Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Farándula

Bach, al ritmo de África: homenaje a Schweitzer

‘Lambarena' no interpreta a Bach con ritmos africanos o la música gabonesa à la Bach, sino que entreteje ambas

La música trasciende culturas y fronteras. También el tiempo, porque hace muchos años descubrí este álbum que nunca ha dejado de fascinarme, y al que vuelvo con frecuencia. Fue uno de esos hallazgos fortuitos: leí algo, me atrajo el concepto y me aventuré.

¿Qué podría traer un álbum compuesto por un francés y un africano, que une música de Johann Sebastian Bach y música tradicional de Gabón (Africa Occidental), dedicado al Premio Nobel de la paz, Albert Schweitzer? Desde la primera vez que lo escuché supe que Lambarene era una grabación que especial.

Uniendo los dos elementos integrales del mundo sonoro de Schweitzer, las armonías tradicionales de Bach y las melodías y ritmos de Gabón, su hogar adoptivo (país con más de 40 herencias étnicas), la grabación Lambarena es el trabajo de dos músicos originales y talentosos: Hughes de Courson (compositor y productor francés, quien trabajó la estructura clásica de ‘Lambarena') y Perre Akendengué, reconocido autor, filósofo y guitarrista de Gabón. Además de los grupos musicales de Gabón e intérpretes clásicos franceses, el proyecto contó con músicos de tango y de jazz, como Osvaldo Calo y Tomás Gubitsch, así como los percusionistas Sami Ateba y el gran Naná Vasconcelos para crear y grabar esta joya musical.

Pero Lambarena no interpreta a Bach con ritmos africanos o la música gabonesa ‘à la Bach', sino que entreteje ambas, creando una fascinante fábrica de sonidos que unen voces gabonesas, la música de Bach y los ritmos de la naturaleza africana.

Dos de las piezas más sublimes, ‘Herr, Unser Herrscher' y ‘Bombé', están compuestas sobre la Pasión según San Juan de J.S.Bach. En Bombé , una de las piezas más sublimes, Courzon une los ritmos y melodías de un rito gabonés que celebra el paso a la pubertad, con el coro: 'Ruht wohl, ihr heiligen Gebeine'. El resultado es prodigioso.

Pero: ¿quién fue el ser humano que inspiró esta joya? Un hombre increíble, con una vida novelesca.

EL HOMBRE DETRÁS DE ‘LAMBARENA'

Hijo de un pastor protestante, Albert Schweitzer nació el 14 de enero de 1875 en Kaysersberg, Alsacia (hoy departamento del alto Rin, Francia). Estudió bachillerato en Mulhouse donde se inició en el órgano. Más adelante, estudió filosofía y teología en las Universidades de Estrasburgo, París y Berlín, y órgano en el Conservatorio de París con el reconocido músico de la época , Charles- Marie Widor.

Widor reconoce el talento de su pupilo y lo motiva a profundizar más en la vida y obra del compositor predilecto de Albert: J.S. Bach. El resultado fue el libro J.S. Bach ‘el músico poeta' , publicado en 1905, en el que Schweitzer veía a Bach como un místico religioso y comparaba su capacidad expresiva con las fuerzas cósmicas de la naturaleza.

Pero si bien lo suyo eran las humanidades, el estado del mundo y las necesidades del prójimo lo mueven a tomar la decisión de dedicar su vida en favor de los más necesitados. Llega a sus manos la revista de la Sociedad Misionera de París. Uno de sus artículos destaca la necesidad de médicos para atender a los nativos de África Ecuatorial Francesa, región asolada por el mal del sueño.

Schweitzer siente que ese es el lugar y la gente que lo necesitan. En octubre de 1905, comunica a sus amigos y parientes que ha decidido ir de médico a África Ecuatorial y que va a estudiar medicina. Su decisión es cuestionada por cuantos le conocían, pero no es un hombre que se le disuade con facilidad. Ingresó a la Universidad de Estrasburgo con el firme propósito de graduarse de médico, a pesar de que sus preferencias se encontraban en la música, la predicación y la literatura.

Le costó mucho, pero estaba decidido. Mientras tanto, continuaba trabajando como predicador, enseñando en la universidad e interpretando conciertos de órgano. Se gradúa, contrae matrimonio y, en 1913, él y su esposa, la enfermera Hélène Bresslau, parten para Lambaréné, en Gabón. Allí, con sus propios ahorros, establece un hospital cerca de una misión ya existente.

En 1924, pasada la guerra, regresan a Lambaréné donde el doctor Schweitzer toma a su cargo el cuidado de centenares de leprosos y trata a muchas víctimas de la enfermedad del sueño. Millares de pacientes pasaron por el centro fundado por él.

A lo largo de su vida, la música continúa siendo una parte esencial y, J.S. Bach, su eterno compañero: daba charlas sobre su obra, editaba e interpretaba su música en Europa y África. Como él mismo decía ‘la música es una enfermedad hereditaria e incurable'.

En 1952, Albert Schweitzer fue honrado con el Premio Nobel de la Paz, por su trabajo en Lambaréné y la hermandad de todas las naciones. Murió en 1965, a sus 90 años, en su amada Lambaréné.

Este mes se cumplen 50 años de su muerte. Lambarena: Bach to Africa es, sin lugar a dudas, el homenaje perfecto a la vida y obra de este ser extraordinario, y una verdadera celebración de lo mejor de nuestra humanidad. El CD puede conseguirse en Amazon y algunas piezas están en YouTube.

==========

NOBEL DE LA PAZ

Este mes se cumplen 50 años de la muerte de Albert Schweitzer. ‘Lambarena: Bach to Africa' es, sin lugar a dudas, el homenaje perfecto a la vida y obra de este ser extraordinario, y una verdadera celebración de lo mejor de nuestra humanidad.