Temas Especiales

13 de Jul de 2020

Planeta

Cómo aportar a la sostenibilidad ambiental en cuarentena

El consumo responsable del agua y de la energía eléctrica, así como el manejo de los residuos y su adecuada separación, contribuyen a la sostenibilidad ambiental desde casa. Se estima que Panamá solo recicla el 2,2% de los residuos dentro de esquemas formales

El reciclaje permite convertir los residuos en insumos para la economía y reincorporarlos a la cadena de valor.Pixabay

Debido al confinamiento por el nuevo coronavirus es evidente el aumento en el consumo de alimentos, energía eléctrica, agua y gas en nuestros hogares. Pero esto no impide que los más de 4 millones de panameños creen conciencia e implementen algunas prácticas de sostenibilidad, como el consumo responsable de agua y de energía eléctrica, así como el manejo de los residuos y su adecuada separación, a fin de contribuir con el cuidado de los recursos naturales y la optimización de estos para asegurar la buena calidad de vida en el futuro.

En este sentido, Claudia Alvarado, gerente de Sostenibilidad de Nestlé Centroamérica, explica que al estar en casa todo el tiempo, precisamente en la cocina, nos damos cuenta de la cantidad de basura (latas, botellas, bolsas del súper) que generamos día tras día, sobre todo si en casa la familia es numerosa.

De acuerdo con su experiencia, Alvarado recomienda planificar las compras (comprar exactamente lo que se va a consumir) para no gastar más de la cuenta, principalmente cuando el dinero es limitado.

Esto aplica sobre todo en el caso de las frutas y productos frescos, que si no se utilizan en un tiempo determinado se pueden dañar e incluso descomponer.

“Una buena planificación evita que las frutas y vegetales se dañen y terminen en la basura. Pero si las frutas están descompuestas no es necesario tirarlas, ya que se les puede dar otro uso. Mientras que en el caso de los vegetales, se pueden preparar cremas antes de desecharlos. De esta forma no pierdes el dinero invertido en los productos”, recomienda Alvarado.

“Al reincorporar nuestros residuos en la cadena de valor, no solo evitamos la contaminación de ríos, mares y suelos, 
sino que también reducimos las emisiones de CO2 a la atmósfera y ayudamos a combatir el cambio climático 
al disminuir la extracción de nuevas materias primas”.

De acuerdo con los hábitos de consumo actuales, expertos calculan que aproximadamente entre el 60% y el 70% de los desechos del hogar provienen de los restos de alimentos. Además, solo el 55% de estos residuos tiene una disposición final adecuada en rellenos sanitarios, el resto se mantiene en botaderos a cielo abierto o terminan en ríos, quebradas y zonas costeras.

Almacenaje

En tiempos de confinamiento, una de las medidas más urgentes es la del reciclaje, ya que permite convertir los residuos en insumos para la economía y reincorporarlos a la cadena de valor, reduciendo así la extracción de nuevas materias primas.

“Este es un buen momento para que las personas reciclen las latas de soda, tuna o de cualquier otro tipo. Las pueden lavar y clasificar en un envase. Igualmente las botellas de detergentes, jugos, soda; también las cajas de cartón, como las de cereales. Como en estos momentos todos los centros de acopio de reciclaje están cerrados, se recomienda clasificar los envases y almacenarlos hasta que se levanten las restricciones y poder llevarlas a un centro de reciclaje”, comenta Alvarado.

Según la especialista, al reincorporar nuestros residuos en la cadena de valor, no solo evitamos la contaminación de ríos, mares y suelos, sino que también reducimos las emisiones de CO2 a la atmósfera y ayudamos a combatir el cambio climático al disminuir la extracción de nuevas materias primas.

El plástico es una buena alternativa para que los inversionistas creen fábricas de reciclaje.Pixabay

Claudia agrega que hay desechos más difíciles de reciclar, como el aceite vegetal y las baterías. Se puede almacenar el aceite en envases de vidrio, mientras que las baterías se pueden guardar en envases de plástico o papel. En estos casos, lo recomendable es acumularlos cuidadosamente hasta que sea posible llevarlos a un centro de acopio.

Afirma que en la ciudad hay muchos centros de reciclaje, como los del Municipio de Betania, Tocumen y Juan Díaz. También hay diferentes centros de acopio privados como Ciudad del Saber y Costa Recicla.

Reconoce que el plástico es una buena alternativa para que los inversionistas creen fábricas de reciclaje. “El plástico es el contaminante número uno de los océanos y del planeta, por ende un peligro para los seres que en él habitan”.

Se estima que de Centroamérica y el Caribe, Panamá solo recicla el 2,2% de los residuos dentro de esquemas formales, por eso Alvarado es enfática en que se pueden aprovechar estos días de mayor tiempo en casa para desarrollar nuevos hábitos en el hogar.

Desconexión y energía

Estando en casa todo el día, es obvio que el consumo de electricidad podría duplicarse principalmente al enchufar los electrodomésticos, la computadora, celulares, aire acondicionado, lavadora, abanico, el refrigerador. En ese caso, para que la cuenta no se dispare, el ahorro de energía es indispensable, iniciando con un sencillo primer paso, como es desenchufar los electrodomésticos cuando no los estamos utilizando.

Aunque los electrodomésticos estén apagados o sin usar, los expertos recomiendan desconectarlos porque muchos no se apagan totalmente y se mantienen en “modo de espera”. De acuerdo con la Agencia Internacional de la Energía, mantener electrodomésticos en este modo puede consumir entre un 5% y 10% del total de la electricidad en el hogar. Según Alvarado, lo único que debe quedar conectado en una casa es el refrigerador. “Una vez que vayas a dormir, apaga el módem de internet, desconecta los cargadores y electrodomésticos para evitar facturas altas en el futuro”, recomienda.

Otra recomendación que brinda la experta para ahorrar electricidad es el uso de estabilizadores, pequeños aparatos que se conectan directamente al enchufe y que permiten nivelar la corriente y que no se produzcan picos de consumo.

Otros recursos para uso racional

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, una persona debe consumir en promedio 100 litros de agua diarios para satisfacer sus necesidades de manera óptima. Sin embargo, se estima que en Centroamérica cada persona consume hasta 232 litros de agua por día, lo que representa más del doble de la media internacional.

A fin de evitar el mal uso de este recurso, Alvarado recomienda tomar acciones como lavar una vez al día los platos, cerrar el grifo mientras nos restregamos el cuerpo, las manos o cepillamos los dientes, y no utilizar productos abrasivos o industriales que cuando vayan al desagüe sean dañinos para el ambiente.

“El confinamiento que vivimos actualmente es una oportunidad para tomar conciencia de cuán necesarios son los recursos naturales a nuestro alcance. Con cada pequeña acción que tomemos, ya sea reciclando, disminuyendo el uso del agua y gas, o desconectando nuestros electrodomésticos, podemos tener un impacto de gran beneficio para nuestras comunidades y el medioambiente”, puntualiza Alvarado.

La ejecutiva de Nestlé añade que en este periodo “nos hemos dado cuenta de que podemos vivir con menos. Nadie ha tenido que visitar un mall en estos meses y somos felices dentro de todo; sí es posible desprendernos de ese consumismo que llevábamos. Al momento de volver a la normalidad, debemos mantener ese ritmo de cuidado de nuestra salud y del planeta”, aconseja.