Temas Especiales

14 de May de 2021

Planeta

Turismo verde, la apuesta para 2021

MiAmbiente ha definido como una de sus cinco líneas estratégicas el impulso al turismo verde en las áreas protegidas, para promover la conservación de la biodiversidad a través del desarrollo del ecoturismo de bajo impacto

El turismo verde puede ser un elemento dinamizador en las comunidades rurales del país, que beneficie particularmente a jóvenes y mujeres.ATP

El turismo es considerado una de las industrias que más aportes brinda a la economía de un país. Globalmente, el sector genera más de 277 millones de empleos y aporta más del 9,8% del producto interno bruto. La importancia global de esta actividad quedó reflejada con su inclusión en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) adoptados en septiembre de 2015 en la Cumbre de las Naciones Unidas, según recoge el informe plan de acción para el 'Desarrollo del turismo verde en áreas protegidas en Panamá 2016-2026'.

En ese sentido, Panamá ha descubierto que la oportunidad de crecimiento se encuentra en el turismo verde o sostenible. A ello apuntaron recientemente la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP), el Ministerio de Ambiente (MiAmbiente) y la Fundación Caminando Panamá que sostuvieron una reunión de trabajo para poner en marcha el plan de acción que fortalece el turismo verde y la conservación en Panamá, a través del desarrollo de la industria de la recreación al aire libre, dentro de áreas protegidas.

Sin embargo, esta industria ha sido una de las más golpeadas por la crisis provocada por la pandemia del SARS-CoV-2, que ha dejado más de 3,500 fallecidos y más de 214,000 casos confirmados en el país.

Y seguirá afectada, ya que el Ejecutivo anunció recientemente el cierre de playas y ríos a partir de este 23 de diciembre hasta el próximo 4 de enero, tras el incremento en el número de contagios diarios por el mortal virus.

Actualmente el turismo sostenible aporta solo el 1% del producto interno bruto (PIB), cuando el potencial es de hasta del 6%, si se toma en cuenta la riqueza étnica del país, su biodiversidad y recursos naturales.

En el caso de Chiriquí, tras los efectos colaterales del huracán Eta en esta región del país, se evidenció la necesidad de mantener –por seguridad de los visitantes y del personal de MiAmbiente– la suspensión indefinida en el acceso de esta y las demás áreas protegidas.

Krislly Quintero, directora designada de MiAmbiente Chiriquí, resaltó a los medios de comunicación recientemente que la incidencia climática ocasionó un deslizamiento pronunciado en el kilómetro 10, en el camino a la cima ascendiendo por el puesto de control de Camiseta, en el distrito de Boquete. “Igualmente se reportó en el camino de acceso al puesto de control en Alto Respingo, en Bajo Grande corregimiento de Cerro Punta, en el distrito de Tierras Altas”, mencionó.

La directora también señaló que en el sendero Los Quetzales se han ubicado varias caídas de árboles a lo largo del camino y daños en la estructura. “A su vez el puesto de control Los Llanos, en el corregimiento de Paso Ancho, distrito de Tierras , también está afectado”.

De hecho, el pasado viernes personal del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), en conjunto con los guardaparques y técnicos, y del Ministerio de Obras Públicas (MOP) recorrieron los sitios, en principio para valorar el impacto y empezar a su reconstrucción.

Según Quintero, el resto de las áreas protegidas de la provincia se mantienen con acceso suspendido hasta nuevo aviso.

Milciades Concepción, ministro de Ambiente, destacó que “tenemos planificado incrementar las áreas protegidas en superficie marítima para 2021 desde un 10% a un 30%; con el proyecto de turismo verde se refuerzan las acciones de conservación, que contribuye a que las comunidades puedan generar un beneficio sostenible en estas áreas”, reconoció.

Algunas cifras

De acuerdo con el plan de acción para el Turismo Verde, Panamá se encuentra en una posición privilegiada al poseer una extensa red de áreas naturales protegidas que ocupan más del 40% de sus tierras y mares. “Este sistema de áreas protegidas cubre las muestras más representativas de nuestros ecosistemas naturales y alberga también componentes importantes de nuestro patrimonio cultural y nuestra cultura viva”.

Además, existe una red creciente de reservas naturales privadas. El número de visitantes a estas áreas protegidas ha ido en aumento en los últimos años.

En el caso de Chiriquí, tras los efectos colaterales del huracán Eta se evidenció la necesidad de mantener –por seguridad de los visitantes y del personal de MiAmbiente– la suspensión indefinida en el acceso.Archivo | La Estrella de Panamá

Ya para 2015 se reportaban 148,695 visitantes, representando un aumento del 42% en comparación con el año anterior.

De igual manera, el ingreso por visitación aumentó en un 23% llegando a totalizar $923,450.50 en 2015, mencionó el informe del plan de acción, cuya visión es colocar a Panamá como líder regional en turismo verde responsable y dinamizador del sector privado y de las comunidades aledañas a las áreas protegidas.

“Es una oportunidad para promover el aprecio y el valor de nuestras áreas protegidas y para generar beneficios económicos a las comunidades, en colaboración con el sector privado. También puede incrementar los ingresos en las áreas protegidas de manera que estos puedan ser reinvertidos en su conservación y manejo, así como en la prevención y mitigación de los impactos negativos que se puedan generar”, argumenta el texto del plan de acción.

El turismo verde puede ser un elemento dinamizador en las comunidades rurales del país, beneficiando particularmente a jóvenes y mujeres. Considerando lo anterior, MiAmbiente ha definido como una de sus cinco líneas estratégicas el impulso al turismo verde en las áreas protegidas. Esta línea estratégica tiene como objetivo promover la conservación de la biodiversidad a través del desarrollo del ecoturismo de bajo impacto, con la participación de las comunidades locales y el sector privado.

Este esfuerzo se realiza de la mano con la ATP, la Cámara de Turismo de Panamá (Camtur), el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, la Fundación Natura, el Banco Interamericano de Desarrollo y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial.