Temas Especiales

27 de Jan de 2021

Familia

Corrija las ‘rabietas’

Los niños pueden ser traviesos, es importante conocer su personalidad y aconductar las malas actitudes de la mejor manera

Corrija las ‘rabietas’
Lo primero que debe hacer es hablar con su hijo, antes de castigarlo.

La familia es una pequeña comunidad en la cual el hombre convive, aprende y crece. Es el lugar donde establecerá sus primeras relaciones y en la cual cultivará y desarrollará su personalidad.

Debido a esos aspectos es muy importante la buena crianza de los hijos y los padres deben ser responsables en este campo.

El psicólogo Fernando Gómez explica que ‘ningún padre quiere que alguien le diga cómo educar a sus hijos, pero antes de eso debe evaluar si su método está siendo viable y si su hijo está formándose de la mejor manera’.

‘No existe un manual del buen padre’ agrega el experto, ‘lo que existen son consejos y reglas para que su hijo no se descarrile y llegue a la rebeldía en la adolescencia y sea más difícil aconductarlos’.

Una de las normas que denomina el psicólogo ‘regla de oro’ es no hacer frente a sus hijo algo que le prohibió hacer. Eso muestra un mal ejemplo, siendo los padres, el principal modelo a seguir.

En otro caso, al momento de corregir a un pequeño lo primero que debe hacer, menciona Gómez, es hablar. ‘Inicie hablando con su hijo al instante que haga algo mal, el pequeño debe saber por qué lo que hizo no es correcto y que esa actitud repercute en su futuro’.

Es normal sentir emociones, si el padre de enoja o se siente frustrado con alguna acción de su hijo es primordial que el castigo no sea en base a lo que siente en el momento, primero debe calmarse, menciona el psicólogo. ‘Si el padre se deja llevar por las emociones el castigo puede transformarse en maltrato y luego viene el remordimiento, por eso debe pensar bien antes de actuar’.

LA FUERZA FÍSICA

Cuando el niño se encuentra envuelto en una rabieta y el hablar no funciona puede entrar la fuerza física, menciona Gómez. ‘En casos donde el pequeño puede lastimarse tirandose al piso o está cerca de algo frágil, una nalgada suave haría la diferencia y pueda que el niño entre en razón bajando su enojo’.

EL REY DE LA CASA

Los padres no deben consentir y decirle sí a todo lo que el niño quiere, corren el riesgo de volverlo malcriado y cuando se enfrente a la sociedad la realidad es otra, aclara Gónzalez.

El psicólogo Juan Martínez agrega que al dejar que el hijo se comporte como si el mundo girara alrededor de él hará que en futuro su comportamiento sea egoísta, narcisista, maleducado y grosero.

Para evitar este comportamiento los padres deben hablar entre ellos y reconocer quién hace ese papel, en ese caso con comprensión y determinación es momento de cambiar la actitud del padre. Luego para que el hijo cambie puede incluirlo en actividades que se necesite el juego en grupo, que exista la posibilidad de perder, en estos casos equipos de deporte es una buena opción.

CUANDO NO HAY REMEDIO

Si las medidas de correción de conducta no son eficientes, si no lograron ser efectivas y se les escapo de las manos su hijo, probablemente en la adolescencia el joven tenga una actitud de rebeldía, agrega González.

En esos casos puede recurrir a un experto, por ejemplo un psicólogo que le ayude a ver al adolescente las consecuencias de su comportamiento y que en la sociedad hay que seguir reglas y que al no seguirlas hay consecuencias graves, además de que no es un niño y que aunque a esa edad parece que fuera invencible, si hace algo mal será castigado, agrega el psicólogo.

Los hijos deben entender que los padres regañan por experiencia y situaciones vividas, he ahí la importancia de crear una buena conducta y comunicación.