Temas Especiales

29 de Sep de 2020

Planeta

Ballenas: mil 300 se salvan del arpón

MIAMI. Los aborígenes de Groenlandia, una región autónoma de Dinamarca, no podrán volver a cazar una ballena después del 2012. Y es que ...

MIAMI. Los aborígenes de Groenlandia, una región autónoma de Dinamarca, no podrán volver a cazar una ballena después del 2012. Y es que la Comisión Ballenera Internacional (CBI), que regula el comercio y la caza de los mamíferos marinos, le negó el permiso para hacerlo. La decisión impedirá la muerte de mil 300 cetáceos en seis años. Como protesta, el país amenazó con retirarse del organismo internacional. En contraste los conservacionistas aplaudían la medida.

La tensión sube en la CBI. Las posturas en pro y contra de la caza de ballenas se están enfrentando abiertamente. El miércoles, por ejemplo, Japón y Corea del Sur manifestaron su intención de retomar la cacería para fines científicos. La situación provocó fuertes tensiones. Nueva Zelanda y Australia levantaron sus voces de protesta. Y el ministro de Ambiente de Inglaterra lamento la postura de los países asiáticos. ‘No debe existir la caza de ballenas’ por ningún motivo, dijo Richard Benyon.

Cada año Japón mata cientos de ballenas aprovechándose de una excepción en la moratoria: la caza para fines científicos. La actividad ha puesto en peligro a muchos de estos cetáceos. A pesar de ello sigue insistiendo en hacerlo. Pero no es el único. Hay otros que se apoyan en la caza de subsistencia para comercializar esta carne.

Ayer las cosas en CBI volvieron a subir de tono. Dinamarca pidió un incremento en la cuota máxima. El país pidió capturar 300 ballenas entre jorobadas y minkes en seis años.

La votación fue aplastante. En total 34 países votaron en contra, 25 a favor y hubo 3 abstenciones. Tomás Guardia, comisionado de Panamá en CBI, dijo que Groenlandia no cumplía con los requisitos que establece la CBI para esta actividad por esto se le negó la solicitud.

La noticia cayó muy mal a los representantes de Dinamarca. ‘Regresaremos a nuestro país y analizaremos si nos retiramos de esta locura; reflexionaremos sobre esta decisión en nuestro país’, dijo Ole Samsing al portal de Terra.com

Pero mientras que unos lloran otros ríen. Para los grupos ambientalistas esto ha sido una clara victoria. Milko Schvarteman, especialista para América Latina de Greenpeace, aseguró que la decisión es positiva. Y es que según él, ‘el país se escuda bajo la caza de subsistencia para abastecer a los restaurantes de lujo de carne de ballena. Dinamarca es un país económicamente estable que puede mantener a sus habitantes sin necesidad de matar a los cetáceos’, explicó el ecologista.

José Truda Palazzo, ambientalista brasileño, también está convencido que la decisión fue la mejor ya que la caza de ballenas en esta región tiene un componente comercial.

‘ El voto de hoy ha sido una clara señal de que la CBI está avanzando hacia la protección de los cetáceos y honrando la prohibición de la caza comercial de ballenas internacional’, indicó la WSPA a través del comunicado.

CACERÍA ILEGAL

La preocupación ahora radica en las decisiones que puedan asumir los daneses tras este fallo. No se descarta que opten por quedar fuera del organismo internacional para atender ‘supuestamente’ a las necesidades de sus grupos aborígenes: cazar ballenas para su subsistencia.