La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Farándula

El espectáculo de salsa caleño Delirio llega por primera vez a Nueva York

Un día la salsa salió de Nueva York para conquistar al mundo y llegó a Cali, por el puerto de Buenaventura, y encontró allí terreno fértil

La Fundación Delirio de un momento de su espectáculo "Delirio" que se presentará en Nueva York el próximo 11 de octubre en el Colden Auditorium del distrito de QueensEFE

Les tomó trece años pero finalmente han llegado a Nueva York, a la cuna de la salsa. El espectáculo de salsa Delirio, que combina música, baile y circo ha llegado desde la colombiana ciudad de Cali para encontrase con las raíces del género que se ha convertido en la pasión de los caleños.

Un día la salsa salió de Nueva York para conquistar al mundo y llegó a Cali, por el puerto de Buenaventura, y encontró allí terreno fértil y, como un buen hijo siempre regresa a casa, Delirio está en esta ciudad para mostrar que vienen del país donde, aseguran, se baila la mejor salsa.

"Cali ha sido un meridiano muy importante (para el género). Para muchos es la capital de la salsa. Hay respeto y compromiso por esa música, que nació de esa mixtura de ritmos, géneros y razas" en Nueva York, dijo a Efe el musicólogo colombiano Richard Yori, que viaja con el grupo.

Deliro, producido por la Fundación Delirio, se presentará en Nueva York el próximo 11 de octubre en el Colden Auditorium del distrito de Queens y al día siguiente en el en el Teatro Ritz en Nueva Jersey.

"Aquí (en Cali) vivimos todo el año en función de la salsa, aquí se ha preservado el género, aquí nunca para la pasión por el baile y la música latina que llaman salsa", afirmó.

"La adoptamos, la heredamos, la cultivamos y la cuidamos... la salsa nunca va a morir", aseguró.

En Cali los niños comienzan a bailar a los cuatro años y ya a los 16 están en el escenario de Delirio, que trabaja con cuatro escuelas de baile de comunidades marginales, comentó por su parte a Efe Andrea Estrada, directora de mercadeo del espectáculo.

Delirio se presenta con 200 artistas bajo una carpa, que es su hogar permanente, en la ciudad de Cali, y ya lo han llevado a 21 países y además del público local, también asisten a la ciudad turistas que viajan allí sólo para verles, comentó Estrada y explica que cada año cambian el contenido de lo que presentan.

Como parte de su programa, tienen un espectáculo para niños.

Ahora, por primera vez están en Nueva York con un grupo de 60 miembros de Delirio, entre músicos y bailarines, 31 canciones, 555 prendas de vestuario y utilería y 400 kilos de escenografía, y según Estrada "es un reto y una responsabilidad" porque están en la hogar de lo que el mundo conoce como salsa.

A Nueva York traen "Ecuación y Descarga", su más reciente espectáculo. "Ecuación significa que somos esa conjunción de lo que somos como espectáculo: salsa, a través de la danza, circo y música en vivo con nuestra orquesta y descarga es esa velocidad del bailarín caleño, su precisión al bailar, que parece como si flotara", señaló.

"Traemos esa energía, esa fuerza, esa acrobacia de la salsa caleña y ese estilo que es nuestro y vamos a mostrarlo. Salsa Cali Style, así se conoce en el mundo", dijo con satisfacción.

Destacó que en muchas ocasiones han viajado como embajadores culturales con la Cancillería colombiana y aunque esta presentación no es el caso, sienten la misma responsabilidad "de llevar la bandera colombiana al mundo y mostrar toda nuestra creatividad, capacidad e imaginación".

Para Andrea Buenaventura Borrero, directora de la Fundación Delirio, llegar a Nueva York "significa un escalón muy importante en sus 13 años de existencia porque esperamos conmocionar a compatriotas y extranjeros de la magia, velocidad y ritmo que proyecta nuestro espectáculo en escena".

"Para nosotros los caleños es un honor y el mismo tiempo un reto enorme poder presentarnos ante, quizás, la audiencia más exigente que hemos tenido, porque Nueva York es una de las capitales mundiales donde se construyeron los cimientos sobre los cuales la salsa se convirtió en un ritmo que viajó por todo el continente americano para quedarse a vivir en nuestros pies", afirmó.