Temas Especiales

11 de Aug de 2020

Destino Estrella

Bremen, una ciudad como sacada de un cuento de hadas

La ciudad al noroeste de Alemania es conocida por su rol en el comercio marítimo, que se representa en los edificios hanseáticos de la Plaza del Mercado

Sin duda, Bremen es una de las ciudades más bonitas de Alemania. Con 570,000 habitantes, Bremen es la segunda ciudad más grande del norte del país, después de Hamburgo.

Bremen, una ciudad como sacada de un cuento de hadasCREDITO CREDITO CREDITO

Es fácil caminar por el centro de esta ciudad que parece sacada de un cuento de hadas. La mayoría de las atracciones turísticas se encuentran en una zona bastante pequeña. Si quieres visitar otros lugares como Botanika, Parque del Rododendro, Museo Focke o Universum debes ir en transporte público.

¿Qué debería ver en Bremen?

Böttcherstraße: “Böttcher” significa barril de madera; aquellos que los construían vivían en esa “straße” o calle, en Bremen. A un lado de la calle se encontraba el río Weser y al otro, el mercado. Los barcos llegaban al puerto y descargaban sus mercancías en barriles que eran los contenedores de la era medieval. Desafortunadamente, el río perdió su caudal y en los 1600 durante la marea baja se podía caminar por el río. Esto causó que se mudara el puerto a Bremerhaven y los constructores de barriles se mudaron donde estaba el negocio.

Según la historia, en 1902 unas señoras quisieron vender su casa. Esperaron por 10 días hasta que pasó el comerciante Ludwig Roselius. Lo atrajeron con un pedazo de pastel y dos horas después él había comprado la casa. Actualmente, la casa del siglo XVI es un museo dedicado a la vida de Ludwig Roselius que contiene su colección de curiosidades y arte. Su padre era dueño de una empresa que distribuía café y murió a los 55 años. El doctor le dijo que era por el veneno en el café y esto le dio la idea de hacer café descafeinado. La cafeína que sacaba se la vendía a las farmacias. Se volvió superrico y para el final de los 1920 ya había comprado todas las casas en la calle.

Bremen, una ciudad como sacada de un cuento de hadasCedida

Glockenspiel

La “calle secreta” de Böttcherstraße está compuesta por un callejón de 330 pies. Ludwig Roselius trabajó con un escultor alemán llamado Bernhard Hoetger para cambiar las fachadas de las casas. Estaba orgulloso de su herencia nórdica y como proponente de su supremacía, era seguidor de Hitler. Dos de las fachadas llevan imágenes de Robinson Crusoe y la ciudad perdida de Atlantis.

Sin embargo, la casa más impresionante es Glockenspiel. Para escuchar una singular música, debes estar en el lugar entre las 12 y las 6 p.m. Treinta campanas hechas de porcelana Meissen están montadas entre los aguilones de la casa. Presta atención a un panel que da vuelta mostrando imágenes de Colón, Leif Erickson y dos famosos exploradores alemanes. El propósito de las campanas era llamar la atención sobre los logros de los exploradores y sus conquistas sobre los nativos que tenían sus caras pintadas de rojo.

Bremen, una ciudad como sacada de un cuento de hadas

La mayor parte de Böttcherstraße fue destruida en 1944 durante la Segunda Guerra Mundial. Hoy es uno de los lugares más turísticos de Bremen, manejado por una fundación.

Bremen Bonbon Manufaktur

En un patio interno de Böttcherstraße vas a encontrar Bremen Bonbon Manufaktur. La tienda inicia con la historia de siete hermanos que eran innovadores por ser perezosos. Frente a la misma, hay una fuente en conmemoración de ellos.

Hacer pastillas a mano es algo que ya casi no existe. Aquellos que visitan este lugar pueden ver cómo se hacen de forma tradicional. El proceso incluye cocinar, jalar y cortar la materia prima. Tienen más de 100 sabores que van desde dulce a agrio. Los colores de las pastillas también varían muchísimo. Puedes probarlas y también comprarlas. Son el regalo perfecto.

Los músicos de Bremen

En 1819, los hermanos Grimm crearon un libro de cuentos de hadas que incluía a los músicos de Bremen. El cuento narra la historia de un burro que ya no podía cargar las bolsas. Escuchó que el granjero estaba planeando deshacerse de él. Decidió escapar a Bremen (que era conocido por ser un sitio libre) para ser músico. Además, convenció a un perro, un gato y un gallo de que lo acompañaran. Como eran viejos y lentos se cansaron en el camino y vieron una casa de una banda de ladrones. Decidieron treparse uno encima del otro para parecer una criatura tenebrosa y asustarlos. Lograron su objetivo y se quedaron con la casa llena de comida. La moraleja de la historia es que es mejor trabajar en equipo y nunca es muy tarde para empezar de nuevo.

Bremen, una ciudad como sacada de un cuento de hadas

Busca la estatua de los músicos de Bremen cuando visites el lugar. Dicen que es buena suerte agarrarle ambas patas al burro y pedir un deseo.

