18 de Sep de 2021

Planeta

Un acercamiento a las implicaciones de los gases en el cambio climático

La actividad humana es la generadora del incremento de los gases de efecto invernadero. Esto inicia con la Revolución Industrial en 1750 que supuso una serie de cambios en el tejido productivo que han incrementado las emisiones de CO2

La actividad humana es la generadora del incremento de los GEI. Esto inicia con la Revolución Industrial en 1750 que supuso el inicio de una serie de cambios en el tejido industrial que han incrementado las emisiones de CO2.Pexels

Según reportes de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio de Estados Unidos (NASA), el cambio climático global ya tiene efectos que se pueden observar en el medio ambiente.

“Los glaciares se han encogido, el hielo en los ríos y lagos se está derritiendo antes de tiempo, los hábitats de plantas y animales han cambiado y los árboles florecen antes”, explica en su sitio en línea oficial.

“Los científicos están muy confiados de que la temperatura global seguirá aumentando en las próximas décadas, en gran parte debido a los gases de efecto invernadero que producen las actividades humanas. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), que incluye a más de 1,300 científicos de Estados Unidos y de otros países, predice un aumento de la temperatura de entre 2,5 y 10 grados Fahrenheit durante el próximo siglo”, dice.

“El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), que incluye a más de 1,300 científicos de Estados Unidos y de otros países, predice un aumento de la temperatura de entre 2,5 y 10 grados Fahrenheit durante el próximo siglo”
NASA

Según el IPCC, el alcance de los efectos del cambio climático en las regiones variará con el tiempo, así como con la capacidad de mitigación y adaptación al cambio de los diferentes sistemas ambientales y sociales.

¿Qué son los gases de efecto invernadero?

Los gases de efecto invernadero (GEI) se producen de manera natural y son esenciales para la supervivencia de los seres humanos y de millones de otros seres vivos.

Estos gases impiden que parte del calor del sol se propague hacia el espacio, lo que contribuye a hacer la Tierra habitable. Es decir, cuando la energía del sol llega a la Tierra, el planeta absorbe parte de esta energía e irradia el resto al espacio en forma de calor. La temperatura de la superficie de la Tierra depende de este equilibrio entre la energía entrante y saliente.

De acuerdo con fuentes documentales, los principales GEI en la atmósfera terrestre son el vapor de agua (H2O), el dióxido de carbono (CO2), el metano (CH4), el óxido nitroso (N2O) y el ozono (O3). Sin los gases de efecto invernadero la temperatura promedio de la superficie terrestre sería de -18 °C, en lugar de la media actual de 15 °C.

¿Qué ha causado el desequilibro en la atmósfera de los GEI?

La actividad humana es la generadora del incremento de los GEI. Esto inicia con la Revolución Industrial en 1750 que supuso el inicio de una serie de cambios en el tejido industrial que han incrementado las emisiones de CO2.

Un acercamiento a las implicaciones de los gases en el cambio climático

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha determinado que después de más de un siglo y medio de industrialización, deforestación y agricultura a gran escala, las cantidades de gases de efecto invernadero en la atmósfera se han incrementado en niveles nunca antes vistos en 3 millones de años.

A medida que la población, las economías y el nivel de vida –con el asociado incremento del consumo– crecen, también lo hace el nivel acumulado de emisiones de GEI.

Las actividades de la Revolución Industrial han producido un incremento del 45% en la concentración atmosférica del dióxido de carbono (CO2), es decir, de 280 ppm en el año 1750 ha incrementado su valor a hasta 400 ppm en el año 2015.

Este incremento ha ocurrido a pesar de la absorción de una gran porción de las emisiones por varios depósitos naturales que participan del ciclo del carbono, como por ejemplo los bosques. En consecuencia, la acción humana sobre los recursos naturales ha impedido que el CO2 sea liberado de manera natural a la atmósfera como sucede en las erupciones de volcanes o incluso en los incendios forestales.

Las emisiones de CO2 producidas por la acción de los seres humanos, es decir causadas por acciones antropogénicas, tienen su base en el uso de combustibles fósiles, principalmente carbón, petróleo y gas natural, en la deforestación, la erosión del suelo y las actividades agrícolas y ganaderas.

Estas emisiones contribuyen al cambio climático.

Transformación en el clima terrestre

El mayor desafío de nuestro tiempo es el cambio climático. Según la plataforma Crónica Global, el cambio climático es la variación del clima de la Tierra a causa de la acción del ser humano.

