Temas Especiales

23 de Apr de 2021

Planeta

El cocodrilo americano, en la lucha por su supervivencia

En Panamá, está en la lista de las especies protegidas.

El cocodrilo americano, en la lucha por su supervivencia
Cocodrilos americanos nadan en aguas contaminadas del río Tárcoles, en Costa Rica.

Apesar de su fiero aspecto, el cocodrilo americano (Crocodylus acutus) es una de las especies en peligro de extinción a nivel internacional. Las causas: las actividades del hombre. La cacería indiscriminada por su piel, la contaminación y la pérdida de su hábitat para el desarrollo agrícola y el incremento de zonas pobladas, son las responsables de la reducción de la especie. ‘A excepción de Estados Unidos, en todas las regiones de América del Norte, Central y del Sur’, su población es escasa, detalla una publicación de la revista ‘National Geographic’. 


Manuel Aspilla, experto panameño en biología animal y ciencias ambientales, dice que en Panamá el reptil ‘sólo se encuentra en las selvas y ríos donde la contaminación no ha llegado’ y donde el hombre todavía no ha logrado establecerse. 


Asprilla advierte, además, que una de las mayores amenazas es la explotación de su carne y su piel; y según él, hay quienes se dedican a la reproducción de la especie mediante el establecimiento de zoocriaderos (cría en cautiverio) para su comercialización. ‘Muchas veces se hacen criaderos de la especie para consumo de su carne y su piel, que es muy valiosa. En Chilibre había uno, pero no sé si todavía existe’, señaló el biólogo. 


Por su parte, el zoólogo panameño Erick Núñez, de la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM), reafirma que el cocodrilo americano se encuentra dentro de la lista de las especies protegidas del país y por lo tanto su reproducción para fines comerciales está prohibida; y que para poder ejercer esta actividad se debe contar con un permiso no sólo de Panamá sino también de organismos internacionales. 


‘La comercialización tanto del cocodrilo como otras especies está totalmente prohibida. Hasta el momento no hay nadie autorizado para comercializar animales de ningún tipo’, recalcó el zóologo panameño, quien confirmó, además, la existencia en cautiverio de estos reptiles en Chilibre, pero asegura que todavía no están siendo comercializados, puesto que los propietarios están en el proceso de solicitud de los permisos pertinentes para ejercer la actividad. 


‘Para poder comercializar la especie, no solo tienen que tener el aval de Panamá sino también de la Convención sobre el Comercio Internacional de las Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestres (CITES), que tiene su sede en Suiza’, expresó Núñez. 


En importante destacar, — dice Núñez— que la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) creó la Resolución AG-0051-2008, la cual reglamenta lo relativo a las especies de fauna y flora amenazadas y en peligro de extinción, y que advierte sobre las sanciones para quien incurra en infracciones contra las especies y subespecies del listado.


CARACTERÍSTICAS Y ALIMENTACIÓN 


El cocodrilo americano es también conocido como cocodrilo picudo y se encuentra entre las especies más grandes del mundo. Los machos de Centroamérica y Sudamérica logran medir hasta seis metros de longitud. Sin embargo, los machos de la población de Estados Unidos rara vez superan los cuatro metros. Su morro más alargado y fino, su tono más claro y los dos largos dientes de su mandíbula inferior, lo diferencian del caimán americano. Pequeños mamíferos, pájaros, peces, cangrejos, insectos, caracoles, ranas y, en ocasiones, carroña forman parte de su dieta alimenticia. 


Según los expertos, el hábitat predilecto del reptil son las aguas dulces o salobres de los estuarios fluviales, ríos, lagos, lagunas costeras y manglares. 


En Panamá, el cocodrilo americano se puede encontrar con mayor abundancia en afluentes caudalosos y profundos, con cursos medios y bajos, especialmente en las desembocaduras de grandes ríos como: Santa María, La Villa, Chucunaque, Tuira, Chagres y en lagos artificiales como Alajuela y Gatún.