Temas Especiales

11 de May de 2021

Farándula

No tan buenos vecinos

‘Buenos vecinos’ es la primera comedia de Stoller sin el padrinazgo de Judd Apatow en la producción, que lo acompañó en sus tres películas anteriores. Estrena hoy en las salas panameñas

Una pareja con una bebé recién nacida se muda a un barrio tranquilo para comenzar una nueva vida en familia. Pero su tranquilidad se termina cuando una fraternidad universitaria alquila la casa de al lado; y con sus fiestas hasta altas horas de la noche, la música a todo volumen, los gritos, las drogas, el sexo y todo lo demás, le recuerda lo que dejaron atrás.

Este es el punto de partida de Buenos Vecinos , la nueva comedia de Nicholas Stoller, y lejos de volver a las películas noventosas de fraternidades estadounidenses, se dedica a reírse de ellas y a centrarse en el choque generacional entre los vecinos.

Los protagónicos acentúan aún más esta línea. Por un lado, Zack Efron, la exfigura de Disney , ahora con unos abdominales sorprendentes, y por el otro el desprolijo pero efectivo panzón treintañero Seth Rogen. Dos actores de distintas generaciones que hubiese sido difícil imaginar juntos hace algunos años.

Ahora, sin embargo, bajo la dirección de Stoller, y más cercanos a la nueva comedia americana de Judd Apatow, con chistes guarros, genitales a la vista y un poco de sentimentalismo, todo parece encajar. Al menos para hacer reír, que es su principal objetivo.

Buenos vecinos es, además, la primera comedia de Stoller sin el padrinazgo de Judd Apatow en la producción, que lo acompañó en sus tres películas anteriores: la desopilante Paso de ti (2008), la rockera Todo sobre mi desmadre (2010) y la dulce y graciosa Eternamente comprometidos (2012). Y el cambio se nota.

Su estilo ahora se fusiona con las comedias más improvisadas de Seth Rogen, que además de protagonista también es el productor de Buenos vecinos y continúa en esta cinta la temática que lo acompañó durante casi toda su filmografía: la dificultad de madurar.

PÁGINA 3D