Temas Especiales

11 de Jul de 2020

Salud

Aroma y musicoterapia para el dolor postoperatorio

El uso de música, aromas y florales durante el pre y post operatorio como terapia ha demostrado tener un efecto positivo en los pacientes

La incidencia, intensidad y duración del dolor que experimenta el paciente después de una intervención quirúrgica no son bien conocidas, lo que si se sabe es que varían considerablemente de un paciente a otro, de una intervención a otra, de un hospital a otro e incluso de un país a otro. Sin embargo, los principales factores que condicionan el grado de dolor postoperatorio son: intervención quirúrgica, estado psicológico del paciente, la preparación preoperatoria, las posibles complicaciones postoperatorias, el tratamiento anestésico y la calidad de los cuidados postoperatorios, detalla la doctora Marcela Camacho Aguilar.

Asegura que el dolor nace con la humanidad, por lo que siempre se han buscado alternativas para aliviarlo desde hace miles de años, entre ellas está la musicoterapia y la aromaterapia.

Según recomendaciones de las Guías de Manejo del Dolor de la American Pain Society (APS) de 2016, el uso de música durante la pre y postoperación como terapia ha demostrado tener un efecto positivo en los pacientes y mejora los resultados de la cirugía. ‘Actualmente especialistas en anestesiología han empezado a utilizar esta nueva forma de tratar el dolor y los resultados son cada vez mejores', explica Camacho.

‘Si te duele el dolor de otro, si te alegra la alegría de otro, eres más humano de lo que crees...'

MARCELA CAMACHO

ANESTESIÓLOGA

La anestesióloga costarricense añade que en el manejo del dolor no sólo utiliza musicoterapia con sus pacientes, sino que agrega otras técnicas como la aromaterapia. Aunque sus técnicas no son del todo compartidas entre los cirujanos donde labora, cada día ve que es acogida por más profesionales.

MANEJO INTEGRAL DEL PACIENTE

Alrededor del 60% de la cirugía actual es susceptible de realizarse como un proceso ambulatorio, pero la realidad indica que casi el 80% de los pacientes experimenta dolor postoperatorio de grado moderado a severo. Por lo que el tratamiento inadecuado conlleva una prolongación del periodo de recuperación, un aumento de los días de estancia hospitalaria, de los costes sanitarios y una gran insatisfacción para el paciente, recalca Camacho durante un foro de salud de Pfizer.

Es por ello que la musicoterapia en estos casos resulta ser una herramienta útil, como complemento de los tratamientos farmacológicos habituales, para aliviar el dolor. Así lo concluye una revisión publicada en Cochrane Library .

‘La música es otra de las herramientas disponibles para el alivio del dolor, es fácil de administrar, libre de efectos adversos y no es costosa', dice a elmundo.es Soledad Cepeda, profesora del departamento de Anestesiología y de la Unidad de Epidemiología Clínica de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, Colombia.

Por su parte Camacho recalca que la efectividad en el manejo del dolor postoperatorio implica un abordaje multimodal, con el uso de diversos fármacos con diferentes mecanismos de acción para conseguir un efecto sinérgico y minimizar así los efectos adversos de la cirugía, sin embargo usar otras técnicas de relajación favorecen mucho a los pacientes.

Explica además ‘siempre tenemos que evaluar al paciente pre-operatorio, eso es parte de la anestesia de la tercera generación, es decir, ya no solo estamos en el quirófano, sino que antes de la cirugía tenemos que entrevistar a nuestros pacientes (brindarles apoyo y los cuidados necesarios) igualmente en el proceso post operatorio' , señala.

Según Camacho los anestesiólogos no deberían estar más en la sombra, se les debe reconocer como parte del equipo. ‘Muchos pacientes cuando despiertan de la operación no se acuerdan de nosotros. En países desarrollados, la consulta preanestésica es un requisito como cualquier otra consulta y así debería ser en todos nuestros países', recomienda Camacho.

‘La música debe ser usada como terapia complementaria y no como terapia única pues su efecto es comparable al que produce una tableta de paracetamol', comenta por su parte Cepeda, anestesióloga colombiana.

HUMANIZARNOS

Aunque en medicina se les enseña a los médicos a disociarse del paciente, es decir, a no sentir el dolor del otro, Camacho recomienda todo lo contrario.

‘Para mí es mejor conectarme con mi paciente sensibilizarme con él y trabajar desde ahí. Considero que esa es la parte humana de la medicina que todavía nos falta por acceder. Nosotros somos seres humanos también y muchas veces pretendemos a ser robots y no debe ser así, explica Camacho.

‘El dolor es el quinto signo vital en el ser humano ya que si algo duele es porque el cuerpo está hablando', dice Camacho, quien asegura utilizar técnicas como la música, floral y aromaterapia para relajar al paciente y así no se olvide de que es una persona que en pocos minutos será intervenido. La idea es cuidar cada detalle para que los pacientes tengan una mejor recuperación después de la cirugía.

‘Con música y aromas se usaría menos morfina y opioides para calmar el dolor en los pacientes luego de una cirugía', concluyó Camacho.