Temas Especiales

29 de Jul de 2021

Planeta

Más legumbres y frijoles para enfrentar el hambre y la sequía

La ONU estableció el 2016 como el Año de las Legumbres y Frijoles

Más legumbres y frijoles para enfrentar el hambre y la sequía
Legumbres como el garbanzo son ricas en nutrientes y una fantástica fuente de proteína vegetal.

En momentos en que la sequía y el cambio climático golpean a los países de la región, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) llama a sembrar legumbres, principalmente frijoles, para combatir la hambruna y hacer frente a los efectos del cambio climático.

Las legumbres son ricas en nutrientes y una fantástica fuente de proteína vegetal libre de grasa; pero, además, su planta ayuda a reducir la fabricación de los fertilizantes sintéticos, que conlleva un consumo intensivo de energía y emite gases de efecto invernadero a la atmósfera, que causa el cambio climático.

Esas plantas, explica la FAO, en simbiosis con ciertos tipos de bacterias, son capaces de convertir el nitrógeno atmosférico en compuestos de nitrógeno que pueden ser utilizados por las plantas de crecimiento para mejorar la fertilidad del suelo.

‘Si impulsamos las principales legumbres locales, podemos evitar que una sequía se convierta en hambruna. Los frijoles, en particular, son resistentes a la sequía y nos ayudan a mejorar los suelos, ya que fijan el nitrógeno', resaltó José Graziano da Silva, director de la FAO.

El frijol común se originó en Mesoamérica y ha sido cultivado por más de 5 mil años. Existe una diversidad genética muy grande de frijoles en la región que puede ser la base genética para nuevas variedades necesitadas frente a cambio climático.

‘La diversidad de frijoles que existe en la región, como tesoro genético, contribuye a hacer frente al cambio climático', resaltó Da Silva, quien señaló el papel fundamental que juegan esas especies en la seguridad alimentaria y nutricional de la región, puesto que contribuyen a la producción sostenible y son fuente de ingresos y alimentación para millones de agricultores familiares.

En Panamá, el frijol es uno de los principales rubros de cultivo. En el período 2014-2015, la producción de frijoles alcanzó las 10,820 hectáreas, según cifras recientes de la Contraloría General de la República

‘El frijol es un alimento básico que no puede faltar en el plato de los centroamericanos y que es cultivado por 40 mil productores en su país', señaló Jacobo Paz Bodden, secretario de Agricultura y Ganadería de Honduras.

El director de la FAO invitó a los ministros y representantes de los países de América Latina y el Caribe a impulsar la producción de legumbres en sus países y promover su consumo para contribuir a mejorar la alimentación de las familias latinoamericanas.

Acabar con la pobreza y con el hambre para el año 2030 son los dos primeros Objetivos de Desarrollo Sostenible y los más importantes y ambiciosos de las Naciones Unidas (ONU), indicó Da Silva, quien considera que América Latina y el Caribe pueden ser los primeros en alcanzarlos.

==========

DATOS ESTADÍSTICOS

Situación en América Latina y el Caribe. La ONU espera acabar con el hambre en 2030

  • En 1990, el 4.7% de la población de América Latina y el Caribe vivía con hambre y más de 66 millones de personas eran incapaces de obtener sus alimentos.
  • El número total de hambrientos ha caído a 34 millones y el porcentaje se ha reducido a 5%.
  • En el período 2014-2015, la producción de frijoles en Panamá alcanzó las 10,820 hectáreas, según la Contraloría General de la República.