Temas Especiales

28 de Ene de 2023

Cultura

Musas son más que nueve

Sea el tema que toquemos, las musas han estado presente en cualquier emprendimiento. Es tiempo que ponderemos y respetemos más la posición de la mujer en la historia de la humanidad

Musas son más que nueve
¿Su musa o musas, cuáles son? Musas, son más de nueve en nuestras vidas.Shutterstock

¡Musa! Probablemente usted haya escuchado esta palabra, sobre todo cuando se habla de arte o de una idea que sobresale entre muchas y que vino “de la nada” inspirada por ella, por una musa, pero ¿qué es una musa?.

En la antigua Grecia eran de hecho nueve, las musas eran las hijas de Zeus. Nacieron en noches consecutivas y vivían en el Monte Parnaso, en el templo de Apolo (que es el dios asociado a las artes).

Ellas eran Calíope, Clío, Erato, Euterpe, Melpómene, Polimnia, Talía, Terpsícore y Urania.

Calíope representaba la elocuencia, belleza y poesía épica o heroica, Clío representaba la historia, su función era mantener vivos los actos generosos y los triunfos. Erato, musa de la poesía lírica-amorosa; Euterpe, musa de la música. Melpómene, musa de la tragedia, la tragedia, como el difícil arte que despierta el ingenio y la imaginación. Polimnia, musa de los cantos sagrados y la poesía sacra. Talía, presidía los banquetes y otras festividades otorgando dones de abundancia. Terpsícore, la que deleita en la danza y en la poesía coral y, por último, Urania, musa de la astronomía, poesía didáctica y las ciencias exactas.

Para Picasso eran las Damiselas de Aviñón, para Dalí era su inseparable Gala; para Neruda era su amante María Matilde Urrutia, la cual inspiró una de sus obras más icónicas “Los Versos del Capitán” y así, podríamos hacer una lista larga de ejemplos. ¡musas hay muchas!

Sea el tema que toquemos, las musas han estado presente en cualquier emprendimiento masculino. ¿A qué le suena Santa Ana, Santa María, Niña, Santa Isabel, Nuestra Señora de la Concepción, Santa Rosa; una pequeña lista de los buques más poderosos e históricos de la flota Española que llevaron a miles de hombres a cruzar el charco, a lo impredecible y a lo desconocido.

Hermione, la mujer que siempre encontraba soluciones o inspiraba a Ron y Harry.

Pregunto yo, ¿qué mujer lo inspira a usted? En mi caso está, la Virgen María, mi mamita (abuela), Nora Cedeño (mamá), Santa Teresa de Calcuta, María de los Ángeles (tía), Thelma de Gavarrete, (tía), Judy Meana (gran amiga), Yandira Nuñez (periodista que, semana tras semana cree en mi pluma que gotea tintas cargadas de ideas), Zamira De Ycaza (gran amiga de años) y podría seguir…

También encuentro mucho placer cuando estudio las obras de Frida Calo, Olga Sinclair (mi profesora de arte), Sandra Eleta (fotógrafa panameña), la prosa de Isabel Allende o la poesía de Gabriela Mistral, la magia musical de Erika Ender y, aunque no lo crea, también encontré inspiración de mi profesora de español de 4to. Año la cual me dijo que me dedicara a otra cosa que no fuera escribir; gracias a ella, tengo tres libros, más de 200 artículos publicados, 120 podcasts y obras que aún están en el tintero, todo, porque ella no comprendía, no sabía o no quería trabajar con un adolescente con dislexia, sus palabras fueron un reto que simplemente quise desafiar desde lo más profundo de mi alma.

Es tiempo que ponderemos y respetemos más la posición de la mujer en la historia de la humanidad, ellas han sido grandes poetas, pintoras, políticas, científicas, presidentes, artistas, filósofas, madres y, aunque usted no lo crea, han sido y son el freno para muchos impulsos cargados de testosterona que hubiesen hecho del mundo un lugar más fregado de lo que ya es.

Quien las elija para victimizarlas, o las tipifique como el sexo débil y no como musas, sin duda no tiene cerebro ni para un derrame, ¡dicho así de claro y rápido! Es hora de hacer un alto para la violencia de género, para la falta de equidad y oportunidades. No es posible seguir usando la demeritación como arma. Arma que suele ser la favorita por aquellos cuya autoestima está lastimada y por el piso.

Quiero compartirle amigo lector, las lecciones que he aprendido de grandes mujeres, las cuales cambiaron la historia y, algunas de ellas siguen cambiando.

Coco Chanel, su gran lección para el mundo fue: “De dónde vienes, no determina para dónde vas. La construcción de tu futuro está en tus manos”. Gabrielle Chanel nació en condiciones muy vulnerables. Su padre la abandonó a ella y a sus dos hermanas en un orfanato cuando tenía 12 años, esa fue la última vez que Gabrielle volvió a ver o a saber de él. En el orfanato es donde aprendió a coser, a bordar a mano y a planchar de manera impecable.

J. K. Rowling, su gran lección: “No todos van a ver el gran potencial de tus ideas, pero eso no significa nada, sigue adelante”. Una vez tenía su obra terminada, fueron 12 editoriales las que la rechazaron. ¿Alguna vez ha tirado la toalla luego de que 1, 2 o 3 personas rechazan su idea? J. K. Rowling nos demuestra con su historia de convicción por su trabajo, que no hay un número determinado para dejar de insistir, el éxito requiere de perseverancia guiada de visión y convicción.

Margaret Thatcher, apodada la dama de hierro. “No demuestres nada a nadie, solo actúa”. Una de sus frases célebres es: “Si tienes que decirle a alguien lo poderoso que eres, es que en realidad no lo eres”. ¿Su gran lección? no tuvo que convencer a nadie, sino trabajar duro en sus ideas.

Ángela Merkel, la negociadora incansable. Los que han tenido la oportunidad de sentarse con ella a negociar aseguran que no se rinde hasta conseguir resultados, nunca abandona una mesa de negociación hasta que saca algo en claro y real y, su grandísima lección: su manera sobria de vivir demuestra que no ha estado en la política para sacarle beneficios personales.

Nuevamente pregunto: ¿Su musa o musas, cuáles son? Que no lo agarre un día más sin hacer una lista, porque al hacerlo se dará cuenta que, musas, son más de nueve en nuestras vidas.