Temas Especiales

27 de Sep de 2020

Salud

Descubren en Brasil nuevos beneficios del colesterol bueno

Un grupo de investigadores brasileños descubrió que el llamado colesterol bueno, además de retirar el colesterol malo de las arterias, t...

Un grupo de investigadores brasileños descubrió que el llamado colesterol bueno, además de retirar el colesterol malo de las arterias, también sirve para prevenir enfermedades cardiovasculares y arteriosclerosis.

Los nuevos beneficios del HDL fueron descubiertos luego de que investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sao Paulo (USP) analizaran la sangre y el estado de salud de 66 voluntarios, informó hoy la Fundación de Apoyo a la Investigación en el Estado de Sao Paulo (Fapesp), que financió el proyecto.

Las lipoproteínas de alta densidad (HDL, o colesterol bueno) son las que transportan las grasas desde los tejidos del cuerpo hasta el hígado y se consideran benéficas por retirar el colesterol malo de las arterias y conducirlo hasta el hígado para su excreción.

El estudio brasileño reveló que las concentraciones de esa lipoproteína en la sangre también influyen en la síntesis y en la absorción del colesterol en el organismo, y que están vinculadas a la acción de la insulina en el metabolismo de la glucosa.

"Comprender mejor el papel del HDL en el metabolismo del colesterol es fundamental debido a que el beneficio causado por el aumento de esa lipoproteína en la sangre supera el maleficio causado por la elevación del LDL (colesterol malo)", según el médico Eder Quintao, coordinador del estudio.

El especialista explicó que las medicinas existentes para combatir el colesterol reducen las concentraciones de LDL (lipoproteína de baja densidad) y de VLDL (lipoproteína de muy baja densidad), que también tienen la misión de transportar las grasas, pero que quedan presas en las paredes de las arterias y ayudan a formar placas ateroscleróticas.

"Lo ideal sería desarrollar drogas capaces de aumentar el HDL en la sangre. La dieta y el ejercicio tienen poco impacto en ese proceso", según el investigador.

El estudio analizó 66 voluntarios, mitad de los cuales con concentraciones de HDL por debajo de 40 miligramos por decilitro de sangre y la otra mitad con concentraciones por encima de 60 miligramos por decilitro.

Los voluntarios fueron escogidos de forma equilibrada según su sexo, la edad y el índice de masa corporal. Fueron excluidos portadores de diabetes y otras enfermedades, así como consumidores habituales de tabaco, alcohol o drogas, y preferidos los que tenían hábitos alimenticios más sanos.

El estudio mostró que los voluntarios del grupo con baja concentración de HDL sintetizan más colesterol pero absorben menos colesterol por el intestino. Los voluntarios con alta concentración de HDL sintetizan menos colesterol pero lo absorben más por intestino.

El estudio mostró igualmente que los voluntarios con bajas concentraciones de HDL presentan menor sensibilidad a la acción de la insulina.

"Identificamos ese proceso de resistencia a la insulina en un nivel bien precoz. Son personas saludables, sin síntomas y con masa corporal normal.No sabremos si, tras diez años, habrá una mayor frecuencia de diabéticos en este grupo", agregó.