02 de Dic de 2022

Cultura

Nunca es tarde para empezar

Hay una frase muy común que versa: “Nunca es tarde para empezar“. Y es muy seguro que ya la hayas escuchado; muchas personas creen en ella.

Nunca es tarde para empezar
Busquemos siempre luz para inspirarnos, y no simplemente llenar nuestro cerebro de lo ya hecho.Pixabay

Hay una frase muy común que versa: “Nunca es tarde para empezar“. Y es muy seguro que ya la hayas escuchado; muchas personas creen en ella.

Es un dicho repetido por algunas personas que creen que es demasiado tarde para comenzar aquello que siempre desearon, pero por alguna razón no lo hicieron y nunca lo intentaron. Dejaron transcurrir los años, ocupados en otros asuntos “importantes”, para tiempo después darse cuenta de que los años han pasado, y quieren retomar un camino que en algún momento dieron por visto. Suena bastante interesante, ¿no te parece?

Agradece la oportunidad de estar aquí y ahora. Además, a lo largo de tu vida no podrás hacer lo mismo ni serás el mismo siempre. Hay una gran diferencia en lo que puedes hacer con 20 años de edad que con 80. Posponemos lo verdaderamente importante y no aprovechamos nuestras capacidades, ventajas y virtudes que ahora tenemos. A veces, ni siquiera somos conscientes de las posibilidades hasta que ya es demasiado tarde y no hay marcha atrás.

No obstante, vengo a decirte que sí se puede, y siempre tendrás tiempo para reiniciar lo que deseas. Hoy, algunos de los millonarios que dominan el mundo actual empresarial hicieron su fortuna durante su juventud; tal es el caso de Mark Zuckerberg, Bill Gates y Elon Musk, un trío dedicado a la tecnología e innovación y tres de los hombres más ricos del mundo.

Sin embargo, un análisis demuestra que no todos los empresarios alcanzaron su éxito a temprana edad como lo hicieron estas estrellas de los negocios. En promedio, la edad de los fundadores de grandes empresas ronda en los 40-50 años, de quienes te comparto algunos casos:

Henry Ford: Ford empezó su marca de automóviles cuando tenía 45 años. Desde que el modelo T se presentó al público en 1908, ganó popularidad en todo Estados Unidos. Poco después fundó la Ford Motor Company con más diseños y atractivas prácticas de mercadeo para su promoción. En ese entonces revolucionó la industria automotriz, hasta convertir la marca en el conglomerado que es hoy.

Lynda Weinman: A los 40 años, Weinman cofundó su empresa dedicada a la educación en línea; tras su proyecto, LinkedIn la adquirió por $1,5 millón. Antes de obtener jugosas ganancias por su empresa, Lynda se desempeñó como profesora de artes gráficas y experta en informática.

Barack Obama: El expresidente de EE.UU. tomó el puesto de mandatario en 2008 ya con algunos millones en su cuenta bancaria. El político comenzó con su fortuna con $4,6 millones durante su época de escritor, cuando tenía 43 años y publicó el éxito Dreams From My Father.

Chris Gardner: La inspiración para el personaje de Will Smith en la película “En búsqueda de la felicidad”, Chris Gardner, vio llegar sus primeros millones después de los 40 y después de vivir en la precariedad con su hijo en las calles de Estados Unidos. Después de intentar una carrera como doctor y como vendedor de artefactos médicos, logró entrar a un programa de capacitación en EF. Hutton, una empresa dedicada al corretaje de bolsa en San Francisco. Años después de cambiar de empleo dentro del mismo ámbito, el empresario fundó su propia compañía de corretaje en Chicago e inició otras empresas que le dieron millones de dólares en ganancias. Parte de ese dinero ha sido dirigido a causas benéficas y ha ayudado a personas desempleadas y en situación de calle a conseguir mejores oportunidades laborales.

Harland Sanders: Fue la mente detrás de Kentucky Fried Chicken. Fundó la compañía de comida rápida cuando tenía 62 años. Previamente se había dedicado a ser bombero, a vender seguros y a trabajar en estaciones de servicio; en estos lugares fue donde demostró sus habilidades culinarias hasta popularizarse entre los comensales.

Ray Kroc: El fundador de McDonald's llevó al éxito a la cadena después de los 52 años en 1954. La franquicia de comida rápida, actualmente catalogada como una de las más grandes del mundo, es la inspiración resultante del trabajo como vendedor de dispositivos de batidos de Ray Kroc y la colaboración que tuvo con los hermanos Richard y Maurice McDonald para expandir la empresa de Illinois a nivel nacional. Se hizo dueño de la empresa completa en 1961.

Arianna Huffington: A los 55 años, Huffington fundó el medio periodístico The Huffington Post mientras trabajaba como comentarista de política y escritora. Años más tarde de popularizarse y monetizar varios millones, el medio de noticias en línea fue vendido a AOL por $305 millones. Tras la venta de su negocio y la fundación de otras empresas dentro de la misma rama, Arianna suma un patrimonio superior a los $100 millones.

Donald Fisher: El hombre incursionó en los negocios sin mayor experiencia a los 40 años, cuando, junto a su esposa, abrió la primera tienda de ropa The Gap, en San Francisco, a finales de la década de 1969. La ropa y el concepto que ofrecía en ese entonces se puso de moda rápidamente hasta convertirse en una de las cadenas de moda más grandes a nivel internacional.

Por eso, la próxima vez que escuches a un familiar, amigo(a) o compañero(a) de trabajo, decir "ya mi tiempo paso”, compártele esta columna y demuéstrale que “nunca es tarde”. Como dijo una vez el filósofo griego llamado Plutarco: “El cerebro no es un vaso por llenar, sino una lámpara por encender”. Busquemos siempre luz para inspirarnos, y no simplemente llenar nuestro cerebro de lo ya hecho.

Hasta la próxima guerrera, guerrero.