedentes. La estatua descansa dentro del área dedicada a las visitas representativas desde la cual, sin embargo, es visible en su totalidad desde abajo. Este fue el enfoque conceptual, el resto son interpretaciones válidas como tales “.

Cecilie Hollberg, directora del museo florentino en el que se encuentra la estatua del 'David' declara al periódico Adnkronos: “No entraré en los méritos de la controversia y le deseo al Pabellón de Italia el merecido éxito. El 'David' original sigue siendo único y se puede admirar en toda su belleza y perfección exclusivamente en la Galería de la Academia de Florencia”, marcando el concepto de “objeto único” dentro la producción en las artes.

Me resulta obligatorio recordar a nuestros lectores, que el 'David' ubicado en la Plaza de la Señoría (Florencia, Italia) es un clon, motivo que me lleva a iniciar las reflexiones narrando aquellos acontecimientos que más adelante nos ayudarán a comprender momentos de tensiones, que no concluirán con este artículo de hoy.

Desde el 31 de julio al 4 de agosto de 1873 - en cinco días- se trabajó en turnos que iban desde las cuatro hasta las 11 de la mañana (era verano en Florencia y en las tardes hacía mucho calor). Se trasladó el 'David' original y se colocó un clon en su lugar.

El 'David' hizo su entrada triunfal en la Galería de la Academia pasando por un pasaje especialmente abierto en una de las paredes; y desde ese momento nunca más se ha movido.

En 1564, un año después del fin del Concilio de Trento, se decidió la censura de los desnudos “escandalosos” del Juicio Final en la Capilla Sixtina. Por suerte, Miguel Ángel ya estaba muerto, el 18 de febrero de ese mismo año. Y, de nuevo, afortunadamente, había dos copias del fresco realizadas unos años antes, una por Marcelo Venusti (1549) y la otra por Giulio Giovio, clones que quedan para testimoniar los fieles pasajes de las propias manos de Miguel Ángel.

Fue un colaborador y amigo de Miguel Ángel, Daniel da Volterra, quien cubrió la desnudez de las figuras con los famosos “calzones”, por lo que desde entonces se le ha apodado “Braguetones”, (aunque no fue el único en poner los santos en taparrabos, y la censura continuó incluso en los siglos siguientes) y usted pensará: ¡Qué barbaridad!

La mayoría de los taparrabos están pintados al temple sobre el fresco original, que por lo tanto se conserva bajo los retoques. Con una importante excepción: en el caso de Santa Caterina d'Alessandria y San Biagio, Daniele da Volterra destruyó el fresco de Miguel Ángel y reconstruyó las figuras en fresco, pero: ¿cuáles era los motivos?

Basta con mirar los santos pintados por Miguel Ángel y los rehechos por Daniele da Volterra: Santa Caterina estaba completamente desnuda y San Biagio estaba agachado detrás de ella, en una posición muy indecente. No bastaba con cubrir los desnudos con ropa, debido que el problema era otro. A la Santa Virgen solo le fue ahorrada la desnudes de su cuello, cabeza, brazos y rueda del martirio, realizados por Miguel Ángel.

Para San Biagio, la intervención fue mas drástica porque fue completamente reconstruido: ahora ya no está inclinado sobre la Virgen y mira con devoción a Cristo juez. ¿Al diablo los derechos de autor?

La percepción que las sociedades tienen sobre la desnudez ha procurado muchos preconceptos y las contra medidas han resultado ser soluciones fatales.

Por motivos de espacio, seguiremos narrando episodios ocurridos en Europa y algunas leyendas urbanas sobre obras de artistas extranjeros colocadas en Panamá, además de curiosear sobre 'La tamarinda' de Roberto Lewis y los bochornosos atropellos a la obra de Miguel Ángel, todos, en el próximo artículo.

El David clonado se mantendrá en Dubái, seguirán las divergencias y se calentará la polémica; nosotros seguiremos intercambiando informaciones históricas, que nos ayudarán a comprender de manera más lucidas estas situaciones… y sobre todo a formar un criterio propio.

No me queda más que invitarlos para el próximo lunes a nuestro Café Estrella en La Estrella de Panamá.