Temas Especiales

13 de Jul de 2020

Farándula

Christian Li, el violinista prodigio de 12 años

El joven músico chino-australiano se coronó como el próximo prodigio de la música clásica tras su rendición de 'Las Cuatro Estaciones' de Vivaldi 

Christian Li
Li es el ganador más joven del Menuhin Competition, la competencia líder del violín en el mundo.Cedida

En Melbourne, Australia, un adolescente ha levantado su nombre al convertirse de "niño normal" a "superestrella" de la música clásica, firmando un contrato con la discográfica Decca Classics, siendo así el artista más joven de la historia de la compañía australiana. Su primera grabación profesional en violín, Fisherman’s Harvest Song (La canción de cosecha del pescador) —una melodía popular tradicional inspirada en la cosecha de los pescadores en el Mar del Sur de China y adaptada por el compositor chino contemporáneo Li Zili— será lanzada bajo el sello de Decca Classics el 22 de mayo de este año.

Li fue el ganador más joven del mayor concurso de violín del mundo, el Menuhin Competition, obteniendo el premio mayor en la categoría junior a los 10 años, tras presentar su rendición de la pieza de Vivaldi, 'Las Cuatro Estaciones', en 2018. El video de su presentación ha recopilado millones de vistas en Youtube, aumentado su visibilidad ante el mundo. 

"Me llamó la atención su habilidad, madurez y maestría musical", dijo la productora ejecutiva de Decca, Helen Lewis al medio The Guardian. "Es sorprendente ser testigo. Por su fisicalidad, se nota que está completamente inmerso en la música. Su interacción y su diálogo silencioso con la orquesta es realmente increíble de ver. Tiene verdadera confianza en el escenario y liderazgo del conjunto".

Más allá de su maestría en el instrumento clásico, Li desarrolló muchas amistades durante su tiempo en el concurso, lo que llamó la atención de Lewis: "Realmente tienes la impresión de que, cuando las luces del escenario están apagadas, él es solo un niño normal. Entonces las luces se encienden y se convierte en una superestrella absoluta", agregó.

Así como el reconocido músico Niccolo Paganini empezó a tocar a los siete años y Maksim Vengérov —uno de los violinistas más famosos en el presente— a los cinco, Li también ha desarrollado su talento desde muy temprana edad, dedicando al menos cuatro horas en días de semana a practicar, y en los fines de semana hasta más de diez horas. 

En 2019, Li hizo debuts aclamados por el público con la Sydney Symphony Orchestra, la Melbourne Symphony Orchestra y la Australian Brandenburg. También dio recitales en el Reino Unido en los festivales internacionales Cheltenham, Harrogate y Gower y actuó en Tel Aviv y Noruega.

Su madre, Katherine Li, considera que su amor por la música proviene de la unión de Li con su abuelo, quien es un melómano apasionado: "Aunque no somos una familia de músicos —soy contadora en ejercicio certificada y mi esposo, George, es ingeniero electrónico—, supongo que Christian heredó el don de su abuelo para la música", dijo al medio The Observer. "Tiene muy buen oído, buena memoria musical y muestra una gran pasión por la música. Realmente reconocimos su habilidad cuando comenzó a estudiar violín a la edad de cinco años. Sus primeros maestros de música estaban constantemente sorprendidos por su talento".

Christian se une a la historia de jóvenes prodigiosos en la música clásica, pero sigue siendo un amante de las películas de Harry Potter y de libros de ciencia ficción. Su rendición de la complicada pieza La Ronde Des Lutins (Danza de los duendes) del compositor y violinista italiano Antonio Bazzini, fue lanzada junto con el anuncio de su firma con la discográfica (y ya se encuentra disponible para obtener). Lewis destacó al medio Music Week que Li logró hacer suya la pieza: “Tiene un logro extraordinario de todas las técnicas y simplemente le infunde luz, color y vitalidad. Eso es lo que lo distingue. Si se compara esa grabación con la larga lista de grandes músicos que grabaron esa pieza, él realmente está a la altura de los mejores".

Christian Li
Christian Li en una presentación de orquesta.Cedida

Para el joven de 12 años, tocar es alegría. Su elección de la pieza The Fisherman’s Harvest Song fue puramente intencional y propia: "Elegí esta pieza porque me conecta con mi herencia china a través de la música. La hermosa melodía en la apertura expresa la fuerte emoción del pescador cuando regresa a su pueblo después de estar en el mar. Me encanta poder expresar esta canción sincera a través de la calidad de canto del violín". "Me encanta tocar frente al público", agregó.