Temas Especiales

19 de May de 2022

Cultura

El saber es poder: Fundación Valórate

Tuve la oportunidad de conocer la labor de la fundación que apoya a los niños con Trastorno Déficit de Atención con o sin Hiperactividad TDA-H. Aquí mi experiencia donde aprendí mucho sobre esta población

El saber es poder: Fundación Valórate
La Fundación Valórate apoya a los niños con Trastorno Déficit de Atención con o sin Hiperactividad TDA-H.Valeria López

Hace unas semanas hice una pasantía en la Fundación Valórate. Cuando llegué no sabía mucho de qué se trataba el ADD ni el ADHD, pero con la ayuda de los psicólogos aprendí los conceptos básicos y cómo ayudar a los niños que sufren de este trastorno mental por eso hoy quiero compartir mi experiencia con ustedes.

Mi trabajo consistía en apoyar a la psicopedagoga que enseña lectoescritura y a los psicólogos en las actividades al aire libre. Durante las dos semanas que pasé yendo como apoyo pude ver los diferentes comportamientos de los niños y cómo se desarrollaban en las distintas actividades.

El ADD es el trastorno por déficit de atención, mientras que el ADHD es el trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Trabajar con niños que sufren de trastornos por el neurodesarrollo no fue fácil, requiere una cantidad de paciencia muy grande, pero como dice mi abuelita, nada bueno viene fácil. Junto a los psicólogos aprendí cómo leer las señales que muestran los niños y cómo tratar con ellos para mejorar su autocontrol y concentración.

Para reconocer el ADD y ADHD en niños hay que prestar atención a sus acciones cuando realizan actividades diarias como tareas de la escuela y escuchar al hablar con ellos.

¿Se desconcentra rápido? ¿De verdad escucha o solo oye? Estos detalles son los que pueden ayudar a reconocer estos trastornos; de todas maneras, para diagnosticar hay que ir directamente con un psicólogo certificado.

Es muy importante que al trabajar con niños que sufren de esto recordemos que la diversión forma gran parte del aprendizaje. Para practicar el autocontrol tuvimos sesiones de juegos como carreras de saco de papa, búsquedas del tesoro, descifrando acertijos, y autocontrol al momento de atrapar un objeto. Este último juego me llamó mucho la atención, ya que fue una actividad que retó mis habilidades; consiste en situarse en un círculo e ir lanzando una pelota, si alguno de los jugadores se mueve cuando la pelota no va en dirección a él, pierde y sale del círculo.

También tuvimos talleres para trabajar destrezas como la agilidad y la atención; los chicos rotaron en grupos para completar distintas actividades como mantener una conversación y atravesar un campo de obstáculos.

En el curso de lectoescritura, trabajamos con los niños en su comprensión lectora.

Mi actividad favorita de este proceso fue retar a los niños a encontrar un objeto en el salón con cada letra del abecedario, estas palabras las iban anotando en orden en su hoja. Para fin de curso de verano hicimos piñatas con los grandes para que llevaran a sus casas y armamos cometas con los niños pequeños para que volaran el último día. Ambas actividades ayudaron a los niños a trabajar en su coordinación viso motriz, la habilidad de trabajar con precisión usando ojos, manos y dedos. Esta coordinación también se puede trabajar cortando papeles, haciendo origami y pegando imágenes.

Albert Einstein una vez dijo, “Todo el mundo es un genio. Pero si juzgas a un pez por su habilidad para trepar a un árbol, vivirá toda su vida creyendo que es un estúpido”.

Estas dos semanas me enseñaron que los niños que sufren de trastornos son como todos nosotros, tienen la misma capacidad de aprender, pero necesitan otro método para poder llegar al mismo objetivo. Claro esto es un obstáculo que los lleva a ser más fuertes por enfrentarse a ellos día a día. Ellos luchan por aprender, combatiendo su cerebro para poder concentrarse. El que sufre de esto sabe lo difícil que es vivir con ADD o ADHD en un mundo con poca paciencia y muchas distracciones por eso es importante que ellos tengan de un espacio para poder alimentarse de información como lo es la Fundación Valórate.

“Estas dos semanas me enseñaron que los niños que sufren de trastornos son como todos nosotros, tienen la misma capacidad de aprender, pero necesitan otro método para poder llegar al mismo objetivo”