Temas Especiales

23 de Jan de 2021

Salud

Con la solidaridad en la sangre

Alrededor del planeta es cada vez mayor la necesidad de realizar transfusiones de sangre -o de sus derivados

Con la solidaridad en la sangre
Pie de foto pie de foto pie de foto pie de foto

A unque la sociedad panameña es cada vez más consciente acerca de la necesidad de donar sangre de forma voluntaria y solidaria, todavía estamos lejos de cubrir nuestros requerimientos como sociedad.

Alrededor del planeta es cada vez mayor la necesidad de realizar transfusiones de sangre -o de sus derivados-, debido al aumento de las intervenciones por accidentes y enfermedades, así como por tratamientos hospitalarios varios.

A pesar de todos los avances científicos que se han obtenido en décadas recientes, todavía no se ha podido reproducir este valioso componente de nuestro cuerpo, por lo que es imprescindible que algunas personas donen de manera voluntaria y desinteresada una parte de su sangre para cubrir las necesidades de otras. Por este motivo las campañas de información y difusión son especialmente valiosas para aumentar el número de donaciones, que en Panamá estuvieron cerca de 60 mil el año pasado.

¿QUIÉN PUEDE SER DONANTE?

Todo candidato a ser donante debe superar una entrevista con el doctor, y ser sincero durante la misma. Como requisito de edad se establece que pueden ser donantes las personas entre 18 a 65 años, aunque también se permite que jóvenes menores de edad puedan hacerlo con autorización de sus padres. Para comprobar esto se exige portar una identificación con foto vigente al momento de la donación. Pueden donar tanto nacionales como extranjeros, siempre que lleven al menos seis meses residiendo en Panamá para evitar la presencia de alguna enfermedad asintomática. La persona debe estar en buen estado de salud, sin heridas ni infecciones recientes, tener un peso mínimo, y no haberse sometido a algún procedimiento quirúrgico en los seis meses anteriores.

LA EXTRACCIÓN

El proceso de donación se puede realizar a cualquier hora del día, tanto en alguno de los bancos de sangre distribuidos por todo el país, como en unidades móviles que se desplazan a eventos específicos promovidos por empresas y organizaciones entre sus trabajadores, estudiantes o agremiados.

Se recomienda no acudir a la donación en ayunas, sino después de haber ingerido líquido y alimento ligero. El proceso en si no es doloroso, ya que solo se trata de la inserción de una aguja, y suele durar entre 5 a 10 minutos. La cantidad que se extrae, una pinta (450ml), es solo un 10% de la sangre que circula por nuestro cuerpo, por lo no afecta a las funciones básicas del organismo.

Después de donar es conveniente reposar de 10 a 15 minutos, comer algo, y rehidratar bien durante las siguientes 24 horas sin hacer ejercicios intensos o de riesgo. El donante puede solicitar una constancia de haber donado aunque la ley no le otorga ningún derecho frente a su empresa si lo realizó en horas de trabajo. Respecto a la posibilidad de contagiarse de alguna enfermedad por ser donante, el material utilizado es de un solo uso por lo que no existe ese riesgo.

CON UNA DONACIÓN SE SALVAN TRES VIDAS

La donación en Panamá tiene un carácter altruista, ya que por ley está prohibida la compra y venta de sangre. No importa el grupo sanguíneo que tengamos ya que cualquier persona puede ser donante, aunque no siempre receptor. Así las personas del grupo sanguíneo A pueden donar al grupo A y AB; las personas del grupo B pueden donar a las del grupo B y AB; las personas del grupo AB pueden donar solo a las de su propio grupo pero recibir de todos los demás.

Por último, las personas del grupo O son donantes universales, ya que pueden donar a todos pero solo recibir de su propio grupo. Los hombres pueden donar un máximo de cuatro veces al año, y las mujeres tres (por su menor nivel de hierro), dejando un mínimo entre donaciones de tres meses.