Temas Especiales

08 de May de 2021

Mia Voces Activas

Mairim Solís: 'Las paredes del Gorgas albergan a genios en toda su potencia'

La joven doctora panameña obtuvo este año dos reconocimientos por su valioso aporte en la medicina e investigación de células madre para combatir la covid-19. Hoy nos platica desde su rol de madre y esposa, su visión como científica, del empoderamiento femenino y los legados que desea dejar al país

Mairim Solís Tejada de González, 1987, se considera una persona muy apasionada por su trabajo en el campo de la ciencia y la investigación, con una vocación inagotable al avance de la ciencia. “Descubrí mi 'llamado' a ser científica a los 17 años, cuando quedé fascinada al saber que, a través de la biotecnología se podría idear herramientas biológicas para la cura de enfermedades”, comenta a Mía Voces Activas, la doctora, esposa y madre de cinco. Con un doctorado en filosofía en biotecnología, en la National Cheng Kung University, en Taiwán, relata que “desde entonces, yo estaba muy clara de que necesitaría invertir muchos años de estudios fuera de Panamá, para luego eventualmente regresar a mi país y contribuir con estrategias novedosas en biotecnología para la salud”. Sus estudios se han enfocado en las células madre mesenquimales (MSCs) y en cómo las mismas pueden ejercer efectos antiinflamatorios, anti-apoptóticos, antimicrobianos y pro-angiogénicos con la capacidad de promover la eliminación del líquido bacteriano y alveolar, así como disminuir el daño a las células endoteliales y epiteliales del pulmón. La investigadora ha recibido diversos reconocimientos, entre los que destacan 'Líder latinoamericana en Biotecnología Allbiotech 2018', 'Mujer científica por la Asociación Panameña para el Avance de la Ciencia (Apanac)' y otros premios de excelencia académica. Es miembro del Sistema Nacional de Investigación, en la categoría 'Investigador Nacional I'. Hoy lidera el equipo de científicos en el Departamento de Salud Sexual y Reproductiva del Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud (Icges). Este año, Solís obtuvo el Premio Nacional L'Oréal–Unesco 'Por las mujeres en la ciencia', por su trabajo: 'Potencial terapéutico para covid-19 de células madre mesenquimales derivadas de la placenta de donantes positivas a SARS-CoV-2' y fue condecorada recientemente con la Medalla Dra. Enid Cook de Rodaniche de parte del Club Rotario de Panamá, por su valioso aporte a la medicina y a la investigación de células madre para combatir la covid-19.

Mairim Solís: 'Las paredes del Gorgas albergan a genios en toda su potencia'

Usted es una científica panameña reconocida nacional e internacionalmente. ¿Qué la inspira?

Mi inspiración es nuestra población, que pide a gritos una mejora en las alternativas de salud ante sus enfermedades. Tengo la visión de que la medicina regenerativa y las terapias celulares a través de la investigación en células madre, llegará en un futuro cercano a ser la revolución a la medicina. Al yo ser formada académicamente en un país de primer mundo, sentía ese deber como panameña de regresar a mi país y contribuir con mis conocimientos para que sean accesibles a toda la población. Siempre soñé ser parte del equipo de investigadores del Instituto Gorgas. Mis colegas investigadores en el Gorgas y demás centros de investigación son también mi inspiración. Siempre los veo como mi modelo a seguir, y al ver su alta producción científica me inspiran a seguir adelante con mis proyectos. Siempre he dicho, que las paredes del Gorgas albergan a genios en toda su potencia. Finalmente, mi inspiración son mis hijos. A quienes deseo poder dejarles un camino mejor pavimentado para que vean un modelo a seguir en sus padres, ya que estamos tratando de contribuir a que Panamá sea un país más basado en evidencias científicas, ya que ello es lo que llevará al mejoramiento de nuestros sistemas de salud, ambiente, agricultura, y demás. A que aprendan que debemos trabajar fuerte para alcanzar nuestros sueños.

¿Qué valor da usted al reconocimiento 'Por las mujeres en la ciencia' y a la medalla Dra. Enid Cook de Rodaniche?

