Temas Especiales

30 de Ene de 2023

Planeta

Advierten sobre uso de teca en proyectos de reforestación

La investigación asegura que los monocultivos no nativos aportan muy poco a la biodiversidad y dificultan la polinización de las plantas

A pocas semanas de que empiece a ponerse en marcha uno de los proyectos de reforestación más ambiciosos de la República de Panamá, la denominada Alianza del Millón de Hectáreas Reforestadas en 20 años, de la Asociación Nacional de Reforestadores y Afines de Panamá (ANARAP), una investigación de la Fundación Pro-Conservación de los Primates Panameños (FCPP) advierte que especies exóticas como la teca y otros monocultivos no son apropiados para sembrarlos en los programas que buscan rescatar la flora y fauna silvestre de la región. La investigación fue realizada en Las Pavas, Zona Oeste del Canal de Panamá.

El biólogo y conservacionista Pedro G. Méndez-Carvajal señala en su estudio que esto se debe a que el uso de especies como teca ( Tectona grandis ) aportan muy poco a la recuperación de las zonas boscosas y a la biodiversidad, puesto que sus características dificultan la movilización de los mamíferos que usan sus copas para moverse y ayudan en la polinización de los árboles.

La teca es un árbol maderable de crecimiento rápido y vertical, pero de hojas gruesas, anchas y con cierta composición ácida.

‘Por razones de estructura, los monocultivos de teca fallan por su poca facilidad para los animales que viven en los árboles para pasar de un lado al otro, por lo que muy pocos mamíferos viven o se mueven en las copas de los árboles’, explica Méndez-Carvajal, recalcando que ‘estos animales son importantes porque son quienes controlan en parte los movimientos de los demás animales del bosque y a su vez dejan caer frutos, polinizan y dispersan frutos, cosa que no podrán hacer en la teca’.

Agrega que la zona de tecal aumenta la presencia de murciélagos y que es más utilizada por los mamíferos terrestres como camino para transitar, y que la mayoría proviene directamente del bosque circundante nativo de la zona estudiada.

‘Los mamíferos utilizan la zona de tecal —de tres años— para pasar de un parche de bosque nativo a otro. Venados, saínos, conejos pintados y ocelotes también lo hicieron, debido a que lo único que ofrece la teca a la fauna silvestre es un espacio abierto para transitar’, destaca Méndez-Carvajal, sugiriendo mezclar árboles exóticos y nativos en estos proyectos, así como también la protección de la vegetación cercana a los ríos, a una distancia de al menos 20 metros de cada lado.

ANARAP DEFIENDE LA ALIANZA DEL MILLÓN

En tanto, Marisa Vallarino Tuñón, vicepresidenta de ANARAP defiende la iniciativa; y aunque reconoce que la teca al igual que todo monocultivo aporta poco a la biodiversidad de un área, destaca que es menos lesiva que los otros monocultivos exóticos, pues, al final del ciclo, la tierra siempre puede volver a ser utilizada.

Sin embargo, Méndez-Carvajal advierte que la especie tiene un efecto de deshidratación del suelo y erosión y que normalmente se requiere de agroquímicos para controlar los insectos o maleza que puedan acercársele y dañar el árbol.

Por su parte Vallarino aclara que aunque recuperar las zonas boscosas del país es parte importante de la alianza no es su único ni exclusivo fin, puesto que también está el componente productivo que busca insertar a la economía nacional mediante la actividad forestal, con el establecimiento de plantaciones comerciales que produzcan madera y energía limpia.

‘Especies como la teca son necesarias para el éxito de una industria maderera y si el suelo lo permite, podemos muy bien utilizar la especie, manejarla y asegurar la biodiversidad en su sitio de crecimiento’, señala Vallarino, destacando que la reforestación comercial es una actividad como cualquier otra que se realiza con un fin económico, pero que dado el entorno en el que se realiza, dígase campo, comunidades alejadas, entre otras, repercute de manera directa en lo ambiental y lo social’.

La Alianza del Millón se pondrá en marcha a partir del próximo año (2015) y tiene como objetivos capturar toneladas de CO2 por año, generar energía limpia, disminuir la deforestación y preservar la biodiversidad de los ecosistemas del territorio panameño.