Temas Especiales

24 de Feb de 2021

Farándula

Debbie Harry le lanza una pulla a Madonna

La líder de Blondie no ve con buenos ojos la forma en que Madonna se hizo eco de la misma durante su discurso del pasado enero en Washington

Debbie Harry le lanza una pulla a Madonna 
Debbie Harry.

Antes de la aparición de Madonna, la industria de la música ya tenía a otra diva rubia, explosiva y sin pelos en la lengua, como ha tenido a bien recordar a todos ahora Debbie Harry, quien además no parecer haberse formado una opinión demasiado buena de la reina del pop en los últimos tiempos. De hecho, la líder de Blondie no duda en criticar sutilmente el comportamiento del que hizo gala su compañera de profesión en las Marchas de las Mujeres en Washington del pasado enero, cuando aseguró durante un encendido discurso que sentía deseos de "hacer volar por los aires" la Casa Blanca tras el triunfo en las elecciones del actual presidente Donald Trump, un comentario que Debbie ha calificado directamente de "estúpido".

"No me parece que sea necesario comportarse como una imbe**il y decir cosas estúpidas, como que tienes ganas de poner una bomba en la Casa Blanca, pero es cierto que yo misma he comenzado a hablar más sobre asuntos políticos. No soy capaz de conciliar el sueño desde la elección de Trump. Tiene que organizarse algún tipo de residencia, una protesta. Creo que la música va a recuperar por esa misma razón su antigua combatividad", aseguró Debbie en una entrevista al suplemento The Sunday Times.

Lo que sí tienen en común ambas artistas es su obsesión por mantenerse jóvenes sin importar el paso de los años, algo imprescindible -o al menos muy recomendable- según Debbie en una profesión como la suya. En el caso de esta última, la condición de icono sexual con la que tanto a gusto parece seguir sintiéndose Madonna a sus 58 años acabó por convertirse en una pesada carga para ella debido a la presión por estar a la altura de su propia reputación.

"Llegó un momento en que tuve que quitar todos los espejos de mi casa. Me daba la sensación de que me veía a mí misma en todos lados. El mundo le concedió demasiada importancia a mí aspecto físico. Se convirtió en un problema. Pero tengo suerte de haber nacido con este aspecto, ha sido toda una ventaja en el mundo del espectáculo", se sinceró la intérprete de 71 años en la misma conversación.