Ambos son reconocimientos al valor, realce e importancia de la ciencia en tiempos de la pandemia por la covid-19. En ambos premios se reconoce un proyecto de investigación que estamos llevando a cabo, con mucho sacrificio, y en los inicios de la pandemia, sin ningún tipo de financiamiento. Es decir, se reconoce esa labor loable de desprendimiento realizada por los científicos, dejando a un lado la comodidad y cansancio, que ha evadido nuestro equipo de investigación para poder brindar una respuesta oportuna a la población, y completar una pieza del rompecabezas para entender al SARS-CoV-2 y buscar alternativas de tratamientos ante la covid-19.

Entiendo que la investigación empieza con una gran ambición.

En la investigación siempre deseamos poder ver y entender molecularmente, lo que a simple vista no se puede ver. Eso implica mucha ambición realmente. Tengo esa ambición de que mis evidencias preclínicas en células madre puedan contribuir como alternativa terapéutica en pacientes diabéticos y ahora en pacientes con la covid-19. He ahí lo que abarca nuestra ambición.

¿Qué implica dedicarse a la investigación?

Definitivamente mucho sacrificio. Pero como amo lo que hago, no me cuesta mucho. Las largas horas en el laboratorio, que pueden ser fácilmente de ocho horas ininterrumpidas, no me cuestan mucho. Aparte del sacrificio que lleva realizar la investigación, dirigir un grupo de investigación tiene sus propias implicaciones adicionales, que son la búsqueda constante de fuentes de financiamiento, reportes continuos a los entes financiadores, idear mecanismos novedosos para ir a la par de las investigaciones que se llevan en los países de primer mundo, y avanzar a buen ritmo pese a las dificultades burocráticas de nuestro país. Todo esto lleva consigo la necesidad de tener que dedicar muchas horas al trabajo. Este sacrificio se me hace más llevadero gracias al apoyo incondicional de mi esposo, padres, y niñera, quienes siempre están a la disposición para apoyarme, animarme, y alentarme cada vez que se me pasan las horas en los laboratorios.

¿Siendo mujer, cree que en Panamá es más difícil llevar a cabo esta carrera? ¿Qué cosas son determinantes?

Siento que, a nivel de investigaciones, se nos mide por nuestros resultados, por lo que no es tanto una cuestión de género lo determinante para nuestra producción científica, pero en circunstancias específicas, existen dificultades. Afortunadamente, tuve la dicha de regresar a Panamá una vez que el Gorgas había implementado un concurso de investigadores, en donde el salario va de acuerdo con el nivel de producción. Pero sí reconozco que el sistema de nuestro país muchas veces dificulta la producción científica de las mujeres, ya que aún le falta reforzar estrategias que puedan apoyar a la mujer en los momentos de natalidad. Es decir, crear un sistema en el que tanto el hombre como la mujer estén involucrados en los tiempos posparto, crear estrategias que amparen a la mujer en los tiempos de maternidad y la producción científica haya sido momentáneamente pausada, sin que ello cause un efecto negativo en la medición de su producción, y crear guarderías dentro de todas las instituciones. A su vez, hay muy poca presencia de la mujer en puestos directivos y en los altos cargos de los organigramas institucionales. Hay cualidades de la mujer, que permiten un rol directivo eficiente, por su perseverancia, dedicación, y lo calculadoras que somos en la toma de decisiones. Modelos como Ángela Merkel, Tsai-Ing-Wen, Enid Rodaniche, prueban que las mujeres pueden tener altos mandos en un país. Debemos avanzar hacia la equidad de género en los puestos directivos.

¿Qué opina sobre la equidad de género en nuestro país?

Siento una deficiencia en dos circunstancias puntuales. La primera es en el momento de licencia de maternidad, en donde la mujer está obligada a hacer una pausa en su carrera por varios meses bajo amparo legal, pero al hombre legalmente únicamente se le ampara por tres días. Esto crea una brecha muy grande entre la producción laboral de un hombre y una mujer. Segundo, existe una grave inequidad de género en los puestos directivos de empresas e instituciones.

