Panamá,25º

16 de Jan de 2020

Planeta

La deforestación causa un nuevo intercambio biótico en América

Especies como el coyote y el zorro cangrejero, de lados opuestos del continente, están colonizando el Istmo en su camino hacia el Norte y Sur de América. La disminución de los jaguares y pumas contribuye a que la colonización de las especies sea más efectiva

Imagen de un coyote capturada por una de las cámaras trampa del STRI.STRI

La deforestación en Centroamérica y Panamá está provocando un nuevo intercambio biótico con impactos ecológicos desconocidos.

Cuando el puente terrestre de Panamá emergió del mar hace 3.5 millones de años, mamíferos como perezosos gigantes y felinos con dientes de sable se dispersaron entre América del Norte y del Sur a través del nuevo corredor que unió los continentes, un fenómeno conocido como el Gran Intercambio Biótico Americano.

Hoy el desarrollo urbano y agrícola, además, de la deforestación, están creando nuevas rutas para especies invasoras adaptadas a la perturbación humana. Los coyotes, nativos de las regiones que abarcan desde Canadá hasta México, y los zorros cangrejeros, comúnmente encontrados entre Colombia y el norte de Argentina, son especies que están aprovechando los cambios para ocupar nuevos territorios.

“Sabíamos que los coyotes se estaban moviendo hacia el sur y los zorros hacia el norte, pero no sabíamos qué tan lejos habían llegado, o qué pasaría cuando se encontraran”, comentó Roland Kays, investigador asociado de STRI, científico del Museo de Ciencias Naturales de Carolina del Norte y coautor del reciente artículo publicado en el Journal of Mammalogy. “La captura sistemática con cámaras a través de bosques y tierras agrícolas nos ayudó a descubrirlo”, agregó.

“Pienso que si se llega a abrir una trocha amplia y grande (El Tapón de Darién), los coyotes entrarían más rápido a territorios colombianos, si es que ya no han entrado”,

RICARDO MORENO
CIENTÍFICO Y FUNDADOR DE YAGUARÁ PANAMÁ

Los coyotes y los zorros cangrejeros han colonizado rápidamente territorios panameños porque la deforestación, la expansión de la frontera agrícola y ganadera han restado territorios y disminuido las poblaciones de jaguares y pumas, depredadores y controladores naturales de las dos especies, explicó Ricardo Moreno, investigador asociado de STRI, presidente e investigador de la Fundación Yaguará Panamá y coautor del artículo.

Para entender lo que estaba ocurriendo, los científicos colocaron cámaras trampa y consultaron la literatura y los registros de animales atropellados.

Los resultados revelaron que las poblaciones de coyotes y zorros cangrejeros habían colonizado el corredor dominado por la agricultura, entre la ciudad de Panamá y el lago Bayano. Incluso, se detectaron algunos coyotes en el borde occidental del Parque Nacional Darién de Panamá, la última barrera antes de invadir América del Sur.

Existe información sobre coyotes en Panamá desde 1981. “Si la población de jaguares disminuye y la deforestación aumenta en Darién, seguramente el coyote pronto ingresará a América del Sur”, comentó Moreno. Los últimos reportes indican que los coyotes han llegado a Yaviza y El Real, a unos 15 o 20 kilómetros del Parque Nacional Darién.

“Pienso que si se llega a abrir una trocha amplia y grande (El Tapón de Darién), los coyotes entrarían más rápido a territorios colombianas, si es que ya no han entrado”, advirtió el científico.

Coyotes perros

Para los investigadores, una sorprendente revelación de este estudio fue la apariencia de algunos coyotes capturados por cámaras trampa, que tenían colas inusualmente cortas, hocicos parecidos a perros y patrones de pelaje variables, lo que indica una posible hibridación reciente con perros. Esto podría beneficiar a los coyotes si heredan genes de perros asociados con el consumo de frutas, ya que podrían explotar mejor la fruta tropical.

Un estudio elaborado por la Fundación Yaguará sobre el estado de la población de la especie en Panamá determinó que la hibridación o entrecruzamiento con perros domésticos ha cambiado el aspecto original de la especie que llegó desde Norteamérica.

Del estudio se destaca que morfológicamente los coyotes de Panamá son muy diferentes a los que habitan en Norteamérica. Los de aquí son más pequeños, con un peso máximo de 50 libras, esbeltos y de pelaje más corto.

El coyote es un carnívoro de talla media perteneciente a la familia de los cánidos. Los lobos y perros domésticos son sus parientes más cercanos. Es un animal caracterizado por su inteligencia, astucia y adaptabilidad, cualidades que le han permitido ampliar drásticamente su rango de distribución, llevándolo a convertirse en una de las especies más exitosas del continente americano.

Otra revelación del estudio de los científicos del Smithsonian es que los coyotes (Canis latrans) y los zorros cangrejeros (Cerdocyon mil) se están avistando a la vez. Las especies estarían viviendo juntas en el este de Panamá, lejos de sus rangos originales.

A pesar de ser originarios de lados opuestos del continente americano, las dos especies de cánidos desarrollaron rasgos comparables: ambos son nocturnos, tienen dietas similares y usan los mismos tipos de hábitat.