La Estrella de Panamá
Panamá,25º

16 de Oct de 2019

Farándula

Jennifer Aniston y Justin Theroux se separan: ¿y ahora qué?

La actriz tendría previsto vender de la forma más discreta posible el hogar que había compartido hasta ahora con su ya exmarido en Bel-Air

Jennifer Aniston

Este mismo jueves la noticia de que Jennifer Aniston y Justin Theroux se habían separado discretamente a finales del año pasado, antes de celebrar su tercer aniversario de boda, cogió por sorpresa a todos sus fans.

Pese a que la ya expareja había tenido que hacer frente a un sinfín de rumores -relativos a supuestas crisis o a un posible debut en la paternidad-, nada parecía apuntar en las ultimas semanas a que su historia de amor terminaría de esta forma. Por su parte, los dos intérpretes han insistido en el comunicado público con el que daban a conocer la noticia en que su amistad sobrevive a la ruptura y han prometido mantener el cariño y respeto mutuo que siempre se han profesado no realizando más declaraciones acerca de un tema tan personal.

Sin embargo, las primeras especulaciones acerca de qué caminos seguirán cada uno -por separado, se entiende- no han tardado en surgir, y en el caso de Jennifer parece que sus planes pasarían por vender la casa de Bel Air que el matrimonio había compartido, la misma en la que en agosto de 2015 se dieron el 'sí quiero' frente a un reducido grupo de amigos y familiares.

Varias fuentes han asegurado al portal US Weekly que la vivienda no saldrá en un principio al mercado público, sino que se ofrecerá a un grupo selecto de compradores y, si ninguno de estos se muestra interesado, comenzará a anunciarse de la forma tradicional. Cabe destacar que la intérprete ha encontrado una fuente de ingresos extra en los últimos años precisamente con la compra-venta de inmuebles que adquiere y reforma para luego venderlos con un considerable margen de beneficio.

La antigua protagonista de 'Friends' mostró su impresionante hogar -que adquirió en solitario en 2011- en el último número de la prestigiosa publicación Architectural Digest, a la que confesó que le había supuesto un gran esfuerzo permitir que Justin participara en el proceso creativo para decorarla.