Respecto a las mujeres en la ciencia, ¿existe alguna fórmula para alcanzar el éxito?

Nos caracterizan varios ingredientes fundamentales, el sacrificio, la perseverancia, dedicación, tenacidad, y la organización. Cada uno de estos elementos son imprescindibles para obtener un buen resultado después de mucho ensayo y error.

Con base en su experiencia, ¿cómo está Panamá en el campo de la biotecnología?

Panamá ha dado pasos muy importantes para el avance de la biotecnología. En 2005, cuando me gradué de la secundaria, la biotecnología solo se manejaba a nivel de licenciatura en centros universitarios privados. Hoy se cuenta con programas de maestría y doctorado en la rama de la biotecnología a nivel público. Aún nos falta implementar la carrera de biotecnología a nivel de licenciatura en universidades públicas.

¿Considera que Panamá necesita de una política específica sobre STEM en educación?

Panamá necesita reforzar aún más la ciencia, tecnología e innovación. Especialmente, la inversión que se destina a ella. Necesitamos políticas para incrementar la inversión, y que permitan contar con una infraestructura más adecuada ante el visible hacinamiento que tenemos en los laboratorios, y que limita la repatriación de tantos científicos que pueden contribuir al avance de la ciencia en nuestro país. El emprendimiento científico también requiere de políticas que amparen la propiedad intelectual y que acompañen a todo investigador en el desarrollo de descubrimientos. Requerimos de mecanismos menos burocráticos de compra de insumos científicos, que permitan de una manera transparente realizar las compras requeridas de manera más rápida, ya que la ciencia avanza muy rápido.

Al respecto, usted trabajó un proyecto denominado: Potencial terapéutico para covid-19 de células madre mesenquimales derivadas de la placenta de donantes positivas, ¿cuáles son las expectativas en torno a este trabajo?

Llevo 11 años realizando investigaciones preclínicas en células madre de la placenta para la regeneración de enfermedades. Apenas se declaró la pandemia tuvimos dos curiosidades. La primera fue determinar si en mujeres embarazadas positivas por la covid-19, el SARS-CoV-2 logra infectar la barrera placentaria y transmitirse al neonato. La segunda, analizar si las células madre de las placentas de pacientes positivas con la covid-19 tienen una diferencia en su capacidad regenerativa e inmunomoduladora, que nos pudiese dar indicios para su uso en pacientes gravemente enfermos por la neumonía causada por la enfermedad.

¿Cuál es el principal reto en el tratamiento de esta enfermedad?

El primero es disminuir el contagio, ya que el SARS-CoV-2 es altamente contagioso. El segundo es el de idear tratamientos que puedan evitar las complicaciones pulmonares causadas por el virus, que lleva a la muerte de muchos pacientes.

¿La crisis sanitaria significa una oportunidad para demostrar que en Panamá la investigación está avanzando? ¿Cuál es el escenario?

Definitivamente, la pandemia ha puesto a la luz la necesidad de la ciencia para las soluciones de nuestra sociedad. Gracias a toda la inversión de año tras año en la ciencia es como el Instituto Gorgas pudo, de manera muy rápida, hacer la detección del primer caso en Panamá. Gracias a la ciencia, se pudo obtener el asesoramiento técnico necesario para la toma de decisiones e idear estrategias de la cuarentena necesaria y sus bloques. Gracias a la ciencia se han podido hacer las detecciones necesarias. Gracias a la ciencia, lo que antes podía tomar 20 años, para el diseño de una vacuna segura y eficaz, ahora podría estar tomando un año.

Sus aportes y trayectoria en investigación son destacables. ¿Que otros legados planea dejar en su país?

Deseo dejar como legado una línea de investigación en células madre, sueño con establecer un futuro Departamento en Medicina Regenerativa, sueño con un Banco de Células Madre. Todo a través del Instituto Gorgas, para toda la población. Cualquier persona que requiera terapias de células madre, o que requieran almacenar sus células madre, puede aproximarse a nuestra institución. Tanto mi familia como mi equipo en el Gorgas me fortalecen para seguir adelante y dejar mi granito de arena a un Panamá como referente científico.