Temas Especiales

17 de Ene de 2022

Planeta

Cocodrilos invaden la región de Azuero

HERRERA. Si está pensado en visitar la región de Azuero y relajarse en las cálidas aguas del río La Villa en Los Santos y el Santa María...

HERRERA. Si está pensado en visitar la región de Azuero y relajarse en las cálidas aguas del río La Villa en Los Santos y el Santa María en Herrera tenga cuidado. un cocodrilo o un caimán pueden sorprenderlo.

Los reptiles han convertido estos dos importantes afluentes en su guarida preferida. Ahora no sólo es común verlos sumergidos sino también en los patios, lagunas y hasta los aeropuertos, creando pánico entre la comunidad.

Para Melquiades Ramos, médico veterinario de la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) es común observar a los reptiles en verano trasladarse por vía terrestre de un lado a otro. La razón: los caudales de los ríos bajan en la época seca dejándolos a la vista de los animales con que se alimentan. Esto aleja a la presa y a ellos los obliga a buscar aguas profundas para habitar y evitar morir de hambre, explicó el experto de ANAM. Lo extraño no es el instinto por la supervivencia sino cómo lo hacen (abriendo caminos terrestres). Para Ramos esto tiene una explicación lógica. Los humanos han invadido su hábitat a través del desarrollo urbanístico. ¿Será posible que ahora los animales desean recuperarlo?

Pero, el problema es mucho más complejo de lo que se plantea. Todo indica que hay una sobrepoblación de caimanes y cocodrilos en los ríos, dice Ronaldo Rodríguez, de Áreas Silvestres y Zonas Protegidas de ANAM en Herrera.

Los reptiles no tienen enemigos naturales en su hábitat, ésta podría ser la razón por la que se están multiplicando, explicó el funcionario de ANAM. El hombre es su máximo depredador afirmó.

Lo cierto, es que el incremento en la población de reptiles no sólo pone en riesgo a los humanos que viven en barriadas cercanas a los ríos, sino también a los bañistas que acuden a recrearse en estas aguas, aseguró Rodríguez.

El funcionario de ANAM recomendó a los visitantes usar los balnearios aprobados por Servicio Institucional de Protección Civil (Sinaproc) para evitar accidentes que lamentar.

La situación en Azuero es alarmante. Sólo en la última semana se han capturado cinco cocodrilos en una laguna ubicada a 300 metros de la pista de aterrizaje del Aeropuerto Capitán Alonso Valderrama, de Chitré, detalló Rodríguez

Para el médico veterinario de ANAM la suma de las capturas es insignificante si se compara con la gran cantidad de especies que existen.

La Estrella conoció que ANAM adelanta un proyecto que intenta conocer el inventario de los reptiles. El objetivo del estudio es determinar la población para crear un plan de desarrollo sostenible del recurso de los reptiles, que se encuentran en peligro de extinción, producto del comercio ilegal de su piel para confeccionar carteras, zapatos, correas entre otros artículos.

En Panamá existen dos especies de cocodrilos, el acutus o aguja, que puede llegar a medir hasta cuatro metros de largo y es el más agresivo, y el caimán fuscus , cazado para comercializar su piel.

Según el veterinario de ANAM la piel de un cocodrilo para exportar puede costar entre $30 y $40. Se conoció por una fuente del Instituto de Investigaciones Tropicales Smithsonian (STRI por sus siglas en inglés) que el Istmo exportaba unas 35 mil pieles anuales en años anteriores. La actividad podría generar ingresos entre 20 y 70 mil dólares si logra establecer un plan de manejo del recurso. Para lograrlo es necesario determinar la población de las especies.