Temas Especiales

18 de Apr de 2021

Salud

Gasto a medida Niños consumidores

Lograr que los niños sean unos consumidores responsables no es una tarea que pueda lograrse de un día para otro, implica una enseñanza t...

Lograr que los niños sean unos consumidores responsables no es una tarea que pueda lograrse de un día para otro, implica una enseñanza temprana de lo que es el valor de las cosas y de la importancia del ahorro.

La mesada permite a los niños tener sus pequeños gastos para el ocio y las salidas con los amigos, pero también es una herramienta que los padres deben controlar para enseñarles a manejar dinero. Por eso, hay que preguntarse cuál es la cantidad razonable para dar a los hijos y cómo se les puede enseñar a consumir sin malgastar.

La doctora en psicología clínica y psicoterapeuta familiar, Sarah Sasso, reconoce que aunque los padres no consideran esto como un problema, en su consultorio sí recibe a padres y madres que se lamentan de los niños que ‘piden y piden sin límites’, y eso les genera malestar porque les hace sentir utilizados.

La experta recomienda a la familia que, ante todo, se plantee qué mensaje quiere transmitir a los pequeños con la asignación que les conceden. ‘Lo que los padres deben tener claro es el uso que hacen del dinero hacia sus hijos: si lo emplean como símbolo para premiar algo, si tratan de que aprendan a administrarlo o si lo hacen por sentir que les pueden dar dinero’.

En opinión de la doctora, a la hora de decidir sobre la mesada del niño lo fundamental es ser conscientes de cuál es su edad para ver qué deberes se le pueden exigir. ‘A veces, los padres piden una responsabilidad a los niños mayor de la que son capaces, lo que provoca que les riñan y eso les afecta la autoestima’, señala.

Aunque dependerá del grado de madurez de cada cual, en líneas generales, se puede establecer que los pequeños comienzan a reparar en el costo que tienen las cosas al comienzo de la etapa escolar, cuando son conscientes de que ‘el dinero no cae de los árboles y del esfuerzo que tienen que hacer papá y mamá para conseguirlo’.

De los 9 años en adelante, ya comprenden plenamente que el dinero sirve para una transacción y pueden hacerse cargo de su mesada.

La doctora Sasso advierte que en todo momento los padres deben conocer en qué están empleando ese dinero sus hijos, y servirles de guía aún cuando vayan creciendo y se les permita más libertad. ‘Los jóvenes tienen acceso ahora a cosas muy peligrosas a las que no había en la época de sus padres, por eso deben controlarlo más’, afirma. A juicio de la experta, ‘diez dólares semanales debería ser suficiente para un niño de secundaria cuando sale con sus amigos al mall el fin de semana, a tomar un helado con ellos, etc.’. De este modo, se previene el consumo de drogas o el gasto en productos o actividades perjudiciales para su salud.

Según recomienda la doctora, un buen método para inculcar la responsabilidad en los niños es que acompañen a sus padres cuando éstos realizan compras para la casa, así se les puede explicar lo que cuesta, enseñarles a pensar y ‘conectarlos con la realidad de la familia’.