La variación del clima está relacionada con el calentamiento global, es decir, un aumento de temperatura del planeta, y con el efecto invernadero definido como los gases que se retienen en el planeta y que provocan el calentamiento global.

Entonces, podemos decir que el efecto invernadero provoca un calentamiento global, que a su vez deriva en un cambio climático.

La ONU, en su sección de asuntos globales, señala que los efectos del cambio climático nos afectan a todos y que, en diferentes puntos de la geografía mundial, el planeta nos manda mensajes sobre las enormes transformaciones que está sufriendo: desde cambiantes pautas meteorológicas que amenazan la producción de alimentos; hasta el aumento del nivel del mar que incrementa el riesgo de inundaciones catastróficas.

Los escenarios posibles sobre los efectos del cambio climático en el planeta son calculados por el IPCC y dependen de la cantidad de gases de efecto invernadero en el planeta.

Una labor de expertos

El IPCC es el órgano internacional encargado de evaluar los conocimientos científicos relativos al cambio climático.

Fue establecido en 1988 por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) para facilitar a las instancias normativas evaluaciones periódicas sobre la base científica del cambio climático, sus repercusiones y futuros riesgos, así como las opciones que existen para adaptarse al mismo y atenuar sus efectos.

Las evaluaciones del IPCC proporcionan una base científica a los gobiernos, a todos los niveles, para la formulación de políticas relacionadas con el clima, y sirven de apoyo para las negociaciones de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Clima y la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

Si bien esas evaluaciones revisten importancia política, no poseen carácter preceptivo, es decir, pueden servir para presentar proyecciones sobre el cambio climático futuro basadas en varias hipótesis, los riesgos que conlleva el cambio climático y las repercusiones de las posibles medidas de respuesta al mismo, pero no para determinar las medidas que deben adoptar las instancias normativas, explica el IPCC.

Mensajes clave para Latinoamérica

El 'Quinto Reporte de Evaluación' del IPCC ofrece los siguientes mensajes valiosos para la región:

El clima de América Latina ya está cambiando y se están sintiendo los impactos.

El cambio climático plantea desafíos para el crecimiento y el desarrollo en América Latina.

La adaptación traerá beneficios inmediatos y reducirá los impactos del cambio climático en América Latina.

La adaptación tiene que ver, fundamentalmente, con la gestión de riesgos.

Algunas opciones de desarrollo con bajas emisiones de carbono podrían resultar menos costosas a largo plazo y ofrecer nuevas oportunidades económicas para América Latina.

La cooperación internacional es fundamental para prevenir el peligroso cambio climático y los gobiernos latinoamericanos pueden promover medidas ambiciosas a nivel mundial.

Consecuencias del aumento de los GEI

Se ha estimado que, si las emisiones de GEI continúan al ritmo actual, la temperatura de la superficie terrestre podría exceder los valores históricos en el año 2047, con efectos potencialmente dañinos en los ecosistemas, la biodiversidad y peligraría la subsistencia de las personas en el planeta.

Estimaciones de agosto de 2016 sugieren que de seguir la actual trayectoria de emisiones, la Tierra podría superar el límite de 2°C de calentamiento global, es decir el límite señalado por el IPCC para un calentamiento global peligroso.

GEI, IPCC y CC en Panamá

El Ministerio de Ambiente (MiAmbiente) es el encargado de realizar los aportes al IPCC en cada una de sus reuniones de evaluación. A través de la Dirección de Cambio Climático, Panamá da sus aportes científicos y de mediciones de país para contribuir a generar datos que alimenten los escenarios a calcular a nivel global para que los países tomen acción en la adaptación al cambio climático y la disminución de los gases de efecto invernadero.

Hallazgos científicos

La concentración de GEI en la atmósfera terrestre está directamente relacionada con la temperatura media mundial de la Tierra.

La concentración de los GEI ha ido aumentando progresivamente desde la Revolución Industrial y, con ella, la temperatura del planeta.

El GEI más abundante, alrededor de dos tercios de todos los tipos de GEI, es el dióxido de carbono (CO2) que resulta de la quema de combustibles fósiles.

La autora es investigadora científica en recursos hídricos e ingeniera civil. También es doctora en ingeniería agrícola con mención en recursos hídricos en la agricultura (Chile).