24 de Feb de 2020

Planeta

Habitantes precolombinos de Pedro Miguel comían delfines

Una investigación arroja pruebas que abren la posibilidad

Los moradores de la isla de Pedro Miguel, en el archipiélago panameño de Las Perlas, tenían a los delfines como un elemento fundamental de su dieta, descubrió una investigación realizada por el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI, por sus siglas en inglés), la Universidad del Norte de Colombia y el Instituto Cotsen de Arqueología de la Universidad de California (UCLA, por sus siglas en inglés).

El hallazgo se dio al excavar un basurero precolombino en el cual el 8% del material hallado perteneciente a mamíferos correspondía a dientes y huesos de delfines, algo nunca antes visto en ninguno de los asentamientos conocidos en Centroamérica, indica el STRI en su página web.

‘Esto plantea preguntas intrigantes', comenta Richard Cooke, del Smithsonian: ‘¿eran los primeros habitantes conocidos de la Isla cazadores de delfines o ellos simplemente se alimentaban de animales varados?', se cuestiona el científico.

Si bien entre los objetos encontrados no se registran redes, lanzas u otros objetos que den indicios de que en aquella época se practicara la caza sistematizada de estos cetáceos, sí se ubicó el cráneo de un delfín con señales de una herida punzante provocada por una herramienta de punta roma.

POSIBILIDADES

La razón por la cual los delfines no eran parte de la dieta de los pueblos precolombinos, explican los investigadores, es porque siempre se consideró que era muy difícil navegar en canoas y alancear delfines en el mar.

Con el descubrimiento en la isla Pedro Miguel, se ha planteado la posibilidad de que los delfines fueran cazados al acercarse a las costas en al ser atraídos por los bancos de peces que se encontraban en las aguas poco profundas de la bahía de Panamá.

Otra posibilidad, menciona el STRI en su página web, es que los delfines llegaran a las costas al ser perseguidos por los enormes tiburones tigre, que tenían un tamaño entre 2.5 y 3.5 metros de largo.

Entre las piezas encontradas en el basurero precolombino, estaban dientes de estos predadores.

Para Cooke, sin embargo, hay otra explicación, señala el Smithsonian: los isleños podrían haber posicionado sus canoas a la entrada de la playa Don Bernardo en forma de ‘U' y esperar a que los delfines nadaran hacia la ensenada.

Según el científico, los cazadores hacían ruidos que terminaban desorientando y atrayendo a los delfines a la costa, en donde era más fácil atraparlos.

Estrategias muy similares se utilizan en el presente en las islas Salomón en el Pacífico sur en Oceanía.

‘Yo diría, aunque es especulativo, que la retención de la caza de delfines se debe, probablemente, a una adaptación marítima temprana circum-Pacífico de los humanos', comentó Cooke. ‘A pesar de que con los datos que tenemos no podemos realmente probar que estaban cazando. Pero la edad del sitio lo pone en un momento en que las gentes de toda la Costa del Pacífico —en México, Chile y Japón eran cazadores de delfines', añade el científico del Smithsonian.

LOS PRIMEROS HABITANTES

Los estudios —que no solo fueron realizados en Pedro Miguel, también en la vecina isla del Rey— revelan que los primeros moradores del lugar aprovecharon la fauna local para la caza, por ejemplo, de ciervos pigmeos.

Los investigadores han descubierto que los isleños eran agricultura y, según las muestras halladas en el basural, se dedicaban al cultivo del maíz.

La evidencia cronológica —estos habitantes llegaron al archipiélago hace 6 mil años, aproximadamente— es consistente con lo que, se especula, sucedía en la parte continental donde también se sembraba maíz.

A pesar de no encontrar redes o tecnología de anzuelos, se puede considerar que los moradores precolombinos de la isla Pedro Miguel eran pescadores capaces, señala el STRI, ya que entre los restos desenterrados durante la investigación se ubicaron huesos de tortugas, restos de moluscos y también de peces.

==========

‘A pesar de que con los datos que tenemos no podemos realmente probar que estaban cazando. Pero la edad del sitio lo pone en un momento en que las gentes de toda la Costa del Pacífico —en México, Chile y Japón eran cazadores de delfines'.

RICHARD COOK,

INSTITUTO SMITHSONIAN DE INVESTIGACIÓN TROPICAL