Marktplatz

El mercado de Marktplatz tiene casi mil años, siendo el más viejo en Alemania. Cubre un área de 3,484 metros cuadrados (37,500 pies cuadrados) en una plaza pública. Partes de este mercado datan de los tiempos de Carlomagno. Originalmente tenía una parte junto al río Balge, que es una afluente de Wesse, pero la zona era muy baja para tener edificios.

Realmente empezó a tener importancia cuando construyeron el Ayuntamiento de Bremen entre 1405 y 1410. Habían siete entradas que debían ser transitadas por un vehículo para que las personas pudieran vender sus productos en la plaza. Luego quitaron estas paredes y el mercado continuó hasta mediados del siglo XX que empezó a perder importancia.

Estatua de Rolando

Bremen recibió su estatus de patrimonio de la humanidad por ser “un testimonio excepcional de autonomía y soberanía cívica”. La designación es compartida entre el Ayuntamiento de Bremen y la Estatua de Rolando.

Bremen, una ciudad como sacada de un cuento de hadas

Rolando fue un compañero de Carlomagno que murió en una guerra de la iglesia contra los musulmanes. Su canción se volvió popular en toda Europa. Rolando representaba los derechos libres de las personas en un tiempo donde la iglesia tenía mucho poder, cosa que no era aceptada por la gente de Bremen.

La estatua de Rolando fue puesta en 1404. Es considerada la estatua de Rolando más vieja que aún existe. A través de los años ha sido restaurada y reparada muchas veces, reemplazando parte del material original. Se dice que hay una segunda estatua de Rolando escondida en el Ayuntamiento de Bremen, en caso que deba ser reemplazada.

Catedral de Bremen

Bremen se construyó sobre una duna de arena junto al río. A 11 metros sobre el nivel del mar se construyó la Catedral de Bremen. Escogieron el punto más alto para prevenir las inundaciones. En 782, Carlomagno le encargó al Santo Willehad la tarea de convertir a los residentes. No logró su objetivo y mataron a uno de su delegación. Regresó nuevamente y logró su misión montando la iglesia en 789, convirtiéndose en el primer obispo de Bremen.

La Catedral de Bremen fue dedicada a San Pedro, que es el patrón de la ciudad. Una de sus llaves del cielo se puede ver en todas las banderas. Las partes más antiguas de la estructura actual es la cripta occidental y las bóvedas encima del órgano principal.

Bremen, una ciudad como sacada de un cuento de hadas

Originalmente era una iglesia católica pero se volvió protestante en 1522 cuando la Reforma Protestante llegó al norte de Alemania. La catedral fue manejada por Hannover y Suecia cayendo un poco en el descuido.

El último gran cambio de la Catedral de Bremen fue en la década de 1880. Esto se debe a Franz Schütte, otro empresario, que inventó las cisternas de acero para el petróleo. Antes se transportaba el petróleo en barriles de madera a Alemania. Franz llevó su barco a Estados Unidos y lo llenó de petróleo para regresar a Alemania. Los americanos le tenían miedo; le tiraron bombas a su barco cuando pasaba por debajo del puente de Brooklyn. Junto a Rockefeller fundó la gasolinera ESSO. Era admirador de la catedral de Colonia y quería una similar en su pueblo. Le dijo a los locales que si recaudaban fondos él pondría la otra parte. Subió las torres de la Catedral de Bremen a 100 metros (328 pies) de altura. Puedes subir a la parte de arriba para apreciar hermosas vistas a la ciudad.

Bleikeller

Al salir de la Catedral de Bremen vas a llegar a un patio interno donde encontrarás una cripta subterránea. Para entrar debes pagar un poco más de un euro. 'Bleikeller' significa sótano de plomo en alemán. Originalmente, los techos de la catedral estaban cubiertos con plomo. Como tenían que ser reparados constantemente, guardaban una gran cantidad de plomo en el sótano.

Al final del siglo XVII, se le pidió a Arp Schnitger que hiciera órganos para la iglesia en el sótano. Encontró cajetas que pensó que contenían tesoros, pero jamás se hubiese esperado encontrar ocho momias. Algunas datan de hace 400 años. Puedes ver quiénes eran, ya que cada uno tiene su descripción. Varios eran suecos, incluyendo el último administrador de la catedral y su esposa, aparte de dos soldados.

Schnoor

Al final de nuestro recorrido llegamos al pintoresco barrio de Schnoor. Este laberinto de calles angostas tiene casas de los siglos XV y XVI. 'Schnoor' significa hilo y se cree que el nombre viene del hecho que las casas están pegadas como perlas en un hilo. También era parte de la zona donde los pescadores hacían sogas.

Schnoor no sufrió daños durante la Segunda Guerra Mundial, pero el barrio se deterioró. En 1959 el senado de Bremen decidió invertir en reconstruir el barrio. Los turistas visitan para comprar artesanías y souvenirs. Hay varios cafés y restaurantes, siendo Katzen-Cafe el más famoso.

Hochzeitshaus supuestamente es el hotel más pequeño del mundo. Su nombre significa casa de bodas y está diseñado para lunas de miel. En la Edad Media las parejas necesitaban donde quedarse la noche antes de casarse en la Catedral de Bremen.

¿Has estado en Bremen, en Alemania? Espero que mi artículo pueda ayudarte a planificar tu visita o descubrir cosas nuevas para ver la próxima vez que vayas.