Temas Especiales

01 de Jun de 2020

Salud

Debate sobre el origen de mutaciones

Algunos médicos aseguran que la evolución de los virus es natural y que no existe manera de detener sus peligros

Durante los últimos años se han registrado numerosas pandemias que han causado la muerte de cientos de personas, la más recordada es la que se registró en el año 2009, con la proliferación del virus de la influenza H1N1, que fue una mutación de la comúnmente llamada gripe porcina.

Especialistas creen, que virus como estos no son nuevos, sino que son parte de un ciclo de cambios que experimentan los ya existentes.

‘El tema de las mutaciones es una cuestión que es cíclica que se ha ido viendo en toda la historia de la medicina’, explica el diario La Estrella de Panamá el médico argentina, Jorge Guzmán, director del departamento de Neumología del Cleveland Clinic en Ohio, Estados Unidos.

Según ha explicado Guzmán, las mutaciones gripales son amenazas que jamás se han podido controlar a un cien por ciento, a diferencia de otros virus o enfermedades bacterianas; él cree que la única forma de mantener alejados estos virus es por medio de la prevención y la vacunación.

‘Cuando estos virus mutan y se presentan ante un grupo de personas lo hacen de manera agresiva forzando a que el aislamiento o mejor aun la prevención sea la única arma capaz de disminuir los contagios’, expresa el médico.

Por otro lado, en el caso de las bacterias la situación es más compleja, ya que para ellas la detención de fundamenta en otras medidas más estrictas, producto de la gran cantidad de bacterias que aloja el cuerpo humano.

Se estima que una porción de piel, del tamaño de un alfiler se pueden alojar unas 10 mil bacterias, mientras que en la boca, en un espacio de ese mismo tamaño, habitan 10 mil millones, que a su vez se multiplican cada 12 minutos, dejando un resultado de, al menos 281 billones de bacterias en 24 horas.

‘Las mutaciones son normales, los seres vivos están en un constante movimiento. Nosotros no estamos modificando continuamente, pero cuando llega la temporada lluviosa estas mutaciones se aceleran ya que muchos de los gérmenes y bacterias que las provocan son atraídos por el agua’, explica el infectólogo panameño, Guillermo Kennion.

Pero el neurólogo Marcos López desestima los planteamientos de Kennion y asegura que estos procesos de mutaciones son productos de la naturaleza viva.

‘El virus se vuelve más agresivo porque necesita sobrevivir. Es lo que hemos hecho tú y yo para mantenernos vivos, hemos tenido que ser fuertes, de ese mismo modo se comportan ellos, que son atacados por medicamentos’.

López hace además alusión a uno de los virus más conocidos por la especie humana, el virus de la influenza H1N1, que nació producto de la mutación de la llamada gripe porcina y atacó al mundo durante el año 2009.

‘Estoy seguro que no existen virus nuevos como muchos intentan creer, lo que ha sucedido es que los virus existentes han sido modificados y lo que ha dado como resultado la reaparición de virus como el H1N1, un virus que ya habíamos visto por primera vez en el año 1957’, sustenta Lopez.

De acuerdo a diversos estudios científicos, se estima que existen un aproximado de 16 clases diferentes de virus de la influenza o gripe, quienes son divididos en tres grandes grupos, siendo la influenza tipo A, la más conocida por todos.

Esa popularidad y fácil propagación ha hecho que, especificamente esa cepa alcance unos niveles de mutación sorprendente, figurando en su lista la gripe aviar, porcina y la muy conocida gripe española, que llego a ser pandemia.

A pesar del caluroso debate que siempre genera el origen las mutaciones los médicos siempre coinciden que la única herramienta eficaz para la detención de la proliferación de estos virus es la vacunación.